spot_imgspot_img

Gabriela Núñez y su empeño por romper esquemas

Tegucigalpa – Gabriela Núñez es una destacada profesional de los números que ahora intenta romper esquemas en la política al querer ser la primera mujer candidata presidencial por el Partido Liberal, y en esa lucha está decidida a seguir abriendo espacios a la participación política de la mujer en un país sumamente conservador que no termina de visualizar a una fémina dirigiendo los destinos de la Nación.

Núñez intenta llegar a una meta cuyo camino abrió en su momento la lideresa del Partido Nacional, Nora Gúnera de Melgar, hasta ahora la primera mujer candidata presidencial en la historia de ese partido, y la primera en el país a mediados de los años noventa.

Norita del melgarDespués de doña Nora de Melgar, la segunda mujer candidata presidencial en la historia del país ha sido la ex primera dama de la nación, Xiomara Castro de Zelaya, por el partido Libertad y Refundación (Libre).

Pero ni Melgar ni Zelaya lograron ser favorecidas por el electorado para rectorar los destinos de Honduras. No ha sido una batalla fácil y ahora Gabriela Núñez quiere ver si rompe esa especie de veto hacia la mujer para gobernar.

La participación política de las mujeres hondureñas no ha sido fácil. La lucha se remonta al año 1955 cuando alcanzaron el derecho a ejercer el sufragio y desde ahí la búsqueda permanente de espacios de participación incluyentes ha caracterizado el empeño de las mujeres hondureñas.

Irma Acosta de Fortín, es una de esas mujeres que dejaron huella en la política y en la academia hondureña.

MireyitaPero en el ínterin, desde el reconocimiento del derecho al sufragio, las mujeres han logrado cargos de elección a nivel de diputadas, regidoras e incluso alcaldesas, mientras en la administración pública han llegado a ser designadas presidenciales, Secretarias de Estado o Subsecretarias. Una mujer que logró ser canciller en la figura de Mireya Agüero, una diplomática de carrera que en su corta trayectoria impulsó y logró la aprobación de reformas al servicio diplomático; y, actualmente una joven diplomática desempeña el cargo, por ley, María Dolores Agüero.

A nivel de las designaciones presidenciales o vicepresidencia, fue la liberal Guadalupe Jerezano, en el régimen del extinto ex gobernante Carlos Roberto Reina, quien se convirtió en la primera mujer hondureña en ocupar un cargo de esa naturaleza. Abrió el camino para que ahora casi todos los ex gobernantes y gobernantes hondureños pusieran una mujer en sus fórmulas presidenciales. En este momento, el país tiene dos mujeres designadas presidenciales, una periodista y la otra una pastora evangélica.

GabrielaNUNEZ2Espacios políticos, a medias

La radiografía sobre la participación política de la mujer pudiera decirse que no es tan desfavorable, en teoría y en números, pero en puestos que deciden e influyen, la presencia femenina ha sido, en el tiempo, limitada. Las luchas a lo interno de los partidos políticos para la mujer han sido sórdidas y desiguales.

Gabriela Núñez, acostumbrada a tener puestos técnicos de relevancia en donde los distintos gobiernos que ha tenido el país, al margen de sus colores políticos, han resaltado sus méritos como una profesional con una trayectoria destacable que le ha valido el reconocimiento incluso en los espacios de importantes organismos financieros internacionales, busca ahora dar el salto de querer tomar las riendas del país desde la presidencia de la república.

Pero ese otro escenario está viendo que no es tan fácil. Núñez ha denunciado lo duro que está siendo esta lucha para ella, al sentirse huérfana del respaldo de la cúpula del partido. Nunca esperó, dice Núñez, que esos líderes hoy le dieron la espalda e incluso buscan boicotear su campaña llamando a financistas liberales para que no acompañen su proyecto.

Ese bloqueo, denunciado por ella misma, está haciendo que su propósito se vea cuesta arriba. Núñez dice que debe probarse a sí misma y al Partido Liberal que el tiempo de las mujeres es de este milenio, que el país debe dar una oportunidad a las mujeres para gobernar.

Las denuncias de Gabriela Núñez y su empecinamiento en seguir adelante para obtener el voto del electorado liberal a fin de conseguir una nominación presidencial, traen a la memoria histórica hondureña la lucha que en su momento libró doña Nora de Melgar en el Partido Nacional, y la batalla que dio.

Al igual que Núñez —y con las excepciones del caso— doña Nora de Melgar recorrió todo el país en su lucha, en la que enfrentaba las zancadillas de su partido, la propias campañas política electoral en si, además de la humillación que le hicieron muchas mujeres y sectores intelectuales y académicos del país, por ser una “mujer campechana” que osaba ostentar la presidencia de un país.

GabrielaNUNEZ3El pulso en el liberalismo

Ahora Gabriela Núñez quiere romper esquemas en un país que sigue vetando a la mujer para ocupar espacios políticos relacionados con el ejercicio del poder político que otorga la silla presidencial.

De cara a los comicios internos y primarios a realizarse el 12 de marzo, en donde participarán tres partidos políticos: Partido Liberal, Partido Nacional y Libertad y Refundación, Libre, la lucha más intensa por la nominación de la candidatura presidencial se ve en el liberalismo.

xiomara CastroEn el Partido Nacional, la nominación la tiene asegurada el actual presidente de la república, Juan Orlando Hernández, que va por una reelección con el respaldo visible de sus correligionarios. En Libre, la nominada será nuevamente Xiomara Castro de Zelaya, que, aparentemente, buscará correr otra vez por la presidencia para enfrentarse siempre, como en el pasado, con Juan Orlando Hernández; aunque en Libre aún las sorpresas pudieran darse y la mujer nuevamente sufriría otra utilización.  Asimismo, existe la posibilidad de que Xiomara Zelaya, aunque gane las primarias en su partido, deponga su candidatura si prospera la alianza de oposición que mantiene Libre con el PAC y el Pinu.

Pero es en el Partido Liberal, donde las elecciones primarias se harán sentir con mayor fervor, pues todas las cinco corrientes internas que compiten, tienen un aspirante presidencial, siendo los movimientos de Gabriela Núñez y el exrector Luis Zelaya, los que cuentan con mayores probabilidades de ser favorecidos por el electorado, según los últimos sondeos de opinión pública.

Gabriela Núñez enfrentará a un Luís Zelaya que ha surgido con fuerza y en cierta medida captado amplia simpatía entre los liberales por considerarlo un rostro nuevo, un outsider dentro de su partido, pero será el 12 de marzo cuando se conocerá si Núñez logra la hazaña de convertirse en la candidata presidencial por primera vez en el Partido Liberal o ese instituto político sigue sin dar espacios de participación para esos altos cargos a la mujer. La moneda está en el aire.

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_img
23,123FansMe gusta
37,802SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img