spot_imgspot_img

Honduras continuará lucha por TPS mientras guarda esperanza de una reforma migratoria

Tegucigalpa – Luego que El Gobierno de Donald Trump anunciara el fin del Estatus de Protección Temporal (TPS) para Haití, Honduras continuará con lucha por la ampliación de este estatus migratorio y guarda la esperanza de una reforma migratoria.

Así lo manifestó este día la Primera Dama, Ana García de Hernández, quien encabeza la Fuerza de Tarea del Niño Migrante, una iniciativa gubernamental en respuesta al éxodo de menores hondureños que alcanzó su mayor repunte en el verano de 2014.

En una entrevista con la radio capitalina América Multimedios, la esposa del presidente Juan Orlando Hernández expresó que «nosotros vamos a continuar haciendo nuestro esfuerzo, reconociendo que finalmente es una decisión soberana del Gobierno de Estados Unidos».

A renglón seguido señaló que como autoridades esperan que este tema sea objeto de una reforma migratoria por parte del Congreso estadounidense.

«Se trata de gente que le aporta a la economía de EEUU, son compatriotas nuestros, pero 18 años de estar allá», apostilló García de Hernández.

Cabe señalar que EEUU dio un margen de 18 meses a 58 mil 706 beneficiarios de nacionalidad haitiana para que regresen a su país o se busquen una alternativa.

Esta decisión llega apenas dos semanas después de que Estados Unidos también pusiera fin al TPS para Nicaragua, al que están acogidos 5 mil 349 inmigrantes a los que dio, en ese caso, 12 meses para preparar su regreso.

Tras la decisión de la Casa Blanca la preocupación cunde entre salvadoreños y hondureños ante el temor a correr la misma suerte en los próximos meses.

La organización Alianza Américas calcula que hay 60 mil hondureños y 200 mil salvadoreños que podrían perder su permiso temporal de residencia en el primer semestre de 2018 si el Congreso no emprende una acción legal como único recurso.

«A pesar de la decisión de anoche, debemos seguir insistiendo en que lo sensato, lo conveniente y lo más consistente que podría hacer esta administración es mantener las protecciones que se han otorgado», declaró Óscar Chacón, director ejecutivo de esta entidad sin ánimo de lucro.

Por su parte, Nicolasa R., una hondureña que recibió el beneficio hace cerca de 15 años y es madre soltera de dos niñas, de 12 y 10 años, no vislumbra su vida en su país sola con sus hijas.

«Mi familia en Honduras es muy pobre. Son campesinos que viven en un caserío y escasamente tienen para comer», expuso la empleada de una empresa de limpieza.

«No sé cómo podría adaptarme en mi país, conseguir un buen empleo y educar a mis hijas», declaró la centroamericana.

Un reporte elaborado por el Centro para Estudios de Migración de EEUU calculó que «más de la mitad de los salvadoreños y hondureños beneficiarios del TPS y el 16 por ciento de los haitianos ha residido en la unión americana durante 20 años o más».

Los seis estados con la mayor población de estas personas son California (55 mil), Texas (45 mil), Florida (45 mil), New York (26 mil), Virginia (24 mil) y Maryland (23 mil).

La participación en la fuerza laboral de los beneficiarios de TPS de El Salvador, Honduras y Haití, «varía de 81 a 88 %, que está muy por encima de la tasa de la población total de los EEUU (un 63 %) y de la población nacida en el exterior (66 %)», destacó el reporte.

El beneficio temporal que los protege de la deportación -a muchos desde hace 20 años- y les ofrece un permiso de trabajo en el país expira el 5 de julio de 2018 para los hondureños y el 9 de marzo de ese año para los salvadoreños. Departamento 19

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_img
23,172FansMe gusta
38,132SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_img
spot_imgspot_img