spot_img

El contexto de los ataques del presidente de México contra España: ¿Qué pretende y por qué precisamente ahora?

Por:

Compartir esta noticia:

Análisis de Alberto García Marrder – Especial para Proceso Digital

Andrés Manuel López Obrador (conocido como AMLO) tiene una forma peculiar de gobernar como un presidente populista de México: cada mañana en días laborables tiene una especie de rueda de prensa que le llaman “las mañaneras”, por las que marca la agenda política del día y los titulares de la prensa.

Viene usando últimamente estas “mañaneras” para criticar de una forma despiadada a España por, entre otras cosas, por la “cruel” conquista de México, y a las empresas españolas que, según él, están “saqueando” al país.

España es el segundo inversor en México, por encima de los 80,000 millones de dólares, sólo detrás de Estados Unidos. Y hay cerca de 7,000 empresas españolas en el país que dan trabajo a unos 300,000 mexicanos. Y viven en México más de 175,000 españoles.

López Obrador, en una forma muy hostil, no se anduvo por las ramas y citó específicamente, sin ofrecer pruebas, a las multinacionales españolas Iberdrola (electricidad), Repsol (petroquímica), BBVA (banca) y OHL (construcción).

Hay que buscar un contexto para explicar el porqué de las actuales críticas de AMLO a un país donde gobierna también la izquierda como en el suyo.

Primero anunció que habría que poner una “pausa” a las relaciones con España, especialmente para que las empresas españolas dejen de “saquear” al país.

Veinticuatro horas después y alarmado por las reacciones en Madrid, aclaró en su “mañanera” diaria que solo había dicho “que íbamos a tener una pausa, que vamos a serenar la relación con España…pero no hablé de ruptura”.

Sus primeras palabras son muy serias. Tanto que el prestigioso escritor y periodista mexicano Jorge Zepeda Patterson escribió en su columna semanal en el diario madrileño “EL País” que en boca de un Jefe de Estado darían lugar, por lo menos, a un rompimiento de relaciones entre los dos países.

”Pero en palabras del presidente mexicano, que improvisa dos horas diarias sobre todo y cualquier tema, constituyen más bien la expresión de un estado de ánimo…”, trata de explicar Patterson la naturaleza de las “mañaneras”.

Antes de ser elegido presidente en el 2018, él era, según sus propias palabras, “un mestizo y con mucho orgullo” de sus raíces españolas. Su abuelo materno, José Obrador, fue un inmigrante español de Cantabria que cruzó el “charco” a los 14 años.

Hay una razón por sus críticas a Iberdrola y Repsol. Lo relata muy bien Pablo Sánchez Olmos en el diario “El Mundo” de Madrid: “El presidente ha situado en el centro de la diana a Iberdrola y Repsol, a las que pretende arrebatar cuota de mercado en el país (actualmente más de un 20 por ciento) con la reforma energética que está ahora en tramitación en el congreso mexicano.

“Con esta medida, busca priorizar la generación de electricidad a través de empresas estatales en detrimento de las privadas, lo que afectará a las compañías españolas”, señala el autor.

No es de extrañar que le hubiera enviado una carta al Rey de España, Felipe VI, pidiéndole que pidiera disculpas a los mexicanos por la “masacre” de la conquista de México de hace 500 años.

La conquista de México. El conquistador español Hernán Cortes entra en Tenochititlan, la sede del imperio azteca, en 1521. (Ilustración de autor desconocido – Wikimedia-Libertad Digital).

El gobierno español no sabe qué hacer con las extravagantes exigencias de AMLO y no ha pedido- hasta ahora- la retirada de su embajador en el DF.

Y sobre su queja de la conquista de México, contestó que no había que pedir disculpas de nada y rechazó “tajantemente” sus palabras contra las empresas españolas, pidiendo un mayor respeto mutuo.

(López Obrador, muy resentido, dijo un mes después: “Enviamos una carta [al Rey de España] de manera respetuosa y ni siquiera tuvieron la delicadeza de responderla. Les faltó humildad”.

La prensa española ha sacado a relucir que las “mañaneras” de AMLO se parecen mucho al programa “Aló Presidente” del ex mandatario populista venezolano Hugo Chávez.

El líder venezolano Hugo Chavez en uno de sus programas «·Aló Presidente» de los domingos y que duraba varias horas. ( Foto EFE).

”Al pendejo, ni caso”, titula Carlos  Herrera (el rey de la radio matutina  en Madrid) en su columna en el diario español ABC, al insistir que las palabras de López Obrador son  consideradas como un conflicto fantasma, “que  nadie toma en serio”.

“López Obrador ataca a España para tapar sus vergüenzas”, titula una columna de Erika Pinzón Rodríguez en el periódico digital “El Español” de Madrid.

López Obrador, que tiene ahora 68 años, siempre acude a criticar a España o a la prensa de su país como una táctica para desviar la atención de sus problemas internos, que son muchos:  

1-  Una creciente violencia en todo el país. Y en eso se incluyen los asesinatos de periodistas, cinco en lo que va del año y 150 desde el 2000.

2-  Un conflicto de intereses y de supuesta corrupción: La revelación periodística de que su hijo mayor José Ramón López Beltrán, vive en una lujosa casa en Houston (Texas), propiedad de un alto directivo de la petrolera Baker Hughes. Esta tiene un contrato con la empresa estatal PEMEX para construir una refinería en Tabasco.

El presidente de México con su hijo mayor de su primer matrimonio, José Ramón López  Beltrán- (Foto captada en Facebook).

3-  Una continua baja de popularidad, un 8 por ciento menos en enero, en apenas un mes.

4-  Un pésimo control de la epidemia del Covid-19.

La lujosa vivienda en Houston (Texas) donde vivía José Ramón López Beltrán, el hijo mayor del presidente de México, con su esposa, Carolyn Adams. ( Foto «Investigaciones de Mexicanos contra la corrupción y la impunidad»-Latinus)..
spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_imgspot_img