spot_img

Derechos de autor de libros de Benedicto XVI irán a la Fundación Ratzinger

Por:

Compartir esta noticia:

Roma-Los cinco primos alemanes del papa Benedicto XVI, fallecido el pasado 31 diciembre, son los herederos del dinero que tenía ahorrado en sus cuentas, mientras que los derechos de autor de sus libros irán a la Fundación Ratzinger y sus objetos personales fueron repartidos entre sus ayudantes, como él mismo dejó escrito.

Así lo reveló el que fue su secretario personal durante todos los años del pontificado, monseñor Georg Gaenswein: «Pensé que tenía dos parientes, dos primos, pero son cinco», dijo a algunos medios el arzobispo alemán tras una misa que celebró este domingo en Roma.

“Ahora por ley tengo que escribir a los primos que son los parientes más cercanos, y también tengo que decir por ley ¿ustedes aceptan la herencia o no la aceptan?”, explicó.

Aunque no se trata de una cantidad millonaria, los herederos podrían renunciar a recibir el dinero pues -según publica hoy el diario «Corriere della Sera»- «correrían el riesgo de verse envueltos en una demanda de indemnización de perjuicios iniciada en Alemania contra Benedicto XVI por la acusación de no haber intervenido en un caso de un cura pederasta cuando era arzobispo de Munich entre 1977 y 1982».

El histórico secretario destacó que la herencia será sólo lo que quede en la cuenta bancaria, ya que los efectos personales del que fue papa emérito desde 2013, tras su histórica renuncia, “serán todos regalados”.

«Los demás artículos personales, desde relojes hasta bolígrafos, desde pinturas hasta muebles litúrgicos, se incluyeron en una lista meticulosamente elaborada por Benedicto XVI antes de morir. No se ha olvidado de nadie: colaboradores, secretarios, seminaristas, estudiantes, choferes, párrocos, amigos», indicó Gaenswein, según publica hoy el diario «Il Messaggero».

Mientras que «lo que tiene que ver con los libros, lo que tiene que ver con su obra intelectual ya está todo aclarado», añadió.

Los derechos quedan en el Vaticano y una parte se destinará a la «Fundación del Vaticano Joseph Ratzinger», creada en 2010, que es lo que realmente constituye la herencia importante de Benedicto XVI, con auténticos superventas como los volúmenes dedicados a la vida de Jesús.

Gaenswein explicó también que, por orden del propio Ratzinger, destruyó todos los apuntes y cartas personales, mientras que algunas notas fueron enviadas a la fundación Ratisbona. «¿Una lástima? Sí, también se lo dije, pero él me dio esta indicación: no hay vuelta atrás. No quedan escritos inéditos», reveló.

En cuanto a su futuro, Gaenswein confirmó, como ya había dicho en un reciente viaje a Alemania para promocionar sus memorias, que todavía no sabe qué tiene en mente el papa para él.

«El papa Francisco todavía no me ha dado ningún encargo, debe reflexionar y luego me lo dirá. Estoy disponible para la Iglesia y soy leal y fiel», agregó el secretario de Benedicto XVI.

Francisco le había convocado en audiencia después de que publicará el 12 de enero el libro «Nient’altro che la verità» (Nada más que la verdad) un libro sobre sus años cercano al papa alemán y en el que se criticaba algunas decisiones del pontífice argentino. EFE/ LB

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_imgspot_img