El ruso Aleksander Vlasov se impone en el Giro de Emilia

Redacción deportes – El ruso Aleksander Vlasov (Astana) se ha impuesto en la 103 edición del Giro de Emilia, carrera italiana disputada este martes sobre un recorrido de 199.7 kilómetros entre las localidades de Casalecchio di Reno y San Luca.

Vlasov protagonizó una gran remontada en los últimos dos kilómetros para alcanzar al portugués Joao Almeida (Deceuninck Quick Step) y presentarse en el alto de San Luca como vencedor de la prueba, mientras que el italiano Diego Ulissi (UAE Emirates) entraba en la tercera posición.

Se trata de la tercera victoria de la temporada para Vlasov, un de las revelaciones del pelotón, con triunfos este año en el Desafío Mont Ventoux y en la Vuelta a Provenza, donde se llevó una etapa. Además hizo podio el pasado domingo en Il Lombardía, donde se impuso su compañero danés Jakob Fuglsang.

La prueba empezó con la baja del ecuatoriano Richard Carapaz, llamado con urgencia por el Ineos para unirse al grupo que debe disputar el Tour de Francia, y con posibilidades de tomar la salida el día 29 en Niza a pesar de que su objetivo inicial de la temporada es el Giro.

Sin el ganador del Giro 2019 salió disparada la prueba con una escapada de 8 corredores que incluía a Wyss (NTT), Visconti y Garosio (Vini Zabù), Walsleben (Alpecin – Fenix), Senni (Bardiani), Dopchie (Bingoal), Quiroz (Colombia – GW) y Puccioni (Work Service – Dynatek).

No se preocupó demasiado el pelotón y el grupo de candidatos, quienes habías señalado como escenario de batalla por la victoria el circuito final con 5 ascensos a la Cota de San Luca, junto al Santuario ubicado cerca de Bolonia.

La fuga llegó desgastada a por pies de San Luca, aunque resistieron Garosio y Visconti, los dos hombres del Vini Zabú, bajo la presión de grupos de persecución.

En uno de ellos marchaban los favoritos, e incluía a Ciccone, Fulgsang, Vlasov y Nibali, con 17 kilómetros por delante hasta la meta. El joven portugués Joao Ameida también asomó junto dúo de cabeza en el penúltimo ascenso, amenazante ante la voracidad de los ilustres.

Almeida llegó para intentar algo grande. El ciclista luso del Deceunink Quick Step, de 22 años, tensó a sus compañeros de cabeza y saltó en vuelo solitario hacia la victoria. Más de medio minuto parecía una renta suficiente para alcanzar la gloria con 1000 metros hasta la pancarta definitiva, pero Vlasov aceleró en busca del portugués, le alcanzó y remachó sin piedad.

Lo + Nuevo

22,260FansMe gusta
34,834SeguidoresSeguir
5,673suscriptoresSuscribirte