spot_imgspot_img

Etiopía declara la guerra a la región de Tigray y bombardea su capital

Adís Abeba – El Ejército de Etiopía declaró hoy que «ha entrado en guerra» con el gobierno rebelde de la región etíope de Tigray (norte), que a su vez informó de que la aviación federal ha bombardeado la capital tigriña, Mekele.

«Nuestro país ha entrado en una guerra que no había previsto», dijo el número dos del Estado Mayor del Ejército etíope, teniente general Birhanu Jula, en una rueda de prensa.

El gobierno de Tigray señaló, por su parte, que un avión militar ha bombardeado un complejo militar de Mekele, sin saber aún los daños que ha ocasionado o si ha habido víctimas.

Según Birhanu, las diferencias entre el Gobierno federal y el del Frente de Liberación del Tigray (TPLF), en el poder en Tigray, deberían haberse resuelto por medio de diálogo, pero el TPLF lo boicoteó al atacar una base militar del Ejército etíope.

Y aseguró que la contienda «acabará allí», Tigray, y no llegará a otras partes del país.

El primer ministro etíope, Abiy Ahmed, Abiy ordenó ayer una ofensiva militar contra el gobierno de la región, que linda con Eritrea y lleva meses lanzando un pulso de poder al Ejecutivo federal, tras acusar al TPLF de haber atacado una base del Ejército etíope para robar armamento, provocando «muertes».

Lejos de las peticiones de organismos internacionales y potencias extranjeras de que se rebajen las hostilidades, Abiy, galardonado en 2019 con el Premio Nobel de la Paz, aseveró que su ofensiva militar ha sido un éxito y continuará.

Es difícil, no obstante, saber cuál es la situación sobre el terreno, pues el Gobierno federal ha cortado las telecomunicaciones e internet en la zona, pero el analista del International Crisis Group para Etiopía, William Davison, habla de reportes de choques militares en Mekele y en la frontera con la región de Amhara.

En otra rueda de prensa, el comisario de la policía regional de Amhara, que acoge a la segunda mayor etnia del país, afirmó rotundamente que «estamos en guerra con el TPLF».

En una rueda de prensa, el presidente de la región de Tigray, Debretsion Gebremichael, respondió hoy con tono desafiante y una versión diferente del conflicto.

«Tomamos la artillería pesada de las fuerzas del Comando Norte (del Ejército etíope) que han desertado y unimos nuestras fuerzas para luchar contra las fuerzas federales», señaló Debretsion.

El primer ministro también anunció ayer un estado de emergencia en Tigray, que fue hoy aprobado de forma unánime por la Cámara Baja del Parlamento federal. (ag)

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_img
23,172FansMe gusta
38,113SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_img
spot_imgspot_img