spot_imgspot_img

Dimite un subsecretario de Monti por su relación con la trama corrupta del G8

Roma.- El subsecretario de la Presidencia del Gobierno italiano para el sector editorial, Carlo Malinconico, presentó hoy su dimisión al primer ministro, Mario Monti, tras el escándalo desatado en Italia por su supuesta relación con la trama corrupta de la cumbre del G8 de La Magdalena (Italia).
 

Según informa el Gobierno italiano en una nota, Malinconico se reunió este mismo martes en Roma con Monti, con quien abordó «los hechos y circunstancias» recogidos por la prensa en los últimos días sobre distintas estancias en un hotel de lujo en Italia entre 2007 y 2008 pagadas por uno de los investigados en la trama.

«El subsecretario ha presentado su dimisión para poder defender mejor su propia imagen y honorabilidad en todas partes, así como para salvaguardar la credibilidad y la eficacia de la acción del Gobierno», reza el comunicado.

Monti valoró, prosigue la nota, «el sentido de responsabilidad demostrado (por Malinconico) al anteponer el interés público a cualquier otra consideración».

Los hechos salieron a la luz cuando hace unos días el diario «Il Fatto Quotidiano» informó del contenido de unas escuchas realizadas al empresario Francesco de Vito Piscicelli, investigado en la trama de corrupción en la concesión de las obras para grandes eventos en Italia, entre ellos el G8 de 2009 que se iba a celebrar en La Magdalena y después se hizo en L’Aquila.

Piscicelli, quien se hizo popular en Italia por una escucha telefónica en la que se jactaba de las ganancias que podría obtener de la reconstrucción de L’Aquila tras el terremoto de 2009, hablaba en esas interceptaciones sobre las distintas estancias de Malinconico pagadas a su costa en un hotel de Porto Ercole, que la Policía cifra en unos 20.000 euros.

Los pagos, según creen los investigadores, se llevaban a cabo a través de Angelo Balducci, antiguo presidente del Consejo Superior de Obras Públicas y responsable de las obras en La Magdalena que también fue investigado por la trama por supuesto abuso de autoridad y corrupción.

En una nota enviada ayer a los medios, Malinconico aseguraba que las reconstrucciones del asunto reportadas por la prensa eran «parciales e inexactas» y que su relación con Balducci se remonta a cuando él era secretario general de la Presidencia del Gobierno de Romano Prodi (2006-2008) y aún no se sabía de las supuestas actividades irregulares de Balducci.

«Entonces, como muchos, veía a Balducci como un colega de prestigio. Nunca he hecho favores a él ni él nunca me pidió que se los hiciera (…) Me presentaron a Piscicelli cuando, en el verano de 2007, fui invitado por Balducci a visitar algunos casas rústicas restauradas por Piscicelli, que, sin embargo, no resultaron de mi interés», afirmaba Malinconico.

El ya exsubsecretario de Monti, quien hasta que entró en el Gobierno tecnócrata era presidente de la Federación Italiana de Editores de Periódicos, explicaba además que pagó una parte de su estancia en el hotel de Porto Ercole en el que se hospedaba porque cuando fue a pagar la cuenta le dijeron que las antiguas estancias habían sido abonadas, sin precisar quién, aunque pensó en Balducci.

La supuesta relación de Malinconico con la trama corrupta del G8 ha generado un gran revuelo en Italia y ha motivado que gran parte de los partidos políticos hayan exigido su dimisión, la primera que se produce en el Ejecutivo Monti a solo dos meses de su investidura.

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,172FansMe gusta
38,662SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_img
spot_imgspot_img