spot_imgspot_img

EEUU vive su peor tragedia reciente con el tiroteo que dejó 20 niños muertos

Newtown (EE.UU.) – Un total de 27 personas murieron hoy, 20 de ellas niños, en un tiroteo en una escuela primaria de la ciudad estadounidense de Newtown, en la peor matanza de este tipo en varios años en Estados Unidos.
 

El presidente estadounidense, Barack Obama, pidió unidad nacional para tomar medidas que eviten la repetición de tragedias como ésta, en medio de numerosas peticiones para aumentar el control a la venta de armas ante los tiroteos masivos que ocurren periódicamente en el país.

El tiroteo ocurrió hacia las 09:40 de la mañana hora local (14:40 GMT), poco después del comienzo de las clases, en la escuela primaria Sandy Hook de Newtown (Connecticut), una ciudad de 27.000 habitantes del noreste de EE.UU. ubicada a algo más de 100 kilómetros de Nueva York.

Un portavoz policial, el teniente Paul Vance, de la policía estatal de Connecticut, confirmó en una serie de ruedas de prensa durante la tarde y la noche que en el colegio murieron en total 18 niños, así como seis adultos y el presunto autor del tiroteo.

Otros dos niños fallecieron en el hospital y otro adulto fue encontrado muerto en una «escena secundaria», en un lugar no identificado, lo que eleva el total de muertos a 28.

Todos los niños fallecidos tienen edades comprendidas entre 5 y 10 años.

El autor ha sido identificado por los medios de comunicación (pero no oficialmente) como Adam Lanza, de 20 años, quien podría haber matado anteriormente en su casa a su propia madre, Nancy Lanza, que era maestra en esa escuela, antes de acudir al colegio para perpetrar la matanza.

Los medios señalaron erróneamente al principio que el autor sería Ryan Lanza, de 24 años y hermano mayor, pero éste último reside en Hoboken (Nueva Jersey) donde está siendo interrogado por la policía, aunque por ahora no se le considera relacionado con la matanza.

El autor, equipado con ropa negra y una chaqueta de camuflaje, entró a pesar de que la escuela había implementado recientemente un nuevo sistema de seguridad y restricción de acceso.

Según indicaron testigos, la directora de la escuela, Dawn Hochsprung, la subdirectora y la psicóloga del centro interrumpieron una reunión al oír los primeros disparos y se dirigieron a la zona donde estaba el atacante, pero solo la subdirectora volvió, con heridas en una pierna y un pie.

La subdirectora fue la única víctima que solo sufrió heridas, por lo que se cree que el autor actuó con sangre fría buscando matar al mayor número posible de personas.

Las autoridades encontraron muerta en una vivienda de Newtown a otra persona, cuya identidad no se ha confirmado oficialmente aunque algunas filtraciones a la prensa apuntan a que sería Nancy Lanza, quien tenía registradas a su nombre varias armas de fuego.

Connecticut, no exige permisos para poseer armas


El estado de Connecticut no exige ningún tipo de permiso oficial para poseer rifles o pistolas, y sólo requiere que el poseedor sea mayor de 21 años.

Asimismo, las leyes estatales tampoco piden ningún permiso especial para comprar rifles o escopetas, aunque sí para adquirir pistolas, y, como en muchos otros estados de EE.UU., no existe en el estado un registro completo de las armas que poseen los civiles.

La Segunda Enmienda de la Constitución consagra el derecho de los estadounidenses a la tenencia de armas y el Tribunal Supremo siempre ha fallado a favor frente a los intentos de algunos estados y ciudades por limitarlo.

Ello contribuye a que Estados Unidos sea el país del mundo con más civiles en posesión de armas, con entre 270 y 300 millones en manos privadas, según las Naciones Unidas, una cifra que la Asociación Nacional del Rifle eleva a más de 300 millones.

En cuanto al debate político, el presidente de EE.UU., Barack Obama, mantuvo durante su primer mandato un notable silencio sobre esta cuestión, y en septiembre de 2008, antes de ganar la Presidencia por vez primera, prometió a los ciudadanos: «No voy a quitarles las armas».

De hecho, el presidente demócrata firmó en 2009 una ley que amplió el derecho para poseer armas en los parques nacionales.

Un 73 % de los estadounidenses se mostraba a finales de 2011 en contra de que se prohibiera la posesión de armas de fuego en el país a los ciudadanos que no sean miembros de la policía o tengan una autorización especial, según una encuesta de Gallup.

El estudio también destacó que el 26 % favorable a prohibir la posesión de armas marcó un récord mínimo en 2011, puesto que veinte años atrás la opinión favorable a la prohibición era del 41 %.

El autor llegó al lugar de la matanza con tres armas semiautomáticas, dos pistolas y un fusil.

El tiroteo duró unos pocos minutos y ocurrió en un pasillo y dos aulas de clase de la escuela generando escenas de pánico en un centro con entre 600 y 700 alumnos. El autor realizó aproximadamente un centenar de disparos.
La policía envió rápidamente a un importante números de unidades a la escuela, pero el tiroteo ya había terminado y no pudieron hacer nada, excepto comprobar que no había más atacantes mientras trataban de sacar de forma segura a los demás niños.

Al conocer que se había producido un tiroteo en la escuela muchos padres llegaron a toda prisa para encontrarse con el edificio rodeado por policías buscando a otros posibles pistoleros.

«Oímos muchos golpes y gritos», explicó una niña poco antes de que sus padres se la llevaran a casa. «Un maestro me agarró y me metió en su clase», relató de forma confusa otro pequeño, quien explicó que se oían muchos golpes.

La maestra Kaitlin Roig explicó entre lágrimas a la cadena ABC que se encerró en su clase y bloqueó la puerta con estanterías tras lo cual pidió a los niños que se quedaran totalmente callados.

La masacre ha caído como un mazazo en esta pequeña ciudad (28.000 habitantes) de los bosques de la región de Nueva Inglaterra, una zona tranquila, bonita y pacífica.

El portavoz Vance explicó por la noche que «la prioridad ahora es identificar a las víctimas. Por los padres queremos hacerlo lo más rápido posible».

Obama, visiblemente emocionado y entre lágrimas, ofreció una declaración en la sala de prensa de la Casa Blanca, en la que subrayó que reaccionó «como padre», no como presidente, tras conocer la masacre.


«Esta tarde, Michelle y yo haremos lo que sé que todos los padres de Estados Unidos van a hacer, que es dar un abrazo a nuestros hijos y decirles que los amamos», agregó.

«Hemos sufrido demasiadas tragedias como ésta los últimos años», afirmó Obama.

Después enfatizó: «Vamos a tener que unirnos y tomar medidas significativas para prevenir futuras tragedias como ésta».

El tiroteo generó nuevos llamamientos a favor de medidas para un control efectivo de la venta de armas.

La de hoy es la segunda mayor masacre ocurrida en años recientes en un centro educativo de EE.UU. tras la ocurrida en la Universidad de Virginia Tech., en la que perdieron la vida 33 personas en 2007.

En 1999 se produjo uno de los incidentes más sonados de estas características, cuando dos estudiantes de 17 y 18 años asesinaron a 13 personas en la escuela de Columbine, en el estado de Colorado, antes de suicidarse.

Obama: se tendrán que tomar medidas significativas para evitar más tragedias

El presidente de EEUU, Barack Obama, visiblemente emocionado y entre lágrimas, dijo que se van a tener que» tomar medidas significativas para prevenir futuras tragedias».

En una declaración en la Casa Blanca, Obama afirmó también que su mujer y él harán lo mismo que los demás padres del país, «abrazar» a sus hijas.

«Hemos sufrido demasiadas de estas tragedias en los últimos años», afirmó Obama y añadió: «Vamos a tener que unirnos y tomar medidas significativas para prevenir futuras tragedias como ésta».

Superado por la emoción, Obama tuvo que hacer varias pausas en su breve discurso en la sala de prensa de la Casa Blanca, donde subrayó que «nada puede llenar el vacío que deja la pérdida de un hijo o de un ser amado».

«Nuestros corazones están rotos hoy por los padres, abuelos y familiares de estos niños», y también por las familias de los supervivientes, afirmó el presidente, para quien «no hay palabras» para calificar el dolor que todos los estadounidenses sienten por esta nueva tragedia.

Obama destacó que los niños fallecidos, «con edades de entre cinco y diez años», tenían «toda la vida por delante».

También dijo que reaccionó «como padre», no como presidente, tras conocer la masacre y subrayó: «Esta tarde, Michelle y yo haremos lo que sé que todos los padres de Estados Unidos van a hacer, que es dar un abrazo a nuestros hijos y decirles que los amamos».

El mandatario fue informado a media mañana del tiroteo en una escuela de Newtown (Connecticut), una ciudad de 27.000 habitantes a unos 100 kilómetros de Nueva York, y está recibiendo actualizaciones constantes sobre la situación.

Ante insistentes preguntas de los periodistas en una rueda de prensa en la Casa Blanca, el portavoz de Obama, Jay Carney, sostuvo que hoy no es el día para reabrir el debate sobre el derecho a la posesión de armas, recogido en la Constitución estadounidense.

Durante el primer mandato de Obama no se ha aprobado ninguna medida ni ley para limitar la posesión.

Tampoco se ha reinstalado la prohibición de tener armas de asalto, a pesar de que Obama prometió hacerlo en la campaña electoral de 2008.

Líderes demócratas y republicanos lamentan tiroteo en escuela de EEUU

Varios líderes republicanos y demócratas lamentaron públicamente el tiroteo en la escuela de Connecticut y enviaron condolencias a los familiares de las víctimas.

En paralelo a la declaración del presidente de EE.UU., Barack Obama, pidiendo unidad y medidas para prevenir futuras tragedias, líderes políticos nacionales también reaccionaron a través de sus páginas web y redes sociales.

El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, envió «pensamientos y oraciones a las familias y las víctimas de la escuela primaria».

Por su parte, la presidenta de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, declaró en un comunicado que «no hay palabras para consolar a los padres de los niños asesinados en la escuela primaria Sandy Hook ni para describir el dolor y la conmoción para semejante tragedia indescriptible».

«Todos estamos aturdidos, atónitos y consternados por este trágico tiroteo», lamentó la demócrata, que calificó los hechos en la escuela primaria de Newtown (Connecticut) de «terroríficos».

El líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, se declaró «aturdido» ante «una horrible tragedia que se cobró tantas vidas inocentes».

«Como padre y abuelo, va más allá de mi comprensión por qué alguien querría causar daño a niños inocentes», dijo a través de un comunicado.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, calificó la tragedia de «acto horrible y sin sentido causado por las armas».

«Debemos, como sociedad, unirnos y de una vez por todas tomar medidas duras contra las armas, que se llevan las vidas de demasiados ciudadanos inocentes», advirtió el gobernador, quien lleva tiempo pidiendo en su estado más control en la venta de armas de fuego.

El congresista demócrata por Connecticut, Jim Himes, pidió que las condolencias se conviertan en «dedicación e ingenio de la nación para poner fin a este flagelo de la violencia».

Joe Courtney, también representante demócrata de Connecticut, calificó la tragedia en las redes sociales de «horrible y sin sentido».

El republicano Joe Lieberman, senador por el estado nororiental, agradeció la entrega de la comunidad y las fuerzas de seguridad y pidió que «todos los participantes sean capaces de trabajar juntos en los próximos días».

El gobernador de Texas, el republicano Rick Perry, lamentó las «horribles noticias desde Connecticut».

El presidente de la Campaña Brady, grupo cívico que lucha contra la violencia armada, Dan Gross, insistió en un comunicado que la masacre ha sido «otro terrible tiroteo» y pidió medidas para evitarlo de nuevo.

«Lo que importa no es lo que hacemos justo después de las tragedias extraordinarias, sino lo que hacemos entre esas tragedias para que se oiga en la opinión pública estadounidense», abogó Dan Gross, favorable al mayor control de armas.

El mundo consternado por la tragedia

El Gobierno canadiense expresó su pesar por la matanza en la escuela estadounidense, y en la que murieron 20 niños y siete adultos, que el primer ministro canadiense, Stephen Harper, calificó de «espantosa violencia sin sentido».

Harper utilizó su cuenta de Twitter: «Las noticias son espantosas. Los pensamientos y oraciones de los canadienses están con los estudiantes y las familias en Connecticut afectadas por esta violencia sin sentido».

Mientras, el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, calificó de «atroz» que los niños fueran blanco del tiroteo.

Ban dijo que, el hecho de que los niños fueran un objetivo «es atroz e impensable», según un comunicado divulgado por su portavoz.

Entre tanto, el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, manifestó su «consternación» por lo ocurrido en la escuela primaria en Newtown (Connecticut). «Estas tragedias deben hacernos reflexionar sobre los factores que inciden en hechos tan dramáticos como el de hoy (viernes)».

«La facilidad con que personas desequilibradas o criminales acceden a las armas es un elemento sobre el que hay que actuar, porque crímenes como éstos no pueden repetirse. Mientras se siga permitiendo que cualquier persona pueda adquirir, portar y usar armas de alto poder de fuego, el riesgo de catástrofe estará siempre presente», advirtió Insulza.

También la Conferencia de Obispos Católicos de EEUU (USCCB, en inglés) se sumó al luto nacional por la tragedia. En un comunicado, el cardenal Timothy Dolan de Nueva York, presidente de la USCCB, ofreció oraciones y condolencias por las víctimas en la escuela primaria Sandy Hook.

La tragedia ocurrida «desgarra los corazones de toda la gente. La tragedia de gente inocente que muere a través de la violencia destruye la paz de todos», dijo Dolan.

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,172FansMe gusta
38,662SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_img
spot_imgspot_img