spot_imgspot_img

Encuesta revela que tres cuartas partes de hondureños están de acuerdo al derribo de “narco-avionetas”

Tegucigalpa – Una encuesta desarrollada por el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (Conadeh) revela que tres cuartas partes de los hondureños están de acuerdo con el derribo de “narcoavionetas”, como una medida para defender la soberanía.
 

– Además el 83.3 por ciento opina que Honduras debe comprar su propio radar

Además, al menos ocho de cada diez hondureños considera que para defender nuestro territorio, el Estado debe tener su propio radar para evitar que las narco-avionetas violen el espacio aéreo hondureño.

La encuesta hecha por la firma Borge y Asociados, a petición del organismo humanitario, sobre una muestra de 840 entrevistas con un nivel de confianza del 95%, detallan que el 73.5% de los hondureños estarían de acuerdo con que se derriben las avionetas que no se quieran identificar y que violan la soberanía hondureña.

El titular del Conadeh, Ramón Custodio, expresó que si el 83.3% del pueblo hondureño quiere que Honduras compre su propio radar, la obligación de quienes gobiernan el país es comprarlo.

“No podemos estar como miserables pidiéndole a los que tienen el mejor mercado para las drogas que nos den un radar, tenemos que comprarlo para hacer realidad esa aspiración de la mayoría del pueblo hondureño”, demandó.

Según el defensor de los derechos humanos es parte de la seguridad y de la soberanía nacional que los hondureños compremos nuestro propio radar y que sea manejado por personas responsables dentro de la hondureñidad.

Aquí, señaló Custodio, tienen una respuesta contundente las personas que tienen bajo su cargo el futuro de este país.

Declaró que a estas alturas del siglo XXI tenemos que repensar la política del Estado en materia de seguridad pública y de defensa nacional.

Advirtió que el espacio aéreo, el espacio terrestre y el espacio marítimo de Honduras están siendo violados, no por otro Estado, no por fuerzas de otro Estado sino por el crimen organizado.

Con relación a que un 73.5% de los hondureños esté de acuerdo con que se derriben las avionetas que no se quieran identificar, el titular del Conadeh considera que “es una respuesta contundente”.

“Y no es que hay que escuchar al pueblo” se preguntó el funcionario y prosiguió que estas son las respuestas del pueblo consultado en forma abierta, clara y terminante.

En las últimas semanas, las fuerzas antidrogas de Honduras, en colaboración con agentes de la Agencia Antinarcóticos de Estados Unidos, han incautado, en sendas operaciones, alrededor de 3 mil kilos de cocaína.

Los operativos combinados se realizan en los departamentos de Gracias a Dios y Olancho, zonas que debido a su extensión territorial y escasa presencia del Estado son consideradas de mucha importancia para los narcotraficantes que reciben la droga procedente de Sudamérica.

Custodio destacó la labor de vigilancia que hay ahora en la zona por parte de un cuerpo de reacción que en las últimas semanas interceptó al menos tres narco-avionetas.

Agregó que producto del trabajo que realiza ese cuerpo mixto de lucha antidroga, contrario a lo que ocurría hace unos meses ahora se detiene a los pilotos de esas aeronaves y se incauta el cargamento de droga.

Anteriormente, esas avionetas aterrizaban impunemente en el país y aparecían quemadas por los mismos narcotraficantes una vez que hacían la entrega de la droga, expresó.

Reiteró que ahora se están interceptando las narco-avionetas que violan el espacio aéreo de Honduras, se incauta la droga e incluso se captura a los pilotos de esas naves.

Pueblo hondureño paga por vicios ajenos

Lo que falta, dijo Custodio, es que las autoridades hondureñas hagan una investigación que les permita determinar a qué Estado pertenece la matricula de las aeronaves que causan el trasiego de drogas en el país, si fueron otorgadas por la vía legal y reclamarle por ello a cualquier Estado que sea.

“Las autoridades hondureñas deben hacer un reclamo enérgico a los Estados de procedencia de las narco-avionetas por ese acto de irresponsabilidad porque, de alguna manera, están agrediendo al pueblo y al Estado hondureño”, manifestó.

Comentó que la falta de dignidad de los gobernantes es la que nos hace envilecer a los pueblos, cuando hay gobernantes dignos nos hacemos respetar

Admitió que la inseguridad que vive el pueblo hondureño se debe a que Honduras está pagando por vicios ajenos.

Señaló que Honduras se convirtió en un país de tráfico y de tránsito de drogas para un mercado que paga en oro, la cocaína, la heroína y otras drogas.

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,060FansMe gusta
37,653SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img