spot_img

EEUU: Trump amenaza con volver a la Casa Blanca, para vengarse y reinvindicarse

Por:

Compartir esta noticia:

Análisis de Alberto García Marrder – Especial para Proceso Digital

El expresidente Donald Trump en vez de estar escribiendo sus memorias o jugando con sus nietos, tiene otra obsesión: volver a la Casa Blanca por otros cuatros años más. Esencialmente, para vengarse de sus enemigos políticos y reivindicarse.

Trump tiene casi todo el respaldo de los republicanos fanatizados que lo siguen a ciegas como un dios. Y está utilizando todas las artimañas políticas, mediáticas y hasta judiciales por jueces nombrados por él durante su mandato (2017-2021) para conseguir en las primarias del partido la candidatura y ganar en las elecciones presidenciales del 2024.

Teniendo en cuenta la debilidad actual del partido Demócrata y la inseguridad de si el presidente Joe Biden se presenta o no a la reelección por su edad (79 años), el camino de Trump hacia la Casa Blanca podría estar despejado si logra superar los actuales obstáculos que tiene.

Esto son: las investigaciones de un comité de la Cámara de Representantes sobre su supuesta participación en el asalto al Congreso el 6 de enero de 2021, su aparente participación para crear electores falsos en el estado de Georgia para ganar las elecciones del 2020 y la apropiación ilegal de documentos oficiales ultra-secretos en su residencia de Mar-a-Lago en Florida.

La mansión que tiene Donald Trump en Mar-a-Lago en Florida. (Foto Europe-1).

El Fiscal general (casi un ministro de Justicia), Merrick Garland, podría presentar en los próximos meses una acusación formal (Indictment) contra Trump por el “robo” de esos documentos oficiales, que la prensa se pregunta para que los quería. “¿Para venderlos a Rusia o a Arabia Saudí?”, se preguntaba el comentarista Howard Stern en su programa en X- Sirius. Y lo mismo insinuaba el presentador Eric Shaw, nada menos que en una cadena pro-Trump, Fox News, alegando que había también informes secretos nucleares de otro país.

Maureen Dowd, la prestigiosa columnista del diario “The New York Times” sospecha que Trump ya está incitando a sus simpatizantes por si es enjuiciado, “como lo hizo con los que asaltaron el Congreso, el año pasado”.

Dowd recuerda que Trump, en una reciente entrevista con el comentarista radial Hugh Hewitt, dijo que si recibe un  “indictment”, habría problemas en el país, “como los que nunca hemos visto antes”.

“No creo que la gente de Estados Unidos pueda permitirlo”, dijo Trump en una clara amenaza e incitación a la violencia.

Hewitt, dándose cuenta la barbaridad que ha dicho Trump, le pregunta: “¿Qué clase de problemas, señor presidente?

–  Grandes problemas…no creo que se lo permitan.

No se van a quedar quietos ante esta clase de fraude”.

Es el típico lenguaje del expresidente, a quien le gusta criticar a las instituciones del país y hasta insultar a los altos funcionarios de la Fiscalía general y la Agencia Federal de Investigación (FBI), la que llevó a cabo, inesperadamente, el registro en busca de los documentos secretos en su residencia de Florida.

Foto reciente del avión personal de Donald Trump en Palm Beach (Florida).

Jennifer Rubín, célebre columnista del diario “The Washington Post”, recuerda al Fiscal general cuando este dijo que nadie está por encima de la ley, especialmente después del “dictamen atroz” -ahora apelado- de la jueza federal Aileen M. Cannon (nombrada por Trump en 2019 y nacida en Colombia).

Esta destacó el privilegio ejecutivo y que el ex presidente merecía “una consideración especial”.

Un tribunal superior de apelaciones de Atlanta prácticamente anuló ese dictamen y dio libertad al gobierno federal a seguir investigando los documentos oficiales encontrados en la residencia de Trump en la Florida

“Dado sus recientes declaraciones, parece que Garland no va a permitir a un ex presidente escapar de ser enjuiciado, “simplemente porque es un ex presidente”, escribió Rubín en su columna.

En el diario “The Washington Post” se tiene ya unas 30,573 alegaciones falsas supuestamente cometidas por Trump en sus discursos, columnas o mensajes. El periódico dedica a un equipo de periodistas para vigilar y tomar nota de los errores del expresidente, consciente o sin darse cuenta.

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_imgspot_img