spot_img

Exmandatario paquistaní Khan acusa a autoridades de entorpecer la democracia

Por:

Compartir esta noticia:

Islamabad – El ex primer ministro de Pakistán Imran Khan acusó hoy a las agencias de inteligencia de interferir en el avance de un proceso democrático en el país, tras resultar herido ayer, jueves, en un tiroteo durante una marcha contra la injerencia extranjera.

«Nuestras propias agencias de inteligencia no permiten que continúe el proceso democrático», señaló el exmandatario en su primera aparición pública tras el ataque, que dejó también un fallecido y otros nueve heridos.

Desde un hospital en la ciudad oriental de Lahore, donde continúa ingresado, Khan acusó al primer ministro del país, Shehbaz Sharif; el ministro del Interior, Rana Sanaullah; y un oficial de inteligencia, el general mayor Faisal Naseer, de estar detrás del tiroteo que casi acaba con su vida.

Según Khan, los mandatarios idearon este ataque al darse cuenta de la cantidad de seguidores que apoyaban su mega marcha, que bajo el lema «haqeeqi azadi»(«verdadera libertad»), exigía la renuncia de Sharif para la celebración de elecciones anticipadas en Pakistán.

Sentado sobre una silla de ruedas y con las piernas vendadas, exigió la dimisión de estos tres responsables para que se pueda llevar a cabo una investigación libre y justa.

También pidió al jefe del Ejército, Qamar Javed Bajwa, que tomara medidas contra Naseer para proteger la dignidad de la institución. «Si no tomas medidas contra la oveja negra, la nación (…) comenzará a desmoronarse», advirtió.

El ex primer ministro aseguró que otras cuatro personas habían planeado matarlo cuando fue derrocado del poder el pasado abril y que grabó un vídeo nombrando a los acusados para ser publicado en caso de que llegase sucederle algo en el futuro.

Tras el ataque de ayer durante una concurrida marcha a su paso por la ciudad de Wazirabad, Khan prometió que tan pronto se recupere volverá a «tomar las calles» para seguir con las protestas.

Khan recibió cuatro balas después de que le alcanzasen dos ráfagas desde dos ángulos diferentes mientras se dirigía a sus seguidores.

«Era un plan integral para asesinarme y vamos a destapar», zanjó.

El ataque contra Khan provocó numerosas protestas en varias partes del país asiático en las horas posteriores del tiroteo.

Ante las acusaciones de asesinato de Khan y su partido, el Pakistan Tehreek-e-Insaf (PTI), el ministro del Interior rechazó que tuviera algo que ver con el ataque durante una rueda de prensa y afirmó que el Gobierno paquistaní lanzará una investigación de alto nivel para esclarecer lo sucedido.

La oficina de comunicación del Ejército paquistaní (ISPR) emitió por su parte un comunicado tachando de «inaceptables e inoportunas» las «infundadas e irresponsables» acusaciones de Khan.

«Las acusaciones sin fundamento lanzadas contra la institución/funcionarios hoy son muy lamentables y condenadas enérgicamente. Nadie podrá difamar impunemente a la institución ni a sus soldados», destaca el escrito.

Khan inició el pasado viernes la marcha desde la ciudad oriental de Lahore hasta Islamabad bajo el lema «verdadera libertad» y con la exigencia de elecciones anticipadas, después de que su mandato llegara a su fin de manera prematura este año tras una moción de censura promovida por el actual Gobierno. AG

spot_img
spot_imgspot_img

Lo + Nuevo

spot_imgspot_img