spot_imgspot_img

Masacre sin precedentes en Las Vegas

Las Vegas (EEUU) – La cifra de fallecidos en el tiroteo ocurrido la pasada noche en Las Vegas (EEUU) ascendió a 59, mientras que ya son 527 los heridos, informaron hoy las autoridades.

En una rueda de prensa, el alguacil del condado de Las Vegas, Joe Lombardo, detalló la nueva cifra de víctimas y añadió que el autor no solamente tenía otras 18 armas en su poder, sino también explosivos y otros dispositivos que están siendo analizados y que guardaba en su casa de la localidad de Mesquite, también en Nevada.

El presunto autor de la masacre, Stephen Paddock, un hombre blanco de 64 años, disparó desde su habitación del hotel Mandalay Bay de Las Vegas contra los miles de asistentes de un concierto de música country con un rifle automático y después se quitó la vida.

Lombardo dijo que los investigadores están enfocados en cuatro escenarios principales del crimen: la habitación del piso 32 del hotel Mandalay Bay desde donde disparó Paddock, el lugar donde se celebraba el concierto, la casa del presunto autor en Mesquite y otra propiedad que tenía a su nombre en el norte de Nevada.

Padre del asesino de Las Vegas estuvo
8 años entre más buscados del FBI

Benjamin Hoskins Paddock, el padre del autor de la matanza ocurrida el domingo por la noche en Las Vegas (EEUU), Stephen Paddock, formó parte de la lista de «Más Buscados» del FBI durante casi ocho años, según confirmaron hoy fuentes oficiales a la cadena CNN.

El nombre del padre salió a la palestra después de que su hijo Stephen acabara con la vida de al menos 58 personas e hiriera a más de 500 cuando empezó a disparar con un rifle automático contra los asistentes a un concierto desde la habitación de su hotel en un casino de Las Vegas.

buscaodsHoskins Paddock aparece en dicho listado del FBI desde el 10 de junio de 1969 hasta el 5 de mayo de 1977, y fue descrito en un cartel del FBI como «psicópata diagnosticado», y como un individuo que indicó tener «tendencias suicidas» cuyo delito era el «robo de bancos».

El cartel indica que Benjamin Hoskins Paddock, conocido también por varios alias como «Big Daddy», «Chromedome» y «Old Baldy», fue declarado culpable por robar bancos y automóviles.

Paddock aterrizó en la lista de los más buscados del FBI después de escapar de una prisión federal de Texas en 1960, donde cumplía condena tras ser sentenciado a 20 años de prisión por robar un banco, según publicaron entonces medios locales.

En el coche de Paddock, las autoridades también encontraron nitrato de amonio, según precisó Lombardo.

Asimismo, el alguacil fue preguntado por la compañera del presunto autor, una mujer de origen asiático identificada como Marilou Danley, quien, según dijo, se encuentra fuera del país, «aparentemente en Tokio».

control1Lombardo confirmó que también hay abierta una investigación sobre ella para dilucidar si ayudó a Paddock a planear el ataque, del que ya han descartado que tenga conexiones con el terrorismo internacional.

Por su parte, Steve Sisolak, el comisionado del condado de Clark, al que pertenece Las Vegas, agradeció en la misma rueda de prensa el apoyo ciudadano, ya que «hay filas con una espera de seis a ocho horas» en todos los centros de donación de sangre de su jurisdicción.

Trump borra el control de armas de la
respuesta presidencial a los tiroteos

Donald Trump ha desterrado cualquier mención al control de armas de la respuesta presidencial a los tiroteos masivos en EEUU, una posición que contrasta con los apasionados alegatos sobre el tema de su predecesor, Barack Obama, y que augura dificultades para avanzar en ese tema durante su mandato.

Trump, que hace seis meses prometió a la Asociación Nacional del Rifle (NRA) -un poderoso grupo de control que se opone a reforzar el control de armas- que tendrían un «amigo» en la Casa Blanca, ha obviado el tema en su respuesta a los dos grandes tiroteos ocurridos durante su mandato, incluido el de este domingo en Las Vegas.

control2La sobria petición de unidad nacional que hizo Trump en su discurso de hoy, cuidadosamente desprovisto de tono político, contrasta con las vehementes llamadas a la acción que solía entonar Obama (2009-2017), alguien que admitió que la mayor frustración de su presidencia era no haber podido reforzar el control de armas.

En gran medida, la disparidad tiene que ver con la afiliación política: tradicionalmente, los demócratas piden un refuerzo del control de armas después de cada tiroteo, y los republicanos les acusan de «politizar» la tragedia y evitan, así, cualquier debate sobre el asunto.

«Los presidentes republicanos son muy reticentes a la hora de avanzar en el control de armas», recordó a Efe un historiador presidencial en la Universidad de Princeton, Julian Zelizer.

Pero la reticencia de Trump es especialmente marcada: durante la campaña de 2016 obtuvo un respaldo temprano de la NRA e insistió una y otra vez en su defensa incondicional de la Segunda Enmienda de la Constitución, que garantiza el derecho a portar armas y sirve como argumento a quienes se oponen a restringir su uso.

Un mes después de llegar al poder, Trump firmó una ley que suspendía una regulación de Obama para impedir que las personas con problemas mentales puedan acceder a la compra de armas, y en abril se convirtió en el primer presidente en dar un discurso ante la convención anual de la NRA desde Ronald Reagan en 1983.

Stephen Paddock, el jubilado de los
casinos que arrasó Las Vegas a balazos

A Stephen Paddock le gustaba apostar, asistir a conciertos y gastar el dinero de su jubilación en casinos y salas de juego como el que escogió como escenario para disparar este domingo contra miles de personas en Las Vegas, causando la muerte de al menos 58, y dejando más de medio millar heridas.

JubiladoPero no era un simple jugador, Paddock, de 64 años, apostaba a lo grande, y tan solo en las últimas semanas se jugó unos 70.000 dólares en Las Vegas, según informó la cadena NBC.

«Mi hermano no es como tú o como yo, él juega al póker de altas apuestas. Me enviaba mensajes de texto diciendo que ganó 250.000 dólares en el casino», explicó a la prensa Eric Paddock, hermano del presunto autor del tiroteo más mortífero de la historia de Estados Unidos.

Según recoge el diario The Washington Post, Eric Paddock mostró al FBI, tras la masacre supuestamente perpetrada por su hermano, tres años de intercambio de mensajes de texto con él para demostrar que desconocía por completo que Stephen tuviera deudas de juego o estuviera preocupado por cuestiones financieras.

«No tengo absolutamente ninguna información sobre que perdiera mucho en el casino. De ser así lo sabría», aseguró el hermano del tiroteador, a quien las autoridades encontraron muerto en la habitación de su hotel, por lo que consideran que se suicidó tras cometer la matanza.

Stephen Paddock trabajó como contable pero también tenía inversiones inmobiliarias, incluyendo casas y apartamentos alrededor de Orlando (Florida), un importante capital que, junto a la ausencia de descendencia, le permitía jugar y jugar.

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_img
23,172FansMe gusta
38,225SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_img
spot_imgspot_img