spot_imgspot_img

Estrellas latinas protagonizarán en Nueva York una osada versión de Donizetti

Por:

Nueva York.- Dos estrellas latinas ya consagradas en el bel canto estrenan este sábado en la MET Ópera de Nueva York una osada versión de una de las más célebres óperas de Gaetano Donizetti, «Lucía de Lammermoor», adaptada a los tiempos actuales por el director de escena Simon Stone.

Se trata de Nadine Sierra, con sangre puertorriqueña, italiana y portuguesa, convertida a sus 33 años en una de las más respetadas sopranos, y el ya consagrado tenor mexicano Javier Camarena, que encarnan a la heroína Lucía y su novio, Edgardo, respectivamente, una relación a la que se opone violentamente el posesivo hermano de Lucía, en un conflicto que termina con sangre.

«Es la experiencia más radical y extrema que me ha tocado hacer», dice a Efe Sierra, que ha interpretado en otras cinco ocasiones a Lucía en distintos escenarios pero siempre «respetando» en lo posible la escenografía y el momento histórico que relata la obra de Donizetti, con libreto de Sir Walter Scott: la Escocia del siglo XVII.

Stone, conocido por sus audaces adaptaciones de óperas al momento contemporáneo, ha traído en esta ocasión la acción a un poblado sin nombre del Medio Oeste de EE.UU., castigado por el desempleo y la depresión, tanto económica como emocional, pues también los personajes caen presos del OxyContin, el potente opioide que ha causado estragos en la salud de los estadounidenses.

Sierra dice que esta ópera ha exigido de ella no solo explotar sus habilidades «técnicas» de canto, sino desplegar sus dotes de interpretación para hacer más creíble un personaje que el público debe reconocer como real, pero añade que «por ser una mujer de estos días» puede «entender perfectamente al personaje y hacerlo cercano».

Está convencida de que el público se va a ver sorprendido pero que reaccionará positivamente a esta lectura de una Lucía del siglo XXI.

También Camarena siente que la versión de Stone, al traer la trama a un escenario reconocible para cualquier espectador, «humaniza a los personajes, los hace más cercanos en su realidad y en su tragedia».

Camarena destaca que la obra no es una «bonita ópera» como hay tantas, sino es más bien un reflejo de la vida misma, tal como se vive en grandes lugares como Nueva York y Ciudad de México, «muy bellas en su caos».

«En todo caso, la temática: el sometimiento de la voluntad de una mujer, sigue siendo algo muy real en nuestra sociedad y eso generará un gran impacto en la audiencia», afirmó el tenor mexicano, quien se siente cada vez más cómodo en los papeles dramáticos, más allá del calificativo de «tenor ligero» que durante mucho tiempo se le ha atribuido.

Lucía de Lammermoor tendrá solo nueve representaciones en la emblemática ópera neoyorquina, siendo la última de ellas el 21 de mayo. 

(ir)

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_imgspot_img