El Museo Latinoamericano en EE.UU., una «deuda pendiente» con los hispanos Alex Segura Lozano

Washington.– El papel que jugó el general español Bernardo de Gálvez en la Guerra de Independencia de EE.UU. (1775-1783) o la ingeniosa aportación del cubano Desiderio Arnaz a la producción televisiva son solo dos de los ejemplos que se quieren honrar en un futuro museo sobre cultura hispana en Washington.

Para reivindicar la importancia de los hispanos en la historia estadounidense, los Amigos del Museo Nacional Latinoamericano (FNMAL, en inglés) llevan más de una década presionando al Congreso y a la Casa Blanca para que aprueben una ley que autorice la implantación del mismo.

«Con este museo tenemos dos objetivos: que la sociedad de EE.UU. reconozca la amplia contribución hispana en el país y que la comunidad latina entienda que tenemos una historia muy productiva de la que debemos sentirnos orgullosos», dijo a Efe el presidente de FNMAL, Danny Vargas.

Además de reivindicar la memoria de personajes ampliamente conocidos, como el del líder de los derechos de los trabajadores agrícolas César Chávez (1927-1993), que da nombre a numerosas calles y plazas a lo largo del suelo estadounidense, FNMAL pretende acentuar historias menos conocidas protagonizadas por hispanos.

Este es el caso del general de Gálvez, que fue también gobernador de las colonias de Luisiana y de Cuba, y que tuvo un rol «determinante y poco conocido», según Vargas, en la guerra de Independencia de EE.UU.

Su destacada participación en la Batalla de Pensacola contra Inglaterra en 1781, favoreciendo los intereses de los colonos estadounidenses en su lucha por la independencia, fue una de sus contribuciones más destacadas.

«Sin él, probablemente el general George Washington (luego primer presidente de EE.UU.) no hubiera tenido éxito y ahora estaríamos hablando con acento británico y bajo la Corona de Londres», sentenció Vargas.

Otra de las centenares de aportaciones que el Museo Latinoamericano pretende dar voz es la de «Desi» Arnaz, un actor, músico y productor cubano que fue protagonista en la reconocida serie de televisión «I Love Lucy» en la década de los años 50 del siglo pasado.

Aparte de su prolífica carrera como actor, Arnaz pasó a la historia por idear el concepto de usar tres cámaras de televisión en rodajes y programas, una técnica utilizada mundialmente hoy en día.

Uno de los fundadores de FNMAL, Estuardo Rodríguez, considera en declaraciones a Efe que la creación de este museo es una «deuda pendiente» con la comunidad latina de EE.UU., que cuenta con centros dedicados a otras minorías como el Museo del Indioamericano y el Museo del Afroamericano en la capital del país.

Es por eso que los esfuerzos para conseguir un lugar para este museo en el National Mall, la zona de la capital que va desde el Monumento a Washington hasta el Capitolio nacional, se han incrementado en las últimas semanas.

El objetivo de la organización, de hecho, es que la Cámara de Representantes y el Senado puedan aprobar el proyecto de ley que autoriza a la institución cultural Smithsonian iniciar la formación del Museo Latinoamericano antes del próximo 20 de enero de 2019.

Esa fecha es significativa porque es el día que la primera latina en llegar al Congreso, la republicana Illeana Ros-Lehtinen, representante por Florida y que apoya la iniciativa del museo, se jubilará después de 38 años en la Cámara Baja.

A día de hoy, el proyecto cuenta con el apoyo de más de 40 legisladores en la Cámara de Representantes, una cifra insuficiente para alcanzar los 218 votos que se necesitan para abrir el debate.

En el Senado, donde cuentan con el visto bueno de unos 15 senadores, son obligatorios 60.

Uno de los mayores valedores de la propuesta legislativa, el senador demócrata Bob Menéndez, señaló a Efe que ahora es «más importante que nunca» tener un museo nacional que conmemore las contribuciones de los hispanos a la historia de Estados Unidos.

«En momentos en que la comunidad latina se ve bajo ataque por un presidente que busca silenciar nuestras voces y negar la fortaleza que representa nuestra diversidad como país, (este proyecto) es más importante que nunca», sentenció al respecto Menéndez, hijo de cubanos que emigraron a Nueva York.

Más allá del apoyo del Congreso, la propuesta necesita la firma del presidente estadounidense, Donald Trump, para finalmente tener un espacio en Washington que recuerde a las generaciones futuras la contribución de la comunidad latina en EE.UU. 

Lo + Nuevo

22,640FansMe gusta
34,834SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte