spot_img

El proceso de escritura de Saramago, al descubierto en Lisboa

Por:

Compartir esta noticia:

Lisboa – Investigaciones previas, borradores y otros elementos del proceso de escritura del portugués José Saramago están al descubierto desde este lunes en una exposición en Lisboa, que adentra al público en el «taller» del que salieron algunas de las obras más célebres del Nobel de Literatura.

«A Oficina de Saramago» («El taller de Saramago») fue inaugurada hoy en la Biblioteca Nacional de Portugal, donde hasta el 8 de octubre se exhibirán piezas clave de la preparación y escritura de sus obras, algunas de ellas nunca mostradas al público.

«El centro neurálgico de la exposición es la idea de que este escritor reclamaba el trabajo como un principio para la escritura, no una inspiración», cuenta en declaraciones a EFE uno de los comisarios, Carlos Reis.

Ese proceso exigía una investigación en biblioteca, consulta de libros, dibujos, pruebas, borradores que luego pasaba a limpio o listas de personajes, entre otros.

«Los escritores que escriben con seriedad obras con escenarios históricos y sociales desarrollados, complejos, tienen que hacer un trabajo de documentación muy elaborado», recuerda el comisario.

Es este proceso el que Saramago usó para libros como «Memorial del Convento», «Historia del Cerco de Lisboa» o «Alzado del Suelo».

Para este último, el novelista pasó varias semanas viviendo en la aldea de Lavre, en el Alentejo (sur), para observar a las personas, escuchar cómo hablaban o recoger nombres y apellidos de la zona, uno de los ejemplos que están reflejados en la muestra.

Reis defiende que este proceso ya era usado por los grandes escritores de la segunda mitad del siglo XIX: «Observaban, pensaban, consultaban documentos…», dice.

El propio Saramago reconocía el valor de abrir su taller al mundo: «No sólo al crítico le gustará conocer los muebles y los bastidores de la creación (…), me parece incluso que el público será quien más lo aprecie, tan desacostumbrado a meter la nariz en el taller del escritor», escribió en una carta dirigida al escritor José Rodrigues Miguéis en 1960.

Tres «bibliotecas»

La exposición se divide en tres ejes principales, a modo de «bibliotecas» que muestran el universo de Saramago: lo que antecede o alimenta la obra, el libro en sí, y la recepción y la consagración del escritor.

Se trata de una «narrativa» que documenta el paso de la época en la que Saramago era traductor y trabajaba en una editorial a otra posterior en la que fue reconocido como gran novelista, cuenta Reis.

La exposición acaba con un «final simbólico» de esa consagración: el diploma del Premio Nobel de Literatura con el que fue galardonado en 1998, el único atribuido a un escritor portugués.

Traducciones de sus libros, estudios e investigaciones en torno a su obra también tienen presencia en la exposición, que, junto a Reis, cuenta además con Sara Grünhagen como comisaria.

La muestra forma parte de las conmemoraciones del centenario de Saramago (1922-2010), que se extenderán hasta el 16 de noviembre, fecha en la que se cumple un siglo del nacimiento del escritor.

En la inauguración estuvieron presentes el presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, y el ministro de Cultura, Pedro Adão e Silva.

Tras Lisboa, la exposición sobre el «taller» de escritura del Nobel llegará a la Biblioteca Nacional de España, en Madrid, donde está previsto que abra sus puertas el 8 de noviembre. AG

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_imgspot_img