spot_imgspot_img

Dimite el primer ministro eslovaco, Robert Fico, tras asesinato de periodista

Praga – La dimisión del primer ministro de Eslovaquia, Robert Fico, y su gabinete, oficializada hoy, ha sido el precio político de la crisis desatada por el asesinato del periodista de investigación Jan Kuciak, que sacudió los cimientos de este Estado miembro de la Unión Europea (UE) desde 2004.

El socialdemócrata Fico, al frente del Ejecutivo de Bratislava en tres legislaturas y denostado por sus colegas socialistas de la Eurocámara, presentó su dimisión en un intento de salvar la actual coalición tripartita, tras el escándalo causado por el asesinato Kuciak y su novia, Martina Kusnirova, el 25 de febrero.

«Mi decisión ha estado motivada por el deseo de evitar el caos y asegurar la estabilidad», dijo Fico a la cadena TA3 tras entregar su carta de dimisión al presidente del país, Andrej Kiska, quien encargó de inmediato la formación de un nuevo gabinete al hasta viceprimer ministro, Peter Pellegrini.

La permanencia de Fico en la jefatura de Gobierno se había vuelto insostenible ante las presiones desencadenadas por el asesinato de Kuciak, quien estaba trabajando en una investigación sobre supuestos vínculos entre el crimen organizado y altas esferas de la política en Eslovaquia.

Bajo el lema de «Por una Eslovaquia decente», más de cien mil personas salieron a las calles en los últimos días, en la mayor ola de protestas más desde la caída del régimen comunista.

Antes del cese de Fico, el clima de crispación que vive el país se había cobrado ya la dimisión del Interior y viceprimer ministro, Robert Kalinak, el pasado lunes, y del titular de Cultura y Medios de Comunicación, Marek Madaric, el 28 de febrero.

Aún no está claro si las caídas de estos políticos han logrado calmar los ánimos, pues para mañana se ha convocado una nueva protesta en Bratislava.

La manifestación está organizada por jóvenes activistas que claman el esclarecimiento del homicidio de Kuciak y su novia, ambos de 27 años, ante la aparente ausencia de sospechosos, después de que siete personas que habían sido detenidas en relación con el caso fueran puestas en libertad la semana pasada.

El líder opositor Richard Sulic, del partido liberal Libertad y Solidaridad (SaS), ha animado a sus seguidores a asistir a la protesta para mostrar la indignación por un Gobierno supuestamente en connivencia con el hampa e incapaz de combatir la corrupción.

Pellegrini, hasta hoy ministro para Inversiones e Informatización, es considerado una marioneta de Fico por la oposición, que por eso no ve suficiente los cambios habidos y pide elecciones anticipadas.

«No me voy. Quiero ser un activo presidente de partido político», ha recalcado hoy el líder socialdemócrata, que seguirá haciendo valer su peso a través del consejo tripartito de la coalición, integrado por socialdemócratas, nacionalistas y la minoría húngara.

Pellegrini, de 42 años, llega avalado por 79 firmas de parlamentarios, de un total de 150, lo que asegura el éxito en la sesión de investidura.

Se espera que se mantenga fiel a la falsilla de esta legislatura, que ahora está en su ecuador.

«Las prioridades son una clara orientación europea, como miembro de la OTAN, en el desarrollo de la estrategia de integración de la Unión Europea (UE), y en fomentar un estado social, moderno y fuerte», ha aclarado el primer ministro saliente.

Pellegrini presentará la semana próxima la lista del nuevo equipo de colaboradores, donde faltarán, además de los dimisionarios Fico, Kalinak y Madaric, la ministra de Justicia Lucia Zitnianska, y se espera que la investidura del nuevo Ejecutivo sea convocada dentro de un mes.

Los intentos de la oposición de provocar elecciones anticipadas no han dado fruto, por lo menos hasta el momento, y la moción de censura convocada para el próximo lunes carece ya de sentido después de la dimisión del primer ministro. 

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,055FansMe gusta
37,567SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img