spot_imgspot_img

Esta Honduritas de nosotros

Por: Otto Martín Wolf

Todo el que tenga la menor duda de que  Honduras es algo especial, le recomiendo que analice lo siguiente:

Cuando, como ahora, nos viene la temporada seca, algunos centenares de miles de sedientos de agua, así como varios miles de otros sedientos de notoriedad, salen a los medios publicitarios y a las redes sociales proponiendo toda clase de soluciones, ideas brillantes que van desde bombardear las nubes para que llueva, a utilizar el agua de las piscinas de los ricos para llenar nuestras pequeñas represas, a bailar la danza de la lluvia y, claro, a proponer un nuevo impuesto, algo así como una Tasa de Seguridad Acuática.

Sobran los genios, al igual que cuando se trata de “armar” la Selección Nacional de Fútbol.

La temporada seca viene y se va sin que se logre nada y, cuando empieza a llover y llegan las inundaciones correspondientes, los mismos talentos aparecen  con un diluvio de soluciones para el diluvio.

Sabemos que, de todas maneras, no se hará nada en ninguno de los dos casos, excepto que los de cerebro privilegiado ganarán sus quince minutos de fama.

Lo mismo sucede con los políticos: En tiempo de las elecciones los periodistas son campeones en criticar a los que se lanzan: “son los mismos de siempre, necesitamos nuevos rostros, nueva gente”.

Pero, si es alguien que recién se inicia, los mismos periodistas dirán casi inmediatamente: “Quién es ese, nadie lo conoce, no tiene experiencia”

En qué quedamos?

Algo que nunca vemos por ninguna parte son Policías de Tránsito; existen?

Es decir, si los vemos, siempre en los mismos lugares, sus “operativos” y modus operandi son conocidos de todos.

Pero, nos preguntamos algunos, dónde están en las paradas de buses y en las calles, donde los rapiditos hacen lo que les viene en gana sin ley ni orden.

Igual con las motos. “Rayan” por la izquierda, por la derecha y por el centro, se suben a las aceras, son como bandadas de abejas asesinas, zumbando por doquier sin que nadie haga nada.

También muchos motociclistas terminan su viaje “debajo” de los autos, a paciencia pero sin vista de los inexistentes policías de tránsito.

Y los taxis? Esos son los dueños de las calles, se detienen en cualquier lugar para recoger un pasajero. Pero no sólo eso, también realizan una transacción comercial (cuando el cliente pregunta cuánto cuesta la carrera y el taxista le niega un descuento), mientras tanto los autos que están detrás tienen que esperar a que se pongan de acuerdo.

Pregunta: Existe algún taxista o busero que se haga a la orilla para no bloquear el tráfico?

Respuesta: No en Honduras, linda patria de Francisco Morazán.

Aquí somos especiales, tenemos soluciones para todos los problemas y problemas para todas las soluciones.

Más de Otto Martín Wolf

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_imgspot_img