spot_imgspot_img

EEUU presenta cargos contra oficiales hondureños por tráfico de drogas y armas

Tegucigalpa/New York – Un juez de Estados Unidos anunció cargos contra media docena de oficiales de la Policía hondureña supuestamente ligados al tráfico de drogas y armas en conspiración con Fabio Lobo, hijo del expresidente Porfirio Lobo, se informó este mediodía en el portal del Distrito Sur de New York.

– A través de sobornos a funcionarios públicos y puestos de controles policiales, los acusados ​​acordaron garantizar el paso seguro de toneladas de cocaína a través de las selvas de Honduras en su camino a EEUU.

– Entre los mencionados, el subcomisionado Mario Mejía Vargas está actualmente suspendido; subcomisionado Carlos José Zavala fue cancelado por reestructuración y el comisario Víctor Oswaldo López en proceso de evaluación.

– Si es declarado culpable, Zelaya Romero enfrenta una sentencia mínima obligatoria de 40 años de prisión y una pena máxima de cadena perpetua, y los restantes acusados ​​enfrentan una sentencia mínima obligatoria de 10 años de prisión y una pena máxima de cadena perpetua.

Es así que Preet Bharara, fiscal federal para el Distrito Sur de Nueva York; y Mark Aldea, agente especial a cargo de la División de Operaciones Especiales de los Estados Unidos, anunció que seis miembros de la Policía Nacional de Honduras, fueron acusados ​​hoy en corte federal de Manhattan por conspirar para importar cocaína a los Estados Unidos y de armas de fuego delitos conexos.

seisPOLLos seis acusados ​​son: Ludwig Criss Zelaya Romero (39), Mario Guillermo Mejía Vargas (46), Juan Manuel Ávila Meza (45), Carlos José Zavala Velásquez (44), Víctor Oswaldo López Flores (43), y Jorge Alfredo Cruz Chávez (39).

De acuerdo al sitio en línea del Distrito Sur de Nueva York, el caso está pendiente ante la jueza Lorna G. Schofield, ante el cual co-demandada Fabio Porfirio Lobo, el hijo del ex presidente de Honduras, Porfirio Lobo Sosa, se declaró culpable de un delito relacionado con el tráfico de drogas el pasado 16 de mayo de 2016.

El Procurador Preet Bharara de Manhattan, dijo que el cargo es contra los seis agentes de la Policía hondureña, señalados de participar en una conspiración masiva el tráfico de drogas que supuestamente inundó los Estados Unidos con cocaína.

Como se alega, a través de sobornos a funcionarios públicos y la información sobre las investigaciones en curso y puestos de control policiales filtrado, estos acusados ​​acordaron garantizar el paso seguro de toneladas de cocaína a través de las selvas de Honduras en su camino hacia las ciudades norteamericanas.

De acuerdo con alegaciones contenidas en la acusación formal, otros documentos de la corte, y las declaraciones hechas durante los procesos judiciales, entre 2004 y 2014, múltiples organizaciones de tráfico de drogas en Honduras y otros países trabajaron juntos, y con el apoyo de los demandados.

La misma aseveración detalla que se aseguraron varios cientos de kilogramos de cocaína enviados a Honduras desde Venezuela y Colombia a través de las rutas aéreas y marítimas, para transportar la droga hacia el oeste en Honduras hacia la frontera con Guatemala y finalmente a Estados Unidos.

Las autoridades policiales de Honduras que ahora enfrentan cargos protegían mediante la interferencia oficial para lograr el paso seguro de la droga por este país centroamericano.

Las mismas investigaciones retratan que aproximadamente a principios de 2014, Fabio Lobo estuvo de acuerdo en proporcionar seguridad y apoyo logístico para el transporte a través de Honduras de una carga de varias toneladas de presunta cocaína perteneciente al cártel de Sinaloa y que sería importada hacia Estados Unidos.

Lobo acordó proporcionar esta asistencia en el entendimiento de que recibiría un interés financiero en la cocaína valor de más de un millón de dólares en ganancias.

Los policías hondureños señalados

De acuerdo a los cargos presentados este día por EEUU, los seis oficiales hondureños han sido acusados por conspirar para importar cocaína; conspirar para usar y llevar armas de fuego durante y en relación con, y poseer armas de fuego en cumplimiento de la conspiración de cocaína a la importación.

Mientras el caso específico de Zelaya Romero también está acusado de usar y llevar ametralladoras y dispositivos destructivos durante y en relación con, y que posee ametralladoras y dispositivos destructivos en cumplimiento de la conspiración de cocaína-importación acusado en la acusación formal relevante.

Si es declarado culpable, Zelaya Romero enfrenta una sentencia mínima obligatoria de 40 años de prisión y una pena máxima de cadena perpetua, y los restantes acusados ​​enfrentan una sentencia mínima obligatoria de 10 años de prisión y una pena máxima de cadena perpetua.

Cabe señalar que Fabio Lobo fue detenido en la República de Haití el 20 de mayo de 2015 y llegó a los Estados Unidos el 21 de mayo de 2015, se declaró culpable ante el juez Schofield el 16 de mayo de 2016, de conspirar para importar cocaína a los Estados Unidos. Lobo está programado para ser sentenciado el 15 de septiembre de 2016, y se enfrenta a una sentencia mínima obligatoria de 10 años de prisión y una pena máxima de cadena perpetua.

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_imgspot_img