spot_imgspot_img

Honduras segundo país centroamericano con los combustibles más caros

Tegucigalpa – Honduras es el segundo país de América Central, que cuenta con la estructura de precios de los carburantes más alta en la región, según un estudio del Ministerio de Transporte e Infraestructura (MTI) de Nicaragua.
 

* Mientras tanto, en Nicaragua, país que ostenta los precios más altos de la región, el precio del galón de gasolina superior es de 99.46 lempiras; la regular vale 95.62 lempiras y el diesel 88.90 lempiras.

* De los 96.07 lempiras que el habitante de Tegucigalpa paga por un galón de gasolina superior, el gobierno se lleva un promedio de 27 lempiras, según cifras de la CCIT.

En ese sentido, en la región, Honduras es únicamente superada por Nicaragua, país que también experimentará a partir de esta semana su décima segunda subida consecutiva en el precio de los combustibles.

Panorama regional

Hasta ayer sábado, los nicaragüenses pagaban 5,11 dólares por galón (3,785 litros) de gasolina superior, pese a que el gobierno del vecino país tiene un convenio con su par de Venezuela que le permite adquirir el crudo en condiciones preferenciales.

De acuerdo con el estudio, en Costa Rica se pagan 4.50 dólares por el galón de gasolina superior, mientras que Guatemala paga 4.55, El Salvador 4.43, el más bajo y Honduras, 4.89 dólares, el segundo más alto.

Para ponerlo en el contexto nacional, en Costa Rica se paga el equivalente a 86.59 lempiras por cada galón de gasolina superior, mientras que el galón de gasolina regular tiene un valor de 84.48 lempiras y el diesel cuesta 80.83 lempiras, por lo que ese país es el que tiene los precios más bajos de la región.

Entretanto, en El Salvador el galón de gasolina superior tiene un valor de 90.59 lempiras; el galón de gasolina regular cuesta 86.21 lempiras y galón de el diesel vale 84.67 lempiras.

Por su parte, en Guatemala, la gasolina superior tiene un precio de 90.62 lempiras por galón; la superior se adquiere a 89.28 lempiras y el diesel se cotiza a 81.41 lempiras.

Mientras tanto, en Nicaragua, país que ostenta los precios más altos de la región, el precio del galón de gasolina superior es de 99.46 lempiras; la regular vale 95.62 lempiras y el diesel 88.90 lempiras.

En Honduras hasta este domingo, el galón de gasolina superior cuesta 97.06 lempiras, la regular 91.61 lempiras y el diesel 85.10 lempiras.

Barrera de los 100 lempiras

Sin embargo, en algunas regiones del departamento de Olancho, oriente de Honduras y la región de la Mosquitia, el galón de gasolina superior ya rebasó los 100 lempiras.

El propio viceministro de Industria y Comercio, Juan José Cruz, confirmó que desde la semana pasada en lugares recónditos del departamento de Olancho, como las comunidades San Esteban y Catacamas, el precio ya superó los 100 lempiras, mientras que Islas de Bahía ese carburante se cotiza hasta este domingo a 103.20 lempiras.

La situación se presenta más preocupante cuando la estatal Comisión Administradora del Petróleo (CAP) anunció un nuevo incremento en la estructura del precio de los combustibles a partir de mañana lunes 19 de marzo a las 6:00 de la mañana.

Este nuevo incremento es el décimo segundo consecutivo que se establece en lo que va de 2012, lo que representa alzas desde los 8 hasta los 12 lempiras por galón.

En diciembre pasado, el galón de gasolina súper se compraba a 85.75 lempiras, pero a partir del lunes se cancelará a 97.92 (12.17 lempiras más).

Entretanto, la gasolina regular que se obtenía en 80.27 lempiras el galón en la temporada navideña, ahora se pagará a 92.67 lempiras el galón (12.40 lempiras más).

Y el panorama se torna más tenebroso, ya que se estima que las gasolinas se comprarán a más de 100 lempiras el galón durante la Semana Santa.

Reducir los impuestos

La Cámara de Comercio e Industrias de Tegucigalpa (CCIT) manifestó su preocupación por el alto costo de los combustibles, que encarece la electricidad y los costos de producción de los principales productos de la canasta básica de alimentos.

La solución para el vicepresidente de la CCIT, Guy de Pierrefeu, está en deducir el impuesto que cobra el Estado por cada galón de combustible importado. “Bajaría definitivamente el precio al público por galón, pero implica un sacrificio fiscal del gobierno”, manifestó el dirigente empresarial.

De los 96.07 lempiras que el habitante de Tegucigalpa paga por un galón de gasolina superior, el gobierno se lleva un promedio de 27 lempiras, según cifras de la organización.

En sintonía con la posición de la CCIT, la ex ministra de Finanzas y ex presidenta del Banco Central de Honduras (BCH), Gabriela Núñez, recomendó que ante el alto costo del petróleo en el mercado internacional, el gobierno reduzca los impuestos a los combustibles cada vez que el valor del crudo suba.

En ese sentido, indicó que se debe emitir un decreto ejecutivo o mediante el Congreso Nacional, en el cual se establezca una escala donde a medida que el precio del petróleo aumente, el impuesto tienda a bajar.

“Eso va a aliviar de alguno manera lo que pagan hoy en día los consumidores; hay mucha preocupación sin duda alguna, no sólo de las personas que se movilizan en sus propios vehículos, pero también la industria y el comercio que requiere de combustibles para poder operar”, arguyó.

La ex funcionaria reiteró que el gobierno debe sacrificar sus ingresos por concepto de combustibles y en ese sentido, ve saludable que se modifique la estructura de tributos que se captan por consumo de los carburantes que ascienden a unos 6,000 millones de lempiras anuales.

Sacrificio fiscal

Al respecto, el viceministro de Industria y Comercio, Juan José Cruz, dijo que los márgenes de ganancias de los miembros de la cadena de comercialización y los impuestos que cobra el gobierno, no están indexados al precio del producto, sino al volumen.

Explicó que los sectores de importadores, gasolineros y gobierno, prácticamente están desdiciendo de su negocio porque obtienen más ganancias cuando más volumen de carburantes se vende.

Por otro lado, aseguró que en la parte fiscal, el gobierno ya está haciendo un sacrificio en la captación de recursos por impuesto a los combustibles ya que en productos como el queroseno y el gas LPG, no cobra impuestos.

Añadió que el combustible conocido como full oil que consume prácticamente el 30% de la factura petrolera y que significa alrededor de 600 millones de dólares anuales y que sirve para la generación de energía eléctrica, alrededor del 80% de ese producto, no paga impuestos.

Asimismo, argumentó que se otorga un subsidio en las tarifas de electricidad a alrededor de 600,000 familias que consumen menos de 150 kilovatios-hora.

Aseguró que prácticamente los impuestos solamente se aplican a las gasolinas súper y regular ya que la tasa que se aplica al diesel es muy baja.

Indicó que en el caso de las gasolinas, el 20% de la población, consume el 80% de esos combustibles, lo que significa que son personas que pueden pagar súper y regular y no les importaría que el valor del galón llegara hasta los 400 lempiras.

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,393FansMe gusta
39,401SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img