spot_img

Desconfianza, criminalidad e impunidad, desafíos del sistema de seguridad hondureño: ASJ

Por:

Compartir esta noticia:

Tegucigalpa – Desconfianza en la institucionalidad, altos niveles de criminalidad e impunidad entre los desafíos que el sistema de seguridad hondureño debe enfrentar, según la Asociación para una Sociedad más Justa (ASJ)

– En el  2020, apenas 5 % de los casos de homicidios judicializados resultaron en sentencia condenatoria.

Con un índice de impunidad en homicidios de 95 %, la inseguridad sigue siendo uno de los principales retos que enfrenta Honduras junto a altos niveles de criminalidad y desconfianza en la Policía Nacional, destacó este martes la ASJ en el cuarto foro de la serie “Estado de país: Honduras 2022”.

La ASJ presentó indicadores claves recopilados en investigaciones, auditorías y estudios presentados en la última década sobre el sistema de seguridad y a partir de los cuales se han elaborado recomendaciones para fortalecerlo.

El análisis identificó los principales retos que enfrenta la administración de Xiomara Castro en materia de seguridad, entre los que destaca que en años recientes se presentaron retrocesos significativos en perjuicio de la población hondureña.

En cuanto a la criminalidad, subrayó que, en 2021, Honduras ocupó el tercer lugar entre los países con mayores tasas de homicidios en América Latina y el Caribe, solo superado por Jamaica y Venezuela, con una tasa de 41.3 homicidios por cada 100 mil habitantes.

Por otro lado, cada seis horas se recibe una denuncia de abuso sexual contra una niña o niño y se estima que estas denuncias representan solo el 2 % de la totalidad de casos.

Igual de alarmante es que para 2019, el 14 % de los casos de homicidios judicializados resultaron en sentencia condenatoria, pero para 2020 la cifra cayó a 5 %, un detrimento relacionado en gran parte con la falta de robustez de la institucionalidad para enfrentar la pandemia y la falta de capacidad de investigación, que resulta en altos índices de impunidad.

Con respecto a los casos de abuso sexual infantil, solo 13 % de las denuncias resultaron en una sentencia condenatoria en 2020 y apenas 1.2 % de las denuncias de robo obtuvo el mismo resultado en 2021.

Lo anterior se vincula con la desconfianza de la población en la Policía Nacional, lo que determina su capacidad de investigar y prevenir el crimen.

En Honduras la confianza en la Policía ha sido históricamente baja, en gran medida por casos de crimen organizado y corrupción de alto impacto reportados en el interior de la misma y la falta de resultados en indicadores de seguridad. En 2020, 73 % de la población tenía poca o ninguna confianza en la Policía y en 2019, de acuerdo a una encuesta realizada por la ASJ, 63 % de los agentes creyeron que hay miembros del crimen organizado infiltrados en su institución.

Una investigación de la organización que data de 2017 estableció que, si bien la Secretaría de Seguridad había mejorado significativamente su planificación de la gestión de recursos humanos, persistían debilidades en los procesos de cancelación e ingreso de personal.

De igual manera, se indicó la descoordinación de las instituciones de seguridad pública como uno de los desafíos del sistema, ya que las instituciones del país a menudo operan como satélites, que no colaboran o comparten información.

En una encuesta de 2019 realizada a policías, solo el 13 % consideró que era fácil conseguir información sobre sospechosos de otras dependencias del Estado. (RO)

PPT_-Estado-de-País-Seguridad-y-Justicia_compressed

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_imgspot_img