EEUU-Coronavirus: Los hispanos están muriendo en una tasa alarmante

Washington, (EEUU) – Las cifras dan escalofríos.

La población hispana (o latina) de Estados Unidos está muriendo del coronavirus a una desproporcionada tasa, más alta que cualquiera otro grupo étnico y es la más afectada por el desempleo que está provocando el cierre temporal de empresas.

En la ciudad de Nueva York, el considerado punto cero o inicio incontrolable de la pandemia, el 34 por ciento de los muertos son hispanos, pero solo representan el 29 por ciento de la población.

Mientras que en la población blanca (no hispana), la tasa de muertos es de un 27 por ciento y, sin embargo, son el 32 por ciento de los habitantes de la ciudad.

NY AMBULANCIA EMPIREUna ambulancia en Nueva York (Foto.EFE).

Estas disparidades se repiten, o se acentúan, en otras ciudades con grandes concentraciones de hispanos, como El Paso (Texas), Miami (Florida) y Los Ángeles (California).

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, ha sido muy sincero: “La verdad es que los efectos negativos del coronavirus están vinculados con otras disparidades sanitarias profundas que hemos visto por años o décadas”.

Expertos sanitarios detallan las posibles razones de la alta mortalidad de los hispanos en la actual crisis: la falta de seguro médico y al hecho que, con la población negra, tienen altas tasas de hipertensión, enfermedades del corazón y diabetes (mal cuidadas) que hacen aumentar el riesgo de contraer el COVID-19.

Pero los grupos de apoyo a los inmigrantes enumeran otras razones: los hispanos pobres, legales o indocumentados, son discriminados en los hospitales, a veces por la barrera del idioma. O los dejan morir, cuando los médicos, ante la falta de suministros sanitarios, tienen que decidir quien vive o no.

Y mencionan también otra: los inmigrantes hispanos indocumentados en este país (y son más de 10 millones) tienen miedo a ir a un hospital por si los delatan y sobreviven en viviendas dilapidadas en “ghettos” urbanos, donde se esconden muchos.  Un solo infectado, contagia a todos en pocos días.

La otra faceta negativa, y grave, para los hispanos de Estados Unidos es el desempleo que les va a afectar, y muchísimo, por el cierre temporal o permanente de miles de empresas por la pandemia.

CA FARMSTrabajadores mexicanos en un campo agrícola en California. (Foto EFE- Ivan Mejia)

El gobierno americano acaba de anunciar que más de 20.5 millones quedaron en el paro en abril pasado, lo que significa que la tasa de desempleo subió a la increíble tasa (para este país) de un 14.7 por ciento.

Esa tasa de paro nunca se había visto en este país desde los años treinta, durante la grave crisis económica de La Gran Depresión.

Pero para los trabadores hispanos, la tasa del paro subió a un 18.9 por ciento, un seis por ciento más que en marzo y la más alta desde los años setenta.

HISPÀNOS FOTO 4Trabajadores hispanos en una finca de Arizona (FOTO EFE.EPA).

Un solo dato para reflexionar: en febrero pasado, el desempleo era tan solo de un 3.5 por ciento, la más baja en medio siglo.

Otro dato malo para los hispanos: los 10.6 millones de los inmigrantes indocumentados no van a recibir nada del paquete de ayuda federal (de dos billones de dólares) aprobada por el Congreso por el coronavirus.

Y eso a pesar que, según el grupo pro-inmigrante “America Voice”, los indocumentados pagaron 27,000 millones de dólares en impuestos en 2017.

NY PARO1Cola para apuntarse al desempleo en Nueva York- Foto Justin Lane- EFE-EPA

El censo americano define al “hispano” o “latino” como una persona de cultura u origen mexicano, cubano, centroamericano, sudamericano u otro origen español, independiente de la raza.   

“Suyapa”, (no es su verdadero nombre), es una señora hondureña indocumentada y madre de tres niños, que trabaja en una cafetería latina, donde voy con frecuencia.

Hoy me comentó, muy triste ella, que la han despedido a partir del 15 de mayo. Y que ahora solo tendrá el cheque de 1,200 dólares que el presidente Trump está enviando “a todo el mundo”, y que esperaba más por “los tres cipotes”.

Con el corazón sobrecogido y un nudo en la garganta, no tuve valor para decirle que no va a recibir nada, a pesar que le deducen impuestos y seguridad social en su salario.

Lo + Nuevo

22,570FansMe gusta
34,834SeguidoresSeguir
5,673suscriptoresSuscribirte