spot_imgspot_img

El Gobierno de Nicaragua busca entendimiento con EEUU tras las sanciones

Managua – El Gobierno del presidente Daniel Ortega busca un entendimiento con el de Estados Unidos tras las sanciones individuales impuestas por la Administración de Donald Trump a allegados del mandatario nicaragüense, incluidos su esposa, uno de sus hijos y su consuegro.

El Ejecutivo de Ortega hizo suya una carta que el obispo de la diócesis nicaragüense de León, Simeón Pereira y Castellón, envió en 1912 al cardenal James Gibbons, de Baltimore, EEUU, en la que aboga por un entendimiento entre ambos países, cuyos fragmentos fueron divulgados este sábado por el Gobierno de Managua.

En esa carta, el obispo nicaragüense considera ventajoso «que haya un entendimiento en nuestra patria y la nación estadounidense».

En tanto, Ortega dijo en un acto anoche, en el que conmemoró el 140º aniversario del natalicio y el 107º del fallecimiento del héroe nacional, el general Benjamín Zeledón, quien luchó a inicios del siglo XX contra tropas estadounidenses y murió en combate, que los sandinistas siempre han tenido esa posición.

Aseguró que cuando triunfó la revolución sandinista, el 19 de julio de 1979, la postura de la nueva Junta de Gobierno fue la de tener buenas relaciones con Washington.

«En el mes de septiembre (de 1979) fuimos a Washington, fuimos a la Casa Blanca, nos reunimos allí con el presidente (Jimmy) Carter, porque queríamos buenas relaciones con los Estados Unidos, de respeto, buenas relaciones de respeto, porque cuando son de sumisión, ya no son buenas relaciones», señaló.

Ortega, quien leyó en ese acto parte de la carta del obispo Pereira y Castellón, retomó el planteamiento del religioso en el sentido de que un entendimiento debe ser «siempre sobre la base de la equidad y de los mutuos intereses».

«Estas palabras del obispo las hacemos nuestras en estos momentos, y se lo decimos a los Estados Unidos, se lo decimos a sus gobernantes», remarcó Ortega.

A juicio del mandatario nicaragüense, EEUU está lanzando, sin embargo, «zarpazos por todos lados», porque, entre otras cosas, «desgraciadamente hay una corriente racista gobernando Estados Unidos, que maldice en primer lugar a los mesoamericanos, a los hermanos mexicanos, a los guatemaltecos, salvadoreños, hondureños, a todos».

En ese sentido, Ortega criticó las sanciones impuestas contra su círculo de poder en el marco de la crisis social y política que vive Nicaragua desde abril de 2018.

«Con agresiones, con intervenciones, con amenazas, con sanciones, ¿qué respeto se va a ganar?», preguntó.

El 20 de diciembre pasado, el presidente estadounidense firmó la «Nica Act», que impone sanciones individuales a miembros del Gobierno de Ortega, además de limitar el acceso de Nicaragua a préstamos internacionales como los del Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo.

El Departamento del Tesoro de EEUU ha sancionado a la esposa de Ortega y vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo; así como a su consuegro y jefe de la Policía Nacional, Francisco Díaz, y a Laureano Ortega Murillo, uno de los hijos de la pareja presidencial, entre otros, por corrupción y violación de los derechos humanos.

Desde abril de 2018, Nicaragua vive una crisis sociopolítica que ha dejado al menos 328 muertos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, aunque organismos locales elevan la cifra a 651, mientras el Gobierno solo reconoce 200 y denuncia un supuesto intento de golpe de Estado. EFE

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_img
23,127FansMe gusta
37,798SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img