Tegucigalpa – El fiscal general del Estado, Óscar Fernando Chinchilla, llegó este viernes a San Pedro Sula para conocer de cerca el curso de las investigaciones sobre la muerte violenta de al menos siete menores en la colonia Pradera, quienes habrían sido ejecutados por integrantes de pandillas.
 

– El negarse a integrar pandillas de la zona sería la causa de la ejecución de los niños, extremo que se trata de confirmar o desvirtuar por parte de las autoridades.

El titular de la Fiscalía hondureña se reunió con el fiscal asignado a la muerte de estos menores, así como con otros operadores de justicia.

Chinchilla explicó que uno de los puntos abordados en la reunión de este día es el porqué se han producido las muertes de los infantes en San Pedro Sula.

Refirió que la muerte de un menor de siete años que previamente fue torturado en la colonia Pradera de San Pedro Sula, “es un hecho que genera consternación y rechazo de todos los hondureños. Se está trabajando y quiero que me entiendan que no se pueden revelar algunos avances de las investigaciones”.

Dijo que como Ministerio Público han sido muy lentos a la hora de hablar, pero rápidos para actuar, “no queremos lanzar alguna hipótesis sin tener el sustento, es preocupante que la mayoría de las víctimas sean escolares y esto tiene un doble componente de preocupación”.

Reconoció que una de las hipótesis que maneja la Fiscalía hondureña, es que la muerte de los niños sería ocasionada por pandillas que operan en la zona norte del país, debido a la negativa de las víctimas de integrarse a estos grupos criminales.

El titular del Ministerio Público explicó que “estamos reunidos todos los operadores de justicia para coordinar cuál será el mecanismo de acción en estos casos y corregir los errores que puedan presentarse en el manejo del tema”.

Agregó que la muerte de estos menores es conocida por los miembros que integran el Consejo de Defensa y Seguridad. “Todos estos casos por la forma en que se cometen corresponden a estructuras complejas y para poder desmantelarlas demanda un esfuerzo completo del Estado”, argumentó.

El funcionario explicó que investigan varias hipótesis para determinar la causa que origina la muerte violenta de los menores. “Tengo confianza en el trabajo que hacen los operadores a nivel nacional, estamos aquí (San Pedro Sula) para acompañarlos porque cuando asumí la titularidad del Ministerio Público dije que no les iba a pedir a los fiscales algo que no estuviera dispuesto a hacer”, finalizó.