Ciudad del Vaticano.- El llamado «G8 vaticano», como se llama el Consejo de los ocho cardenales nombrados por el papa Francisco para ayudarle en su reforma de la Curia, siguió hoy con el análisis de los diferentes dicasterios, en ausencia del pontífice, que se encontraba en la audiencia general de los miércoles.
 

Según una nota de la oficina de prensa de la Santa Sede, los encuentros de la tarde de ayer y la mañana de hoy se han desarrollado en un clima de «gran serenidad y en un ambiente abierto y cordial entre todos los participantes».

El consejo cardenalicio para la reforma de la Curia romana por orden de Francisco se reúne en una sesión por la mañana y otra por la tarde con la participación del papa aunque, según destaca la Santa Sede, el pontífice hoy no ha podido acudir a la sesión matinal.

Además y tal como anticipó la mañana de ayer el Vaticano, el nuevo Secretario de Estado, Pietro Parolin, fue invitado a la reunión para recibir la felicitación de los cardenales presentes por su nuevo encargo y como primer contacto para «una buena colaboración para el servicio al Santo Padre en el gobierno de la Iglesia».

El Vaticano mantiene que, pese a la ausencia del Papa en la reunión de hoy, «los trabajos han proseguido con regularidad para estudiar sucesivamente los diferentes dicasterios de la Curia romana, entre ellos el de la Causa de los Santos, la Educación Católica o la Evangelización de los Pueblos».

Además, la Santa Sede afirma que «es posible que en el curso de los próximos días se pueda completar un primer tramo de consideraciones sobre las congregaciones» para que, posteriormente, sea estudiado por el Consejo Pontificio y por los propios dicasterios.

«Hace falta además destacar que se trata de una primera consideración que, naturalmente, deberá después se estudiada en el ámbito de una posterior consideración más compleja», aclaró la nota de prensa.

Se trata de la segunda ronda de reuniones de este «G8 vaticano», después de la inicial del 1, 2 y 3 de octubre, tras la que los cardenales concluyeron en la necesidad de «no simplemente actualizar con pequeños retoques» la Constitución Apostólica «Pastor Bonus», que recoge el funcionamiento de la Curia, «sino redactar una nueva con novedades consistentes».

El «G8» del Vaticano está formado por los cardenales Giuseppe Bertello, Francisco Javier Errázuriz Ossa, Oswald Gracias, Reinhard Marx, Laurent Monsengwo Pasinya, Sean Patrick O’Malley, George Pell y Andrés Rodríguez Maradiaga, aunque el Papa se reservó la posibilidad de variar su número en el futuro.