spot_imgspot_img

En 93 por ciento se ha reducido impacto de desechos del río Motagua en costas hondureñas

Tegucigalpa- Las acciones conjuntas entre Honduras y Guatemala para mitigar la contaminación en el río Motagua han reducido en un 93 por ciento el impacto de desechos sólidos en las costas hondureñas, informó la comisionada presidencial del Río Motagua, Lilian Rivera.

Según la funcionaria, el abordaje de la contaminación en esta cuenca pasa por la instalación de un sistema de manejo de desechos sólidos adecuados y un cambio cultural que permitan reducir el impacto de los desechos y aguas residuales provenientes de los municipios que están en las riberas del río.

Indicó que mientras se instalan esos sistemas que requieren de estudios ambientales para garantizar que sean autosostenibles, se han venido implementando una serie de acciones binacionales que han reducido de forma significativa el impacto ambiental en las costas hondureñas.

Rivera informó que, en base a las estadísticas del Departamento de Protección del Medio Marino de la Marina Mercante, en el 2016, año en que las playas hondureñas registraron su mayor nivel de contaminación, se recolectaron mil 248.2 toneladas de desechos; sin embargo, en 2019 la recolección fue de 86.3 toneladas, lo que refleja una reducción de 93 por ciento.

Ese resultado es producto de una serie de medidas que se han venido implementando desde el 2015, cuando el gobierno de Honduras declaró como una amenaza ambiental, las miles de toneladas de basura y desechos sólidos provenientes del río Motagua causando un daño incuantificable en la flora y fauna de la costa Atlántica, declaró.

Rivera detalló que, como parte de las acciones para reducir el impacto de desechos sólidos en esta cuenca en las costas hondureñas, las autoridades guatemaltecas han instalado más de 50 biobardas a lo largo de los 463.5 kilómetros del río y una barda industrial en la desembocadura.

“Sabemos que (las biobardas) no son la solución al problema, pero han venido a reducir el flujo de desechos”, afirmó.

El trabajo de las biobardas se complementa con la recolección de desechos sólidos en la desembocadura del río Motagua y la limpieza permanente de las playas a fin de mantenerlas libres de desechos.

Reiteró que durante la temporada lluviosa es cuando hay mayor impacto en las costas hondureñas, ya que el caudal de la cuenca aumenta y las biobardas no son suficientes para la recolección de basura.

Rivera detalló que, a consecuencia de las lluvias de los últimos días, tiene reportes de una oleada de desechos que vendrá a impactar en las playas hondureñas, por lo que se están haciendo las coordinaciones respectivas para duplicar las acciones de limpieza en la zona.

(ir)

spot_img
spot_img
spot_imgspot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_imgspot_img