spot_imgspot_img

Devastado el Valle de Sula, el escenario puede ser peor

San Pedro Sula – La población del Valle de Sula en vilo y miles afectadas por las inundaciones que superan cualquier pronóstico, incluso mayores que las registradas por el huracán Mitch. Las escenas de desesperación son tensas, inciertas e interminables. No hay forma de sacar a tiempo a tantos afectados.

A lo largo del día los rescates han sido dramáticos, porque las corrientes todavía son muy fuertes y aún para las lanchas y los cuerpos de socorro la situación es de grave riesgo.

En Cortés la situación sacude al departamento entero: San Pedro Sula y zonas como Chamelecón, La Planeta y los sectores circunvecinos, han merecido atención masiva, la gente tratando de salir de sus casas anegadas, en medio de torrentes que les superan por mucho en altura; el aeropuerto internacional Villeda Morales anegado y las ciudades satélites del Valle de Sula Puerto Cortés, Choloma, La Lima, Villanueva, Cofradía y Pimienta, también sufren los embates del ciclón.

Yoro vive un drama completo, El Progreso, “la perla del Ulúa”, no resiste las afectaciones de las abundantes lluvias. Las evacuaciones son masivas y los daños son, por ahora, incuantificables. Vidas, cultivos, calles, carreteras y puentes destruidos, casas arrancadas desde sus cimientos, derrumbes y una estela de dolor.

Evacuaciones urgentes y obligatorias

Aunque el arraigo de la gente a sus pocas pertenecías es poderoso, ante esta situación el analista técnico e Hidromensor de la Comisión Ejecutiva del Valle de Sula Luís Dacosta, manifestó a Proceso Digital “el mensaje va para aquella población que se encuentra en áreas muy vulnerables, en la parte baja que evacuen lo más rápido aún quienes creen que están a salvo, porque todo indica que las inundaciones pueden aumentar”.

“Y a quienes están en albergues o en otros lugares les recomiendo que aún no regresen a la zona de inundación, hasta que  las autoridades de Copeco o de Control de Inundaciones den la instrucción, porque es sumamente peligroso”, remarcó.

Muchas personas aguardaban para ser atendidas.

Además, solicitó a todo el sector privado o personas particulares que tengan lanchas de motor, que sean solidarios y las pongan a disposición para el rescate de las personas que continúan aisladas muchas en techos de sus viviendas.

El técnico confirmó que el Valle de Sula está “inundado de un 70 – 80 por ciento y el escenario puede ser más grave en las próximas horas, porque hay pronósticos de que todavía se esperan corrientes de agua procedentes de las cuencas que alimentan los ríos y de las cordilleras del Merendón y Mico Quemado a lo que se suma el alto oleaje.

Cultivos totalmente anegados

“La fuerza del agua de los ríos Ulúa y Chamelecón han superado todas las capacidades de la infraestructura hidráulica y las zonas de amortiguamiento y todos los cultivos en general, palma africana, caña de azúcar, banano y granos básicos están totalmente anegados”, dijo el experto.

El daño a los cultivos es incuantificable por el paso de Eta.

Y lo peor es que según el especialista lo que aún no está inundado “es porque alguna estructura hidráulica la está protegiendo, pero tarde o temprano no tardará en colapsar porque sigue entrando agua al Valle de Sula que ya estaba saturado por las lluvias anteriores y definitivamente se podría llegar a una inundación mayor”.

Eta deja bajo el agua la zona de mayor producción en el país

La Zona Metropolitana del Valle de Sula o Zona Metropolitana de San Pedro Sula es una de las urbanizaciones  más grandes de Centroamérica, cercano a la cuenca de los ríos Ulúa, Chamelecón y Humuya.

Esta zona es considerada la de mayor crecimiento del país, por la existencia del corredor industrial que ha propiciado el desarrollo agrícola, siendo sus rubros más representativos: la palma africana, caña de azúcar, plátano, banano, cítricos, pastos y granos básicos.

Alrededor del 60-70% del Producto Interno Bruto (PIB), de Honduras se genera en el Valle de Sula, representando cerca del 50% de las exportaciones, recuerda el ingeniero Luís Dacosta, y además en la Zona Metropolitana del Valle de Sula, se encuentra instalada más del 80% de la industria manufacturera y textil de  Honduras.

Aunque es difícil calcular las pérdidas en las actuales circunstancias “se estima que son millonarias y la recuperación total será  de varios años, pero se espera que la población tenga una actitud de resiliencia, y que se haya aprendido mucho con lo de la pandemia del COVID-19 y  después de lo que ha sucedido con este fenómeno natural que nos ha terminado de hundir, por decirlo así” puntualizó el entrevistado.

Al desnudo la alta vulnerabilidad

La investigación del 2019 -Asentamientos irregulares en el Valle de Sula- de Hábitat para la Humanidad Honduras, remarca que en esta zona son recurrentes los asentamientos humanos que no son más que -una manifestación viva de la pobreza y la exclusión social de más de 160 mil hondureños-

Estos asentamientos sin duda alguna incrementan el  alto riesgo, pero este problema social no ha tenido un abordaje adecuado y por años las instituciones sólo  han planteado la necesidad de la reubicación de cientos de familias que viven en estos asentamientos irregulares, pero han faltado las acciones.

La falta de obras

El gerente general de Hidrovolcán, Adolfo Larach, manifestó que la actual situación del Valle de Sula es incluso más grave que cuando el Mitch, porque los niveles del río Ulúa, son superiores por ello los daños son peores.

El empresario lamentó la falta de represas en la zona y  recordó que está en  construcción la hidroeléctrica “El Tornillito”, misma que lamentablemente está bajo el agua y ahora tendrá como mínimo un año de retraso. “Ojalá hubiera estado terminada hubiésemos mitigado el daño del río Ulúa, en el Valle de Sula, por eso es tan importante explicarle a todos los gobernantes, a todas las autoridades y a los financistas que por este motivo es tan urgente  la construcción de  represas  en Honduras”.

Es muy importante que las construyamos a la brevedad posible, las vidas humanas no tienen precio y estas represas son las que vienen a mitigar estos daños y el control de inundación puntualizó.

Cuerpos de socorro no se dieron abasto para atender tanta necesidad en el Valle de Sula.

La desgracia se extiende al occidente del país

La influencia de Eta se extiende a lo largo y ancho de Honduras, y al igual que la costa norte, y las otras zonas del país el occidente está siendo seriamente afectado y lo más grave es la pérdida de vidas humanas, como lamentablemente se ha registrado en el departamento de Santa Bárbara, donde llegó el luto.

Dos menores fallecieron en horas de la mañana, en El Níspero, Santa Bárbara, ante la saturación de los suelos, en otra información se conoció que al menos cuatro personas fallecieron soterradas en el sector conocido como Lomas de Águila, en Gualala, Santa Bárbara.

Además, en esta zona occidental del país se reporta la destrucción de cuatro puentes 1,200 personas damnificadas ya en albergues y hay reporte de personas desaparecidas y varias comunidades aisladas y varios deslizamientos entre otros.

La FAH encabezó los rescates en el Valle de Sula.

Pero en medio de la tragedia una buena noticia fue el rescate que lograron miembros de la Fuerza Aérea Hondureña (FAH), de una familia que estaba atrapada en el islote Delta de Quecoa, cerca de San José de Colinas en Santa Bárbara.

Por otra parte, en el departamento de Lempira autoridades locales, detallan la evacuación de unas 400 familias por daños en sus viviendas, pérdidas de cultivos y daños en la infraestructura que mantiene incomunicadas varias comunidades.

De forma no oficial según información de cuerpos de socorro ya suman 15 las personas que han fallecido por efectos del fenómeno natural Eta en su paso por el país, número que lamentablemente puede incrementar en cualquier instante debido al reporte de varios desaparecidos y las miles de personas que esperan por un rescate. (PD)

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_img
23,172FansMe gusta
38,140SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_img
spot_imgspot_img