spot_imgspot_img

Desorden y renuncias en Laboratorio de Virología agudizan pandemia

Tegucigalpa – La jefatura del Laboratorio Nacional de Virología (LNV), se ha convertido en una “papa caliente” que parece nadie aguanta en Honduras. Lo anterior se colige del hecho que tres profesionales de la microbiología han renunciado al hilo en apenas 47 días, justamente en el momento en que el país atraviesa una emergencia nacional ocasionada por la pandemia del COVID-19. 

– A las reiteradas renuncias se suma la inconsistencia en el número de procesamiento de las pruebas de PCR para detectar COVID.

– Se estima que hay una mora de 7 mil pruebas, que al día de hoy están completamente desfasadas porque muchos pacientes se recuperaron y otros murieron.

Lo anterior también se suma a que el país no logra consolidar un número apropiado de procesamiento de pruebas PCR diarias que le permitan manejar en mejores términos la pandemia en todos los sentidos.

Apenas uno que otro día se ha superado el procesamiento diario de 2 mil pruebas y el promedio apenas logra pasar el millar cada día. Las explicaciones son la falta de algunos reactivos y equipo para obtener mejores resultados.

Así que la renuncia de tres profesionales sigue generando un ambiente desalentador y zozobra en el Laboratorio Nacional de Virología, porque han comenzado a salir denuncias de los profesionales, quienes aseguran que existe una clara injerencia al desarrollo de su actuar profesional.

Alba Consuelo FloresLa ministra de Salud, Alba Consuelo Flores, reconoce que la jefatura del Laboratorio de Virología es peligrosa, y que además, no es nada fácil de desempeñar, porque requiere la atención de los profesionales de la microbiología las 24 horas del día, incluyendo sábados y domingo.

El doctor Engels Banegas, quien se venía desempeñando en el cargo desde el pasado mes de mayo, fue el primero en interponer su renuncia el 13 de junio.

En ese momento, Banegas expuso que algunas situaciones externas de la Secretaría de Salud, estaban afectando su trabajo y desempeño en el Laboratorio Nacional, por lo que en una carta, presentó su renuncia al cargo de manera irrevocable.

Posteriormente la titular de la Secretaría de Salud, Alba Consuelo Flores, anunció en el cargo, dos días después, el lunes 15 de julio, en sustitución de Banegas, a la doctora Alba Paz, quien apenas 18 días después, presentó su solicitud para retirarse de la jefatura.

La ministra Flores explicó en ese momento que la doctora Paz, había presentado su renuncia, argumentando que estaba próxima a jubilarse y que además tenía otras responsabilidades laborales, que le impedían cumplir a cabalidad con las exigencias del Laboratorio Nacional.

Y la tercer y más reciente renuncia al cargo de jefatura del laboratorio, trascendió este  miércoles 29 de julio; la doctora Keidy Navarro manifestó en una carta su deseo de abandonar el cargo tras 28 días de haber sido nombrada.

“Establecí los canales para desempeñarme de una manera correcta, pero debido a problemas familiares de índole personal, me limitan  avanzar de la manera que exige el cargo y más aún frente a la pandemia de COVID-19, por lo tanto, notifico de mí no continuidad como jefa del Laboratorio”, expuso Navarro.

Hasta la noche del pasado miércoles 29 de julio no se tenía un panorama claro, sobre las reiteradas denuncias de los profesionales de la microbiología que ostentaron el cargo en el Laboratorio, que tuvieron que renunciar al poco tiempo de haber sido nombrados.

Arbitrariedades

En un comunicado, el Colegio de Microbiólogos indicó que no permitirán más injerencia de profesionales particulares

Pero fue el Colegio de Microbiólogos y Químicos Clínicos de Honduras, quien denunció que personas ajenas a esa profesión están al frente del Laboratorio Nacional de Virología, tomando decisiones arbitrarias y afectando el desempeño de las actividades, entre ellas la gestión de resultados de pruebas de COVID-19.

En un comunicado,  el gremio de microbiología, señala que no permitirán más injerencia de profesionales particulares, porque atribuye que esas acciones han originado la renuncia de tres jefes del Laboratorio Nacional de Virología.

Los señalamientos, apuntan a la encargada de la Unidad de Cooperación Externa de la Secretaría de Salud, Claudia Sikaffy; que  según el pronunciamiento de los microbiólogos, ella “ha intervenido en la toma de decisiones y no ha respetado ninguna de las jefaturas, afectando la dotación de equipos, insumos y reactivos, así como la entrega oportuna de resultados lo que incide en un mal manejo de la misma”.

presidente del Colegio de Microbiólogos Marco MoncadaMarco Moncada, presidente del
Colegio de Microbiólogos
Al respecto el presidente del Colegio de Microbiólogos, Marco Moncada, aseguró que él tiene información que Sikaffy llega a dar órdenes y no deja actuar al jefe del Laboratorio de Virología.

Y a criterio de  la doctora Miriam Aguilera, expresidenta del Colegio de Microbiólogos, la injerencia de personas ajenas a la profesión, “solo dificulta el trabajo porque no tiene por qué tomar decisiones de carácter técnico, mover equipo o decidir a quién le hacemos o no una prueba en el laboratorio”. 

Aguilera, sostuvo que la usurpación de funciones en el Laboratorio, no permite un manejo adecuado de la pandemia y asegura que se tiene una mora de al menos 3 mil 500 pruebas, ya que no se ha podido avanzar en ese tema.

Situación preocupante

Doctor Tito AlvaradoDe su lado el especialista en epidemiología, el doctor Tito Alvarado, considera que la situación es preocupante, ya que la renuncia de tres microbiólogos es lamentable, justo en el momento en que la pandemia avanza desmedidamente en Honduras.

Alvarado piensa que es urgente nombrar a una persona en el cargo y previo a ello hay que poner mucha atención a los problemas administrativos; “porque es claro que esto sucede en un momento inoportuno, pues estamos en una catástrofe de salud en Honduras”.

“Es evidente que ahí hay un desorden administrativo y técnico, por eso se dan las renuncias”, manifestó la epidemióloga y exministra de Salud, Elsa Palou, al tiempo que asegura que hay equipo nuevo en el Laboratorio, pero que es necesario investigar por qué no se está utilizando.

Según Palou, existe el personal suficiente en el Laboratorio, por lo que a este tiempo ya se deberían estar haciendo al menos unas 3 mil pruebas a diario, para poder detectar el coronavirus.

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,055FansMe gusta
37,550SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img