spot_imgspot_img

Foro y firma de Carta de Intenciónpara fortalecer la lucha contra las consecuencias negativas del cambio climático

Catacamas – Enfrentarse exitosa-y anticipadamente al cambio climático fue el objetivo de un foro con el lema “Intercambio de experiencias de producción agrícola y forestal sostenible” en la ciudad de Catacamas, organizado por la Universidad Nacional de Agricultura (UNA) y el Programa Adaptación al Cambio Climático en el Sector Forestal (Clifor) del Instituto para la Conservación y Desarrollo Forestal, Áreas Protegidas y Vida Silvestre (ICF).

El Programa Clifor es financiado por la Unión Europea (UE) y el Gobierno de Alemania y operado por la Cooperación Alemana GIZ. Organismos y organizaciones no gubernamentales internacionales califican a Honduras como uno de los países más afectados por el cambio climático en el planeta. Por eso iniciativas como Clifor buscan alianzas con universidades e instituciones académicas nacionales para intercambiar ideas, compartir conocimientos y analizar posibilidades de trabajo en conjunto para mitigar las consecuencias negativas del cambio climático.

En este marco se firmó una Carta de Intenciones entre la UNA y el ICF para fortalecer la gestión académica en la integración de este importante y vital tema.

Después de la firma de carta de intención con la Universidad Autónoma de Honduras (UNAH), el convenio con la UNA en Catacamas es otra pieza fundamental en la construcción de una base científica que permite profundizar el tema del cambio climático entre los centros universitarios nacionales y el ICF. ”Estamos contentos de firmar la carta de entendimiento entre ambas instituciones en el marco del Programa Clifor para el involucramiento y el acercamiento desde la academia hasta la sociedad y mucho mejor con una universidad como la UNA que tiene una gama de cinco diferentes carreras vinculadas y relacionadas con el tema del manejo de los recursos naturales”, comentó el Director Ejecutivo del ICF, Misael León.

Particularmente la vinculación entre fenómenos naturales cada vez menos pronosticables y la producción agropecuaria para una población creciente es un desafío cada vez más importante. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Banco Mundial ya han indicado que el cambio climático podría tener consecuencias muy graves para Honduras en menos tiempo de lo que pensamos o mucho antes de lo esperado.

Para algunos esto ya es una realidad: “Los tiempos han cambiado. Somos de la zona de Dulce Nombre de Culmí en Olancho, y el invierno viene cuando menos lo esperamos. Uno se pregunta si siembra o no y ultimadamente hay siempre perdidas”, relató Reynaldo Sánchez de la Asociación de Agroforestal Los Ángeles.  

Por lo tanto un accionar interdisciplinario, intersectorial e interinstitucional es más que necesario. Las comunidades rurales que viven en el campo son las más afectadas por el cambio climático en Honduras. El Presidente de la República ha tomado varias medidas para mitigar las consecuencias de este flagelo.

La firma de carta de intención con las universidades nacionales, el involucramiento de la Cooperación Internacional como de la Unión Europea y del Gobierno Alemán a través del Programa Clifor, es una muestra del gran esfuerzo en conjunto para conservar los recursos forestales para llevar a la población rural a una vida mejor.

La realización del foro en Catacamas fue una buena oportunidad para intercambiar ideas y experiencias en relación al cambio climático entre los productores agropecuarios, como expresó el Presidente de la Cooperativa Combbiwal, José Manuel Paguada: “Hay experiencias diferentes en la producción en el campo. Hay nuevas ideas. La forestería comunitaria nos da también nuevas perspectivas. Por eso  el foro es una excelente oportunidad de saber más sobre el cambio climático y sus futuras consecuencias.”

Honduras pierde un por ciento de la superficie boscosa del país por diferentes razones por año. Además el país ha experimentado con precipitaciones, inundaciones y huracanes cada vez más violentos e irregulares; así como con prolongados períodos de sequía.

Varios estudios detallan que algunos departamentos de Honduras viven las precipitaciones más escasas de los últimos 18 años. Ante este escenario el foro de “Intercambio de experiencias de producción agrícola y forestal sostenible ICF-Clifor / UNA” y la firma de carta de intención entre el ICF y la UNA es otro paso importante para fortalecer al sector forestal para mitigar los daños al medio ambiente y para lograr desarrollar estrategias y una mejor adaptación al cambio climático.

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_img
23,136FansMe gusta
37,959SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img