spot_imgspot_img

“Honduras está atormentada por un demonio peor al COVID, la corrupción”: cardenal Rodríguez

Tegucigalpa – El cardenal Óscar Andrés Rodríguez lamentó durante la homilía dominical que Honduras está atormentada por un demonio peor al COVID-19 y se llama corrupción, práctica que deja más muertes en el país centroamericano que la pandemia.

– “Tristemente solo cambia el nombre de los ladrones, no podemos seguir así, Honduras tienen que cambiar”, reflexionó el cardenal Rodríguez.

“Que dolor lo que hemos contemplado de esa explosión destructiva en el Líbano, que dolor que continúan muriendo miles de personas por este virus (COVID-19), que dolor que en nuestra Honduras tantísimos siguen muriendo por otro virus peor que se llama corrupción”, lamentó el líder de la Iglesia Católica en Honduras.

Con un enérgico llamado el religioso dijo que es corrupción aquellos que manipulan dinero destinado para la salud “tristemente” hasta leyes para seguir impunes.

“Honduras está atormentada por un demonio peor, la corrupción por aquellos del querer obtener dinero a cualquier costa utilizando los bienes que son para la salud y no para el enriquecimiento ilícito”, externó.

Consideró que no se quiere ver y no se quiere oír ya que en medio de la pandemia hay a quienes solo les preocupa la política.

“No es justo, la política no es el problema más grave en estos momentos y no se habla más que de eso”, sollozó.

Asimismo criticó la violencia que mata jóvenes, adultos, ancianos y hasta familias en Honduras.

Exhortó a buscar del Señor y pedir que toque el corazón de las personas que hacen el mal.

“Me decía un amigo, tristemente solo cambia el nombre de los ladrones, no podemos seguir así, Honduras tienen que cambiar”, alentó.

Recordó que la iglesia celebra el mes de la familia e invitó a volverse a la familia y encontrar refugio en el Señor Jesús.

Negó que el destino de cada persona sea una fosa común y arguyó que el destino de cada persona es Dios.

“Pero no se puede llegar a Dios si en el corazón está el demonio malo que tiene paralizada a nuestra Honduras”, zanjó.

Finalmente invitó a abrir el corazón a la confianza en Dios y su amor incondicional que ofrece a todos.

A continuación Proceso Digital reproduce la lectura del día tomada del evangelio según San Mateo 15,21-28:

 

Jesús partió de allí y se retiró al país de Tiro y de Sidón.

Entonces una mujer cananea, que procedía de esa región, comenzó a gritar: «¡Señor, Hijo de David, ten piedad de mí! Mi hija está terriblemente atormentada por un demonio».

Pero él no le respondió nada. Sus discípulos se acercaron y le pidieron: «Señor, atiéndela, porque nos persigue con sus gritos».

Jesús respondió: «Yo he sido enviado solamente a las ovejas perdidas del pueblo de Israel».

Pero la mujer fue a postrarse ante él y le dijo: «¡Señor, socórreme!».

Jesús le dijo: «No está bien tomar el pan de los hijos, para tirárselo a los cachorros».

Ella respondió: «¡Y sin embargo, Señor, los cachorros comen las migas que caen de la mesa de sus dueños!».

Entonces Jesús le dijo: «Mujer, ¡qué grande es tu fe! ¡Que se cumpla tu deseo!». Y en ese momento su hija quedó curada.

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_imgspot_img