spot_img

Homicidios descienden y familiares buscan datos de detenidos en El Salvador

Por:

Compartir esta noticia:

San Salvador – La ola de violencia homicida que vive El Salvador desde el viernes pasado dio un respiro a las autoridades al descender el número de asesinatos, mientras que familiares de los miles de detenidos en el marco de un régimen de excepción buscan información, según pudo constatar Efe este martes.

La Policía Nacional Civil (PNC) informó que el lunes cerró con dos homicidios de supuestos pandilleros de la Mara Salvatrucha (MS13), cifra que implica una reducción frente a los asesinatos computados el fin de semana.

El 26 de marzo se convirtió en el día más mortífero de la historia reciente de El Salvador y para encontrar una cifra cercana es necesario retroceder a 2015, cuando el país se convirtió en el más violento del mundo.

El domingo 27, pese a estar en vigencia el régimen de excepción, las pandillas desafiaron al Gobierno con 11 homicidios.

MÁS DE 1.400 DETENCIONES

Entre el viernes y el lunes se registran 89 homicidios, cifra superior a los índices que el país venía registrando y que llevó al Congreso, a petición del Gobierno de Nayib Bukele, a decretar un régimen de excepción.

En este marco, los cuerpos de seguridad intensificaron sus operativos en comunidades dominadas por las pandillas.

El ministro de Seguridad, Gustavo Villatoro, informó la noche del lunes que «se han realizado más de 1.400 detenciones en alrededor de 50 operativos que se han llevado a cabo en todo el país».

Villatoro indicó que estas acciones se están desarrollando en todo el país «de manera simultánea».

Las detenciones de supuestos líderes, principalmente de la MS13, comenzaron el sábado, pero los operativos se intensificaron el domingo y continuaron la madrugada de este martes.

La PNC reportó la captura de otras 27 personas, supuestamente vinculadas «al tráfico ilícito de drogas con nexos internacionales».

A raíz del estado de excepción, todos los detenidos desde el domingo tienen suspendido su derecho a ser notificados de las razones de la detención, a la defensa y pueden guardar prisión administrativa hasta por 15 días sin ser presentados ante una corte.

El presidente Nayib Bukele exigió el lunes a los pandilleros, mediante un mensaje en Twitter, que «dejen de matar ya» y advirtió que si la escalada de asesinatos en el país no para, sus compañeros presos «la van a pagar también».

De acuerdo con Bukele, las pandillas poseen unos 70.000 miembros en El Salvador, de los que 16.000 se encuentran encarcelados.

FAMILIAS BUSCAN INFORMACIÓN DE DETENIDOS

Decenas de mujeres de diferentes edades y algunos hombres se presentaron este martes en los calabozos de la PNC, conocidos como «El Penalito», en San Salvador, para solicitar información sobre sus familiares detenidos en los últimos días.

«Yo lo que quiero es que coman, se van a morir de hambre», dijo una mujer de unos 30 años, mientras se formaba en una fila para recibir información y aseguraba que llevaba tres horas esperando.

La mayoría de estas personas buscaban a familiares arrestados el domingo y algunas habían visitado otros centros de detención sin éxito.

Si lograban confirmar que sus parientes estaban detenidos en este sitio, debían trasladarse a comedores cercanos a comprar «paquetes» de comida, la ropa blanca que utilizan los reos y artículos de limpieza personal.

«Después de que paguen, se retiran. Hay mucha gente y los medios de comunicación están molestando mucho», dijo en voz alta un policía ante la presencia de la prensa.

Una quincuagenaria comentó a Efe que a dos de sus hijos los detuvo la Policía en su casa sin orden de captura y denunció, sin querer revelar su identidad, que fueron golpeados por las autoridades.

«Así les ponían las botas en los sentidos (sienes)», comentó, mientras hacía un ademán con su mano simulando el golpe en la cabeza.

También relató que las autoridades le incautaron dinero proveniente de la venta de un automóvil pues asumieron que proviene del cobro de un impuesto, llamado «renta», que realizan las pandillas. La mujer negó que fuera fruto de un delito.

Otra madre comentó, junto a otras personas, que el pasado domingo salió a las 10 de la noche de su casa y una hora más tarde lo fueron «a sacar» y que «está todo golpeado».

La Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDHH) y las organizaciones humanitarias no han reportado hasta el momento denuncias de malos tratos o tortura en el marco del estado de excepción.

INCREMENTA APOYO A CORTES ANTIMAFIA

La Corte Suprema de Justicia (CSJ) informó del nombramiento de más jueces antimafia ante la previsible saturación del sistema judicial por las más de 1.400 detenciones.

La CSJ indicó que el pleno de este órgano de Estado decidió «reforzar» los tribunales especializados de instrucción y de lo penal «previendo un incremento considerable de la carga laboral ordinaria».

Agregó en un comunicado que se nombraron «temporalmente funcionarios judiciales en dichos juzgados y cámaras, quienes contarán con los recursos humanos y materiales», sin precisar si se trata de jueces interinos.

Esta no es la primera vez que un Gobierno salvadoreño busca combatir a las pandillas con detenciones masivas. En el pasado lo hicieron los expresidentes Francisco Flores (1999-2004) y Elías Antonio Saca (2004-2009). JS

spot_img
spot_imgspot_img

Lo + Nuevo

spot_imgspot_img