spot_imgspot_img

En medio de tormenta fiscal se produce cambio en Sefin

Tegucigalpa – Justo cuando Honduras está a las puertas de una tormenta fiscal por la merma de los ingresos y un alza en los gastos, se produce un cambio en el timón del barco que debe lograr llevar al país a aguas tranquilas, sin que ello signifique que se hunda la nación.

-La renuncia de Rocío Tábora sorprendió a muchos economistas, que consideran que no era el momento adecuado.

-Marco Midence, fue nombrado nuevo titular de Finanzas.

Rocío Tábora, hasta el jueves titular de la Secretaría de Finanzas (Sefin), renunció a su cargo por motivos de salud y el presidente Juan Orlando Hernández designó al joven Marco Midence al frente de dicha cartera.

Tábora llevaba seis años y medio en la cartera de Finanzas, los primeros cuatro del mandato de Hernández como viceministra y dos años y medio en el segundo mandato como titular de Sefin.

La salida se produce a escasos 26 días en que la Secretaría de Finanzas debe entregar el proyecto de presupuesto para el 2021 ante el Congreso Nacional, el instrumento de política gubernamental que define las prioridades del Estado, ya que ahí dirige el gasto.

La tormenta

La economía de Honduras se contrajo 1.3 % en primer trimestre por la pandemia

Honduras enfrenta la crisis sanitaria de la pandemia del COVID-19, lo que ha provocado a la vez una crisis gemela, la económica, ya que para contener la propagación del virus el gobierno ha confinado a la población y limitado severamente la actividad de las empresas.

Ello ha provocado una sangría en los ingresos estatales, provocando una tormenta fiscal ya que el gobierno no cuenta con los suficientes recursos para hacer frente al pago de la planilla de más de 200 mil funcionarios públicos, debiendo recurrir a fondos externos para poder cumplir sus obligaciones salariales.

Mientras el empresariado hondureño reclama que dentro de las medidas de alivio, se les debe prorrogar el pago de impuestos de la renta, ya que señalan que cinco meses de inactividad plena les ha provocado pocas ventas y con ello que los cofres empresariales no puedan hacer frente al pago de sus empleados, la de servicios públicos y el pago de impuestos.

Tábora había planteado que la crisis económica provocada por el COVID-19 estaba presionando las arcas y señaló en su momento que la caída de los ingresos fiscales fue de 15 mil millones de lempiras a junio y que de continuar la tendencia podría agudizarse y pasar de los 20 mil millones de lempiras a finales de año.

Varios sectores y la misma exministra Tábora había planteado la necesidad de reformular el presupuesto de este año e incluso había anunciado que lo turnaría al Congreso Nacional para su aprobación.

Pero Midence ahora deberá hacerse cargo de ejecutar el presupuesto del 2020 y formular uno nuevo para el 2021, donde el país deberá hacer frente a la continuidad de la crisis fiscal, así como al incremento de los gastos, especialmente por ser un año electoral, que genera siempre incertidumbre en la economía.

Honduras incluso puede verse obligada a financiar tres elecciones el próximo año, las primarias, las generales y de aprobarse una reforma electoral una segunda vuelta, lo que presionará más el gasto electoral.

Mientras los gremios empresariales han recordado que el 2021 los ingresos fiscales continuarán mostrando una caída, ya que las empresas se han mantenido inactivas y con ello las pérdidas pueden registrarse en sus libros de balance, por lo que la baja en el pago del impuesto sobre la renta es algo que debe prever el gobierno.

Endeudamiento

La única salida viable para el tesoro nacional es el endeudamiento, según reconocidos expertos en el tema.

Dante Mossi, BCIEEl presidente del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), Dante Mossi, señaló en un foro regional celebrado en Tegucigalpa, que en el segundo semestre la contracción económica será “muy severa”, ya que muchas personas se han quedado sin empleo.

Asimismo, advirtió que las calificaciones de riesgo comienzan a “deteriorarse” en todos los países de la región por la caída de los ingresos fiscales, por ello el BCIE puso en marcha un plan de contingencia por 1.960 millones de dólares, según reportó la agencia Efe.

Salida con crisis fiscal fuerte

Para el expresidente del Banco Central de Honduras (BCH), Hugo Noé Pino, la renuncia de la secretaria de Finanzas Tábora, representa un problema para el país porque existe una crisis fiscal fuerte.

Consideró que habrá que conocer cuáles fueron las motivaciones reales por las que dejó el cargo. “Pudiese ser que en cualquier momento hubiese encontrado alguna situación irregular o que le estuviesen ordenando algo que ella no estuviese de acuerdo y por lo tanto está renunciando o siendo separada”, adicionó.

Dijo que le llama la atención la salida de Tábora precisamente en una crisis fiscal muy fuerte.

Noé Pino recomendó que “es importante que la persona que la va a reemplazar debe conocer a fondo la política fiscal. Si lo que se pretende es que vaya una persona incondicional que va a ir a aprender a la Secretaría de Finanzas en un momento de aguas turbulentas no se estaría haciendo un bien al país”.

Política fiscal seria

Julio RaudalesMientras Julio Raudales, economista y vicerrector de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), señaló que más allá de las personas al frente de la Sefin, el problema principal es que hace tiempo “no hay una política fiscal seria” que promueva el crecimiento económico.

En diálogo con Proceso Digital, Raudales indicó que hace tiempo la Secretaría de Finanzas se convirtió en la caja del gobierno y la oficina tramitadora de préstamos.

Recordó que la inversión pública cayó del 10 por ciento del producto interior bruto de los años 90 del siglo pasado al 3 por ciento de los últimos años.

Un problema para el gobierno

Luis GuifarroEl presidente del Colegio de Economistas de Honduras, Luis Guifarro, dijo a Proceso Digital que la dimisión de la ministra Rocío Tábora se convierte en un problema para el país y para el gobierno.

“Ella como ministra de Finanzas estaba enterada de las líneas de conducción de la política económica, más que todo de la política fiscal que tiene el presente gobierno fundamentalmente en materia presupuestaria”, esbozó.

Dijo que al que reemplaza a Tábora en el cargo le llevará algún tiempo para conocer las principales tareas y que le permita crear sinergia con el gabinete económico.

Apuntó que en el momento complicado de la pandemia de COVID-19 en el país, representa una situación difícil para el manejo de las finanzas.

“En lo que respecta al manejo del presupuesto, desde un principio de la pandemia, varios sectores incluyendo nuestro colegio (de Economistas) se pronunció que era necesario reformular para el 2020 estableciendo las prioridades que demandaba la crisis sanitaria”, arguyó.

El economista remarcó que “la financiación del presupuesto – para 2021 – , tomando en cuenta la caída de la recaudación tributaria representará serios problemas para el gobierno con miras a atender las obligaciones del gasto”.

Calificó como una medida desacertada acudir al endeudamiento externo para financiar el gasto corriente del gobierno, que invierte el 70 por ciento para sueldos y salarios.

“Es complicado que, en una situación como esta, donde no se tiene un panorama claro hacia dónde se dirige la política fiscal porque no hubo reformulación del presupuesto y se desconoce cuáles son las principales orientaciones para el 2021 en el lado del gasto”, aseveró.

No era el momento de renunciar

Ismael ZepedaDesde el punto de vista del economista del Foro Social de la Deuda Externa y Desarrollo de Honduras (Fosdeh), Ismael Zepeda, la renuncia de la funcionaria deja una percepción, en que seguramente otras situaciones tienen que ver en este tema, sobre todo en la carga que genera el manejo de la pandemia.

Según Zepeda, no era el momento para que una funcionaria con la experiencia de Tábora se hiciera a un lado, ya que su separación deja a la deriva una institución con grandes responsabilidades en la crisis sanitaria, “la pregunta es: ¿se continuará con el trabajo que se venía haciendo?, o habrá un rumbo distinto”, cuestionó.

Es evidente que se necesitan acciones urgentes, dijo Zepeda y agrega que, ya es conocido el alto endeudamiento que tiene actualmente Honduras, además se viene la presentación del proyecto de Presupuesto General de la República 2021, entre otras responsabilidades que necesitan respuestas inmediatas.

Para el economista, el nuevo titular de Sefin, tiene un reto muy grande debido a la situación y a las secuelas que deja la pandemia, tomando en cuenta que las cifras sobre recaudaciones tributarias no serán nada alentadoras, “es decir que la renuncia no es el principal problema, sino los compromisos que se tienen”.

“Además de todo, hay una serie de acontecimientos que involucran a la ex titular de Sefín, como la comparecencia ante el Ministerio Público, por el manejo de la pandemia, pero esos procesos deben continuar su curso y tampoco se puede poner toda la mirada en la renuncia, si no en las soluciones”, puntualizó Zepeda.

spot_img
spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_imgspot_img