spot_imgspot_img

Dos mil misquitos beneficiados con proyecto del BM, y Fondo Japonés y Ayuda en Acción

Tegucigalpa – El Banco Mundial (BM), el gobierno del Japón y la organización Ayuda en Acción en Honduras, presentaron hoy un proyecto para promover actividades productivas para mejorar las condiciones de vida de dos mil pobladores de comunidades indígenas en la región de la Mosquitia, Caribe de Honduras.

-El proyecto proveerá recursos y asistencia técnica a fin de apoyar la producción agrícola. la crianza de aves de corral y la producción de herramientas y equipos para la pesca.

El proyecto será financiado con una donación de 2.72 millones de dólares del Fondo Japonés de Desarrollo Social (JSDF, por sus siglas en inglés).

El proyecto “Mejorando los medios de vida de los pueblos indígenas misquitos en la Mosquitia”, que será implementado por Ayuda en Acción, tiene el objetivo de contribuir al desarrollo y fortalecimiento de las capacidades productivas de las comunidades misquitas en los territorios de Katainasta, Auhya Yari y Finzmos, en el departamento de Gracias a Dios.

El proyecto proveerá recursos financieros y asistencia técnica a fin de apoyar la producción agrícola y la crianza de aves de corral, así como la producción de herramientas y equipos para prácticas pesqueras y otras actividades como la agroforestería, se detalló en un comunicado oficial.

“El gobierno del Japón está muy contento de apoyar lo más posible los esfuerzos de desarrollo de Honduras y, muy en especial, cooperar con las familias hondureñas vulnerables para mejorar las condiciones de vida. Estoy seguro de que este proyecto se implementará exitosamente en la comunidad misquita y representará un símbolo de los lazos de amistad entre el Japón y la República de Honduras para continuar buscando unidos un futuro de bienestar inclusivo y colectivo”, citó el embajador del Japón en Tegucigalpa, Norio Fukuta.

El principal componente del proyecto proveerá subvenciones, que contarán con una contrapartida de al menos un 20 por ciento por parte de los beneficiarios, para diversificar la producción de alimentos en las comunidades, adaptar sus métodos de cultivos y mejorar sus medios de vida.

Los beneficiarios podrán contribuir en especie con materiales o mano de obra y se buscará que el proceso de participación comunitaria garantice la inclusión social, incluida la participación de mujeres y poblaciones marginadas o vulnerables.

“Este proyecto tiene un enfoque de desarrollo impulsado por la comunidad, por lo que las poblaciones misquitas serán protagonistas en todo el proceso y decidirán sobre las actividades productivas elegibles a ser financiadas. Este enfoque participativo fomenta la inclusión de la población indígenas, además de generar más oportunidades para aumentar sus ingresos y mejorar sus condiciones de vida”, explicó el representante residente del Banco Mundial en Honduras, Boris Weber.

Sobre el JSDF

El Fondo Japonés de Desarrollo Social (JSDF), fue creado en junio de 2000 por el gobierno del Japón y el Banco Mundial como un mecanismo para proveer asistencia directa a los grupos más pobres y vulnerables. El gobierno de Japón ha aportado desde entonces más de 750 millones de dólares. El Banco Mundial es el administrador del programa, supervisa su implementación y asegura la transparencia y eficiencia en el uso de sus fondos de acuerdo con sus normas para las adquisiciones y el manejo financiero.


 

Espacio Patrocinado

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_imgspot_img