spot_img

El gobierno conservador de España sufre un batacazo electoral

Madrid – El mapa político de España ha sufrido un cambio drástico tras las  elecciones municipales y  regionales del domingo, donde los partidos de izquierda han infligido una humillante derrota al Partido Popular (PP), de centro derecha, que gobierna el país.

Mariano-RajoyEl  batacazo electoral que ha sufrido el partido del Presidente del Gobierno,  Mariano Rajoy, podría interpretarse como  un voto de castigo por los fuertes recortes derivados de la crisis económica y, sobre todo, por la corrupción a todos los niveles.

El PP ha perdido casi dos millones y medio de votantes y aunque haya sido el partido más votado, no tendrá mayorías absolutas para gobernar en las principales ciudades y gobiernos autonómicos regionales, debido a la unión de partidos de izquierda.

En Madrid,  el PP  ha perdido la mayoría absoluta que había venido  gozando desde hace años y lo más probable es que la candidata Manuela Carmena, apoyada por el partido de extrema izquierda “Podemos”, sea  la próxima alcaldesa de la capital en detrimento de Esperanza Aguirre, que a pesar de haber ganado la elección, no cuenta con los concejales suficientes.

por-madrid

En Barcelona, Ada Colau, apoyada también por “Podemos”, podría ser la próxima alcaldesa de la segunda ciudad de España al derrotar sorprendentemente al actual alcalde, Xavier Trías, del partido catalanista CIU, que pregona la independencia de Cataluña.

Lo que ha pasado en estas elecciones podría ser un barómetro de lo que podría ocurrir en las próximas elecciones generales de noviembre o diciembre, donde el partido de Rajoy podría perder el poder si sigue esta tendencia de darle un voto de castigo.

Buena parte de los analistas coinciden en que estas elecciones locales han sido más que todo un voto en contra del gobierno de Rajoy, más que uno a favor de los partidos de izquierda.

PSOEEl tradicional Partido Socialista (PSOE) no ha salido tan beneficiado de esta nueva tendencia, pero si será imprescindible su voto para gobernar en muchas ciudades y autonomías regionales.

El gran triunfador de esta jornada electoral ha  sido  “Podemos”, un partido de extrema izquierda que no existía hace dos años y que se ha comido completamente a Izquierda Unida (IU), de ideología comunista.

Este nuevo partido ha sabido capitalizar la indignación de los españoles antes los drásticos recortes económicos que han sufrido para poder salir de la reciente crisis, del galopante paro laboral  y por la  corrupción generalizada entre los altos funcionarios del PP.

No han servido las críticas de que los jóvenes dirigentes de “Podemos” tienen vinculaciones con la Venezuela chavista, de la que han sido asesores,  para frenar el empuje de esta nueva agrupación política.

Otro triunfador ha sido “Ciudadanos”, un nuevo partido de centro, que va a ser clave para que el PP o el PSOE puedan gobernar en varias ciudades y gobiernos regionales. El fulminante ascenso de “Ciudadanos” ha sido a costa del derrumbe del partido UPyD, también de tendencia centrista.

urnas-españa

Otra lectura que se da a estas elecciones es que representan el fin del bipartidismo que han venido disfrutando desde hace años, tanto el PP como el PSOE, ante la irrupción de nuevas agrupaciones como “Podemos” y “Ciudadanos”.

También pone en duda el  futuro liderazgo de Marian Rajoy en el PP, cuyo partido tendrá ahora  que replantearse su estrategia ante las próximas elecciones generales de fin de año. Las elecciones del domingo les habrán metido miedo en el cuerpo. Y no es para menos.

Compartir

spot_img
spot_img
spot_img

Más noticias

spot_imgspot_img