spot_img

Embarazos en adolescentes, entre la madurez y la responsabilidad maternal

Por:

Compartir esta noticia:

Tegucigalpa.-Las niñas y adolescentes en este país centroamericano están dejando a un lado el estudio por enfrentar la responsabilidad de ser madres y la madurez que deben enfrentar a su corta edad.
 

-Honduras tiene una tasa de 108 nacimientos por cada mil mujeres en el rango de 15 a 19 años.
-Capacitan a jóvenes estudiantes para bajar niveles de embarazos en adolescentes.
 
niña-embarazadaUn promedio de doce adolescentes se presentan diariamente a controles prenatales en el hospital materno infantil. En la mayoría de los casos, las jovencitas llegan solas enfrentando la responsabilidad y tomando con madurez la nueva etapa de sus vidas.
 
Es el caso de María José López, una menor de 15 años que tiene ya siete meses de gestación. La vida le cambió de golpe. Ella vive en la colonia Los Pinos con su madre y dos hermanos, al conocer su embarazo tuvo que dejar los estudios, confesó a Proceso Digital.
 
Este año, estaba por culminar su ciclo común en el colegio ubicado en la colonia donde reside, pero no se atrevió a matricularse por pena, por temor a ser rechazada ante su embarazo.
 
Como muchas adolescentes en este país, esta jovencita de 15 años lleva sola la responsabilidad en su vientre y ha optado por dedicarse a la venta de baleadas, junto a su madre, para sostenerse y comprar lo que necesita el bebé a la hora que nazca.
 
“La verdad que no es fácil un embarazo, en pocos meses me convertiré en madre y eso me hará madurar más aún ya que el niño tiene que comer, vestir y con el tiempo educarlo, voy sola con esto ya que el padre del bebé me dejó cuando se dio cuenta que estaba embarazada”, dijo como si estuviera resignada a su suerte.
 
Pese a su corta edad y la responsabilidad que se le viene encima, María José está contenta y espera con emoción la bendición que Dios le ha dado.
 
embarazo con peluche“En muchos casos, los embarazos en las adolescentes se da por el engaño de algunos hombres mayores de edad que enamoran a las jóvenes y les ofrecen el cielo y la tierra. Cuando están con la soga al cuello las dejan con esa responsabilidad”, dijo a Proceso Digital una de las doctoras consultadas.
 
Diariamente se atienden en ese centro asistencial entre 10 a 12 jóvenes con edades de 14 a 19 años, acotan las autoridades hospitalarias.
 
Para las autoridades, los embarazos en las adolescentes debe verse como un problema social y se necesitan ejecutar programas en donde se les explique a los jóvenes adolescentes, hombre y mujeres, lo que implica tener un hijo a tan corta edad.
 
De una vida a otra
 
Pero no es fácil, la vida les cambia de repente y el entorno también.
 
En esa edad de los sueños entre los 15 y los 18 años, ellas ahora tienen que asumir responsabilidades propias de los adultos, cuando deberían estar disfrutando el cine, un buen libro o contando chistes o bromas con sus amigos o su familia.
 
niñas-embarazadasAlgunas, tienen suerte de encontrar una pareja que asuma con ellas la responsabilidad de traer a la vida a un recién nacido. Así lo cuenta a Proceso Digital, Wendy Yamileth Cáceres, de 18 años y residente en la colonia Nueva Capital. Ella tiene cuatro meses de embarazo.
 
Cáceres vive con el padre de su hijo y dijo que tienen nueve meses de estar juntos, “he pasado de una vida a otra, ahora tengo mayor responsabilidad, tenemos que salir adelante los dos ya que un hijo no es un juego, no es una muñeca, este (niño) tiene que comer, vestir y darle todo el amor que se merece”, dijo sonriente.
 
“Gracias a Dios tengo el apoyo de mi mamá, aunque mi padre se enojó y todavía no me habla, pero sé que algún día perdonara lo que hice”, acotó.
 
El enojo de su padre es porque ella estaba cursando el segundo año de carrera, cuando se embarazó.
 
Manifestó que sus planes son educar a su hijo que consiga lo que ella no alcanzó y que sea una gran persona, “más en estos tiempos en donde parece que la maldad se antepone al bien”.
 
“Yo le aconsejo a las jóvenes que se cuiden porque yo todavía no estaba preparada para tener marido y hay cosas que son difíciles, por ejemplo, la cuestión económica es complicada y la vida no está para llenarse de hijos”, reflexiona.
 
 

Intentan reducir índice de embarazos
 
primera dama ana de hernandezLos elevados índices de adolescentes embarazadas, ha llevado a las autoridades a adoptar capacitaciones a las jóvenes para crear conciencia entre las adolescentes.
 
En ese sentido, más de tres mil estudiantes de diferentes centros educativos de San Pedro Sula y Tegucigalpa, fueron capacitados por personal técnico de la Dirección de Juventud, en el marco del Plan Nacional de Prevención de Embarazos en Adolescentes, que impulsa la primera dama, Ana García de Hernández.
 
Estas actividades se realizan en las ciudades más importantes del país, a fin de educar en salud reproductiva a los jóvenes adolescentes para reducir las tasas de embarazos a temprana edad.
 
Algunos centros educativos, a donde ha llegado este tipo de formación son el “Soledad Fernández Cruz”, el Centro Técnico Hondureño Alemán, el Presentación Centeno, la Escuela Normal Mixta Valle de Sula y la Escuela Normal Mixta “Pedro Nufio”.
 
El mensaje central de cada charla, se basa esencialmente en la abstinencia y postergación de la iniciación de las relaciones sexuales, como el medio idóneo y más seguro para la prevención de embarazos y se involucra al alumno en el desarrollo de la misma, con el fin de que compartan sus experiencias e inquietudes.
 
En 2015 se pretende superar los seis mil 250 estudiantes capacitados a nivel nacional, se informó.
 
Honduras, segundo país con embarazos en adolescentes
 
Honduras tiene una tasa de 108 nacimientos por cada mil mujeres en el rango de 15 a 19 años, superada únicamente por Nicaragua con 109, lo que los ubica en los dos primeros lugares en Latinoamérica con la mayor tasa de embarazos en adolescentes.
 
De acuerdo al Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y Plan Internacional Honduras, el embarazo adolescente está ligado a determinantes socioeconómicas y culturales.
 
En América Latina, una tercera parte de los embarazos corresponde a menores de 18 años, y casi un 20 por ciento de éstos a niñas menores de 15 años.
 
Entre las conclusiones que se extraen del informe, destaca que los principales factores que inciden en la maternidad adolescente están asociados al hogar y destaca la falta de acceso a una educación sexual integral y a los distintos métodos de planificación familiar.
 
De acuerdo al informe Estado de Población Mundial 2012 del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), Honduras tiene una tasa de 108 nacimientos por cada 1,000 mujeres de 15 a 19 años, por delante de Venezuela (101) y Ecuador (100), pero superada únicamente por Nicaragua (109).
 
El 30 por ciento de la población de mujeres embarazadas en Honduras son menores de 18 años, según cifras de la Secretaría de Salud.
 
Los datos indican que una de cada cuatro mujeres entre 15 y 19 años ha tenido por lo menos un hijo. Los embarazos en adolescentes en la mayoría de los casos no es planeado y provoca consecuencias biológicas, sicológicas y sociales que afectan en primera instancia a la mujer y también a su hija o hijo, aseguran los expertos.
 
Entre las peores condiciones para ser madre
 
El problema de los embarazos en menores adolescentes y sus complicaciones para las jóvenes madres y para el propio sistema de salud en el país, hace que Honduras resalte también como un país que ofrece las peores condiciones para ser madres.
 
Así lo revela el último estudio de la organización no gubernamental Save the Children, acerca de las condiciones de los países del mundo para ser madres. Honduras ocupa la posición número 109.
 
El documento detalla que las mejores naciones para tener hijos en América Latina son Argentina, Cuba y Chile, en los lugares 36, 40 y 48 respectivamente.
 
Mientras que el país con peores condiciones en la región para la maternidad es Guatemala, ocupando el número 129.
 
Cabe señalar que Honduras, durante el 2014 ocupó la posición 107 y en el 2013 la 103, significa que va decayendo en esta categoría y es preciso redoblar esfuerzos para evitar problemas de salud y de vida a las jóvenes madres y a sus bebés recién nacidos.
 
spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img