spot_img

Giselle Canahuati: Llevo el deber de promover desarrollo desde el IILA en Latinoamérica

Por:

Compartir esta noticia:

Tegucigalpa –  Siempre he creído que en la vida no se puede avanzar tanto, sino es para servir a los demás, mi caminar generalmente ha estado vinculado en ese contexto, desde pequeña anhelé buscar espacios que permitan a otros creer en sí mismos y de esa manera crecer, porque solo de esa forma podemos promover el desarrollo en nuestras comunidades, dijo la hondureña Giselle Canahuati, secretaria Socioeconómica de la Organización Internacional Ítalo-Latino Americana (IILA) con sede en Roma (Italia), integrado por 21 países de América.

Turismo, cultura, comercio y medio ambiente, son temas prioritarios para el IILA.

Tengo un compromiso grande con Honduras, pero también con Latinoamérica.

La mujer no tiene camino fácil, su principal detractor es el machismo y discriminación.

Giselle nació en San Pedro Sula, Cortés, es ingeniera industrial, consultora de negocios  y master en administración de empresas.

El IILA, es un organismo intergubernamental orientado a la estimulación y fortalecimiento  de las relaciones entre Italia y Europa y América Latina, entre sus prioridades busca la promoción de proyectos agrícolas, turísticos, culturales, socioeconómicos y técnicos científicos, bajo esta dinámica de proyección, este ente apuesta al desarrollo de los pueblos originarios mediante la proporción de las herramientas para progresar con los recursos existentes en la comunidades.

Giselle, es parte de esta prestigiosa organización –ítalo-latinoamericana, cuyo compromiso no cesa en promover estilos de vida dignos en Honduras, como en otros países de la región. Las poblaciones demandan asistencia y ahí es donde aparecen las propuestas y proyecciones del  organismo europeo para convencer a los pobladores de una determinada comunidad que si es posible generar progreso desde sus culturas, coyunturas y contextos.

En una conversación exclusiva con Proceso Digital, Giselle, habló ampliamente de sus orígenes, de Honduras y la primera mujer presidenta –Xiomara Castro-,  su trayectoria en el servicio consular en Italia y como desde su nueva asignación, promueve desarrollo, en ciertos temas para los países latinoamericanos en vías de desarrollo, además de sus proyecciones en Honduras y Centroamérica, tomando como modelo a Italia, un país que describió “como exitoso”.

Un compromiso serio por Honduras

“Todo es posible cuando hay ética y coherencia, la mujer hondureña tiene ese ingrediente, por ello es capaz de llegar a escenarios inimaginables y en la medida que logre abrir más espacios en los diferentes sectores sociales, habrá mejores estilos de vida”, insistió y apremia los obstáculos siempre existirán y dejarse vencer por ellos, es la decisión más fácil que una mujer puede tomar, nosotras estamos creadas para muchas pruebas más.   

El IILA funciona con tres secretarías –Cultural, Técnico científica y Socioeconómica-, en mayo de 2022, Canahuati, fue nombrada como titular Socioeconómica, por ende dirige relaciones comerciales, proyectos de cooperación en áreas productivas (cacao y café), economía circular y ciudades verdes, equidad de género, sostenibilidad económica y ambiental, temas que la entrevistada describió como amplios y transversales, esa será su rutina en los próximo dos años (2022-2024).  

Desde entonces se convirtió en la primera mujer hondureña en lograr un cargo de amplias responsabilidades en la organización italiana. Antes, ella prestó servicios en la Embajada de Honduras en Italia por 18 años -13 de ellos en el servicio consular-, a partir su óptica, cree que ha podido servir a su país con esmero, no necesariamente por pertenecer a un partido político, sino por sus esfuerzos y el fortalecimiento de sus capacidades en áreas que son necesarias en el país centroamericano.  

La vocación como pilar de desarrollo

Para que una mujer salga adelante –dice Giselle-, no hacen falta padrinazgos políticos, tampoco de grupos de poder, sino sueños, metas y propósitos, todo pasa por la capacidad que se pueda desarrollar, incluso, creer que el color político es el camino para brillar, puede ser un paso para estancarse o simplemente detenerse, porque “así como se llega, así mismo lo echan, yo no pertenezco a ningún partido político y creo que eso es y seguirá siendo mi mejor carta de presentación, pues eso dio paso a trabajar con libertad de manera ética y profesional”, relató.

“Es un reto y para mí, porque son temas que se tienen que atender en 20 países y no es nada sencillo, porque se pasa de un concepto bilateral (Italia – Honduras) a un contexto multilateral que implica relaciones con muchas naciones, para mí es un cargo que genera satisfacciones porque se trata de contenidos apasionantes como el café y cacao, entre otros. La economía circular era un tema ajeno a mi desempeño profesional, pero es interesante porque creo que es el futuro de los países por su relación con medioambiente”, dijo.

Subrayó la importancia de tener vocación para servir, pues sus capacidades siempre estuvieron a prueba y más cuanto le tocó atender con esmero a sus compatriotas, quienes en condición de migrantes demandan atenciones urgentes porque tratan de sobrevivir en países desarrollados y en esa meta, Honduras no puede ser indiferente y considerar que la política tiene que ser la condicionante solo generaría retraso y añade que “nunca vi un color político, para atender a un hondureño, eso me permite decir que pude contribuir en pro de la comunidad”.

Promoción de mejores prácticas en Honduras

Sus funciones como diplomática en ese país europeo, también estuvieron muy vinculados a temas comerciales, ya que Italia, además tiene varios proyectos de desarrollo en Honduras, como ser en producción agrícola, sector salud y ahora con proyección para reconstruir la isla de Guanaja, devastada por un incendio el año anterior. «Entonces estamos viendo como desde la Organización Internacional Ítalo-Latino Americana, se contribuye a su restablecimiento”.

Los productos de Honduras y otros países de Latinoamérica, son promovidos en mercados europeos y es por ello que muchas micro, pequeñas y medianas empresas, lograron participar en prestigiosas ferias de cacao, café y verduras en Italia y otros países de la región, donde sus producciones resultan ser muy atractivas para grupos empresariales. En cuanto a la economía circular y ciudades verdes, desarrollan proyectos de residuos en Panamá y un bosque circular en Costa Rica.

Pese a que su compromiso y responsabilidad es a nivel latinoamericano, Giselle, no pierde de vista levantar la mano y alzar su voz por Honduras, especialmente para asistir a los medianos y pequeños empresarios, porque generan más del 70% de los empleos, ya que considera que “es un tema que no se debe descuidar porque de todos es sabido sobre la necesidad que se tienen en la generación de plazas laborales. Aquí hay proyectos especializados en fortalecer sus  capacidades, porque Italia, tiene el programa Mipymes más exitoso del mundo”, recalcó.  

 Honduras tiene mucho potencial

“Debemos tomar el ejemplo exitoso de Italia en temas de pequeñas empresas, ya que desde el IILA hay mucho que aprender, no solo en Honduras, sino la región entera. Tenemos un proyecto con mujeres lencas, para crear oportunidades de subsistencia, con asistencia técnica, que muchas veces es el principal obstáculo que enfrentan nuestros países para no desarrollar y que haya transición a las nuevas generaciones para que no se pierda la tradición y cultura”, dijo.

¿Cómo trabaja el IILA en países como Honduras? Pues la meta es desarrollar los pueblos, porque si no se crean las condiciones, oportunidades y puentes de trabajo, entonces hay fenómenos como la pobreza que proliferan, así como la migración y desplazamiento, eso solo nos retrasa el empoderamiento de las mujeres, los pueblos indígenas y otras comunidades, aspiramos a que la sostenibilidad sea un estilo de vida, que sepan nos solo producir sino comerciar su trabajo.

El turismo es otra de las fortalezas en Italia –agrega la entrevistada- y creo que Honduras tiene mucho potencial en esta rama, este país puede enseñar cómo revalorizar los territorios, de manera que se promueva el turismo a través de productos locales, gastronómicos y culturales. Italia es campeón en temas como estos, ya que ha logrado que el turismo gire alrededor de los vinos, los quesos, las pizzas y otros productos vernáculos.

Italia un modelo digno de imitar

El comportamiento de las Mipymes en Honduras, es similar al de Centroamérica, donde reina la informalidad, que en gran medida es una desventaja de graves consecuencias, que impide acceder a una mejor notoriedad, esa situación no ayuda a que las empresas asocian mejores prácticas, los otros es que existe mucha heterogeneidad, no hay conglomerados, tampoco especializaciones, la innovación es limitada o casi nula y es ahí donde entra el IILA en acción.

Ejemplificó que el tema de la moda en Prada, es fuerte pero que es un modelo interesante en el sentido que no todo funciona como parece, pues quienes proveen los materiales para la mercancía -calzado, carteras y ropa-, no son los fabricantes, ahí está la mano de pequeños emprendedores, que se especializan en proporcionar al que tiene más capacidad de vender un determinado producto “me parece que son modelos que se deben imitar, porque son rutinas probadas y garantizan negocios exitosos, pero el paso a la formalidad es importantísimo darlo”.

Canahuati dice que “las mujeres debemos apoyarnos siempre, para lograr mejores cosas, soy un ejemplo de ello, mi candidatura en la Organización Internacional, no habría sido posible sin el visto bueno del gobierno actual, esto por todo lo que implican las relaciones entre los Estados miembros, entonces no habría avanzado sin el consentimiento de la presidenta Xiomara Castro, pues para optar, era necesario. Desempeñar este cargo, es un orgullo para Honduras, por estar entre quienes lideran este organismo de mucho prestigio en el mundo”.

Es un orgullo y conlleva un compromiso

Añadió que otros países que son potencias en la región, optaron a la candidatura y la confianza fue depositada en Honduras, responsabilidad que cayó sobre mí y eso me hace comprometerme más con las demandas que permitan a los pueblos desarrollarse, me siento orgullosa porque somos un país pequeño tratando de hacer grandes cosas, no tenemos el poder de otras naciones pero si el compromiso de dar nuestro mejor esfuerzo, en el IILA, integrada por países como Argentina, Chile, Brasil entre otros, nosotros estamos en una posición privilegiada.  

“Es el momento de las mujeres, estamos en una sociedad machista, pero podemos vencer eso, entre otros obstáculos, no tenemos que tener límites, contamos con dones que no tiene el hombre, somos mucho más organizadas, determinadas, disciplinadas y por algo la madre naturaleza y Dios nos encomendó ser madres, tenemos la capacidad de generar vida, podemos emprender lo que deseamos y solo se basa en la intelectualidad, sino determinación y con objetivos claros que permitan hacer lo que a uno en realidad, ahí alcanzaremos éxito”, cerró.  JP

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_imgspot_img