Tegucigalpa – La viuda del analista en temas del narcotráfico, Alfredo Landaverde, la socióloga Hilda Caldera, pidió a los miembros de la Comisión de Investigación y Evaluación de la Carrera Policial (DIECP) que le ayuden a esclarecer el crimen de su esposo.
 

El ex asesor del ministerio de Seguridad, Alfredo Landaverde, férreo crítico de la corrupción de la policía, murió el 7 de diciembre del año pasado, tras ser atacado a tiros en la periferia noreste de la capital.

A un poco más de siete meses del vil y cobarde crimen contra Landaverde, Caldera manifestó que “yo no me he callado, pero yo no tengo una información de quién fue, yo lo que estoy esperando es que ellos digan, que no me digan a mí, que se lo digan al país, quienes son los responsables de la muerte de mi esposo”.

“Yo no soy policía, yo no soy investigador policial tampoco, yo soy sencillamente una víctima, gracias a Dios tengo vida y sigo adelante, pero sigo recordando y diciendo que estamos pendientes de justicia porque me parece que olvidar a nuestros seres queridos, olvidar lo que hizo Alfredo por el país, su lucha, muchas veces solo, contra el narcotráfico, contra el crimen, me parece una falta de respeto olvidarlo”, expresó.

Caldera reveló que por la noches se pregunta “Dios mío, ¿habré hecho lo suficiente? ¿Lo estoy honrando con mis actuaciones?”.

Agregó que entiende que la investigación es lenta, pero quiere tener certeza de que la depuración de la Policía Nacional debe ser desde arriba hacia abajo y estratégica y en ese sentido, los casos deben ir de mayor gravedad a menor gravedad.

Caldera quien se reunió con el titular de la DIECP, Eduardo Villanueva, dijo que confía en el trabajo que realiza esa dirección para depurar el cuerpo policial.