El COVID se ensaña en Olancho

Tegucigalpa – La cantidad de contagios y letalidad por el COVID-19 en Olancho, el departamento más grande de Honduras genera preocupación en actores del sistema sanitario que coinciden en poner atención en esta zona del país para no lamentar situaciones dramáticas.

Las autoridades locales y regionales han vuelto a mostrar su preocupación y aunque reconocen que el gobierno les ha proporcionado asistencia, demandan de una mayor contención y mecanismos para poder trasladar a los contagiados, que en muchos casos provienen de zonas remotas, desde las cuales les es difícil salir y llegar al único hospital del departamento ubicado en Juticalpa y sin capacidad para atender adecuadamente la pandemia.

La zona de Culmí y la región habitada por los Pech y otros municipios con comunidades distantes, desde las que se debe navegar para poder salir hacia las zonas donde pueden recibir asistencia sanitaria, son de especial preocupación de los líderes locales y de los expertos sanitarios.

Durante las últimas 72 horas el departamento de Olancho registró 45 nuevos casos

Con una extensión territorial de 24 mil 038 kilómetros cuadrados y compuesto por 23 municipios, su capital Juticalpa es el municipio más grande de Centroamérica. Su actividad económica se basa en la agricultura, la ganadería con cría de ganado vacuno, porcino y equino y la explotación de madera, rubro para el que posee grandes aserraderos en todo el departamento.

Olancho se ubica entre los cuatro departamentos con más muertos por coronavirus, solo superado por Cortés con 753, Francisco Morazán con 619 y Atlántida 127.

De los dos mil 380 fallecidos que reporta Honduras, Olancho registra 109 personas fallecidas lo que representa una letalidad del 4.6 por ciento.

Asimismo, las autoridades sanitarias registran mil 796 personas contagiadas y 767 recuperados.

Durante las últimas 72 horas el departamento de Olancho registró 45 nuevos casos, entre ellos el martes 2 casos , el miércoles 6 casos y el jueves 37 casos.

Olancho se puede complicar

Olancho se ubica entre los cuatro departamentos con más muertos por coronavirus, solo superado por Cortés con 753, Francisco Morazán con 619 y Atlántida 127.

El infectólogo Kenneth Rodríguez llamó a las autoridades sanitarias a prestar mucha atención al departamento de Olancho porque la situación podría complicarse en los próximos días.

Mencionó que el porcentaje de letalidad en Olancho, con base a las estadísticas oficiales de Sinager, es de 35 por ciento, “por lo tanto recomiendo como epidemiólogo poner mucha atención a la epidemia en este departamento”.

Kenneth Rodríguez.

Citó que Olancho es uno de los departamentos más vastos y de los más productivos del país, por lo que si siguen estos niveles de contagios de COVID “la situación podría descontrolarse y desbordar el sistema de salud”.

Rodríguez, un reputado especialista en su área, especificó que por las largas distancias es muy probable que las personas con el virus estén optando por quedarse en sus casas para hacer un cuidado personal sin la atención médica profesional, lo que constituye un riesgo para sus vidas.

“La recomendación a las autoridades es que pongan atención a lo que sucede en el departamento de Olancho porque esto se puede ir replicando”, reiteró el galeno.

Comparó que en Olancho puede pasar lo que ocurrió en Islas de la Bahía, donde se dispararon los casos de la COVID-19.

Silencio epidemiológico en Olancho

Doctora Karla Pavón

A juicio de la doctora Karla Pavón, jefa de Vigilancia de la Secretaría de Salud, los casos han venido en ascenso y donde se requiere incremento es en la aplicación de pruebas para poder detectar el COVID-19 para que haya un mejor panorama epidemiológico en la zona.

Según cifras oficiales del Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager), el departamento de Olancho registra 1 mil 793 contagios y 109 decesos en 38 semanas de pandemia.

El municipio más afectado de este departamento es Juticalpa, donde se contabilizan cerca de un millar de contagios (917) y 109 decesos en la semana 38 de la pandemia. “Entonces entre más casos tengamos, habrá más muertes”, comentó.

Según la experta en epidemiología, Olancho se vio afectado en el inicio de la pandemia “porque hubo un silencio epidemiológico, así llamamos cuando en un lugar no se identificaron ni se reportaron los casos a falta de aplicación de pruebas”.

Otro factor que influye en el incremento de los contagios en este departamento -dijo Pavón-, fue el reinicio de la economía, en especial por la falta de cumplimiento a las medidas de bioseguridad de la población.

Incrementar pruebas y medidas de bioseguridad

Las personas tienen que buscar asistencia médica oportuna

En ese sentido, consideró que es necesario una estrategia de contención contra el padecimiento “y cuando hablamos de contención no estamos diciendo que se tiene que cerrar, sino que quienes estén positivos de COVID puedan tener un completo confinamiento”.

“Las personas tienen que buscar asistencia médica oportuna y de parte de las autoridades de salud, salir para identificar los casos y darles el tratamiento como corresponde; muchos están hablando de una segunda oleada, cuando ni siquiera hemos salido de la primera”, agregó.

Asimismo, advirtió que no se puede decir que terminó el contagio de COVID en Honduras, solo por la disminución de casos que hubo en los departamentos de Cortés y Francisco Morazán, los dos más afectados por la pandemia en el país.

Intervención inmediata

Doctor Carlos Umaña

En comunicación con Proceso Digital, el doctor Carlos Umaña sugirió que las autoridades sanitarias deben intervenir de manera inmediata el departamento de Olancho mediante fortalecimiento de los hospitales y centros de triajes como la realización de brigadas de respuesta rápida.

“Si no se hace una intervención estilo Roatán con brigadas de respuesta rápida, fortalecer los hospitales y centros de triajes, se les va a ir de las manos”, dijo.

Enfatizó que con la intervención inmediata consiste en realizar cercos epidemiológicos para aislar a los asintomáticos y definir de donde procedan los casos.

Señaló que los casos en Olancho van en aumento con alta posibilidad de sobrepasar la capacidad de atención de los centros hospitalarios.

Curva sigue en ascenso

El problema no es la apertura de la economía, el problema es la movilidad sin las medidas de bioseguridad

La doctora Karla Pavón agregó que aún la curva de contagio va en ascenso en el país y que solo basta con incrementar la cantidad de pruebas para conocer datos más precisos de la pandemia “recordemos que hay mayor movilidad y de eso depende la transmisión del virus”.

Pavón terminó diciendo que en Honduras no se ha contagiado ni siquiera el 3 por ciento de la población y que a la fecha se han realizado 183 mil 299 pruebas procesadas, de estas pruebas 78 mil 598 son positivas “el panorama no es nada alentador”, dijo.

“El problema no es la apertura de la economía, el problema es la movilidad sin las medidas de bioseguridad”, concluyó. (PD)

Lo + Nuevo

22,613FansMe gusta
34,834SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte