El primer fiscal general afroamericano de EEUU, Eric Holder, deja el cargo

Washington.- El fiscal general de Estados Unidos, Eric Holder, el primer afroamericano en ocupar ese cargo, anunció hoy su dimisión, lo que deja al presidente Barack Obama sin uno de sus colaboradores más cercanos en el gobierno.

Tras casi seis años en el puesto y ser uno de los miembros originales del gabinete presidencial iniciado por Obama cuando llegó a la Casa Blanca en 2009, Holder deja la Administración siendo uno de los rostros más conocidos y tras haber sobrevivido las enormes tensiones que conlleva encabezar el Departamento de Justicia.

En la ceremonia formal, Obama agradeció a Holder su «profunda fidelidad al país» y calificó su salida del Gobierno de «agridulce», después de hacer un amplio relato de sus logros.

Aunque Holder, de 63 años, ya había dado a entender su intención de abandonar la Fiscalía General antes de acabar el año, la noticia no dejó de ser una sorpresa, especialmente por su estrecha relación con Obama.

«(El fiscal general) ha discutido sus planes personalmente con el presidente en múltiples ocasiones en los últimos meses, y concluyó sus planes de salida con una conversación de una hora con el presidente en la Casa Blanca durante el fin de semana de Labor Day (el primero de septiembre)», explicó a Efe un funcionario del Departamento de Justicia.

Precisamente, el presidente regresó de Nueva York, donde estos días ha participado en la Asamblea General de las Naciones Unidas, para encabezar el acto formal de renuncia del fiscal general.

Un portavoz de la Casa Blanca que pidió el anonimato destacó en una breve nota el «legado histórico a la hora de asegurar los derechos civiles y restaurar la justicia en el sistema judicial penal» de Holder.

El abogado culmina así una dilatada carrera de 26 años en el Departamento de Justicia, en la que ha pasado por casi todos los escalones, hasta ser nombrado en 1997 fiscal general adjunto bajo la presidencia del demócrata Bill Clinton y finalmente en 2009 convertirse en el primer afroamericano al frente del departamento.

Ha sido, además, uno de los fiscales generales de la historia de EE.UU. que más tiempo han permanecido en el cargo.

Con la salida de Holder solo quedan dos miembros del gabinete original del presidente de 2009: el secretario de Educación, Arne Duncan, y el secretario de Agricultura, Tom Vilsack.

Por su parte, el todavía fiscal general, ya que se comprometió a mantenerse en el cargo hasta que se nombre un reemplazo, destacó el profundo «honor» que significa haber estado al frente del Departamento de Justicia.

«Nunca dejaré el trabajo. Continuaré encontrando maneras de servir», afirmó en un breve discurso en el que tuvo que ceder a la emoción al recordar a sus padres.

Asimismo, Holder subrayó sentirse «orgulloso de llamar amigo» al presidente Obama.

El Departamento de Justicia ha estado en el centro de numerosos frentes abiertos por la Administración Obama.

Entre ellos, las multimillonarias multas a gigantes de Wall Street por su papel en la comercialización de las hipotecas basura o la polémica por el programa «Fast and Furious» de rastreo de armas que acabaron en manos de bandas de narcotraficantes mexicanos.

Por su parte, la Casa Blanca mencionó como algunos de sus logros la «protección de los derechos de la comunidad de homosexuales y transexuales, el exitoso enjuiciamiento de terroristas y su lucha sin descanso por los derechos al voto».

Holder ha tenido también una especial implicación en los casos que han tenido connotaciones raciales.

Recientemente fue el representante del gobierno encargado de viajar a Ferguson (Misuri), escenario de disturbios después de que un policía blanco matase a Michael Brown, un adolescente negro desarmado, para tratar de rebajar las tensiones y prometer una investigación federal.

La Casa Blanca indicó hoy que Obama aún no ha decidido quién puede ser el sucesor de Holder, que continuará en sus funciones hasta que se designe un sustituto.

No obstante, ya han comenzado a sonar nombres de posibles sucesores como el actual procurador general Donald Verrilli o el fiscal del Distrito de Manhattan (Nueva York) Preet Bharara.

Los republicanos creen que el fiscal general
de EEUU debía haber dimitido antes

El presidente del Comité Nacional Republicano, Reince Priebus, afirmó hoy que el fiscal general de EEUU, Eric Holder, perdió «hace años» la confianza de los estadounidenses y su dimisión debería haberse producido antes.

«Como muchos republicanos, he pedido en varias ocasiones la dimisión de Eric Holder. Él perdió hace años la confianza de los ciudadanos. Su salida se ha retrasado», destacó hoy en un comunicado el líder del Comité Nacional Republicano.

Priebus cree que, durante sus casi seis años de mandato, Holder ha «politizado» de forma «inexcusable» el Departamento de Justicia y ha manejado los asuntos de su cartera de manera «inaceptable».

El líder republicano citó el escándalo de la operación «Rápido y Furioso» (2009), por la que se introdujeron cientos de armas en México para seguir la pista a los narcotraficantes, un plan que resultó un fiasco debido a que se perdió el rastro al armamento y del que Holder dijo no haber sido informado.

Este fue uno de los momentos más difíciles del mandato de Holder desde su nombramiento en febrero de 2009, e hizo que los republicanos ya reclamaran su dimisión.

«Al igual que el presidente que lo nombró -en referencia a Barack Obama-, Holder ha hecho caso omiso demasiado a menudo de la Constitución», subrayó Priebus.

En su opinión, el dimisionario permitió que el Gobierno de Obama «excediera los límites de su poder».

Los estadounidenses, agregó, «merecen un fiscal general que respete la Constitución, entienda los límites de poder del presidente y pueda dirigir el Departamento de Justicia».

Holder, que se mantendrá al frente del Departamento de Justicia hasta que se designe un sucesor, es el primer afroamericano en ocupar el puesto de fiscal general y uno los colaboradores más cercanos al presidente en el Gobierno.

Lo + Nuevo

22,583FansMe gusta
34,834SeguidoresSeguir
5,673suscriptoresSuscribirte