spot_imgspot_img

“Debemos de ser partícipes y colaborar con la paz en Honduras”, pide padre Carlos Rubio

Panamá – Luego de concluir la eucaristía de clausura de la 34 Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), en la ciudad de Panamá, las reacciones de la Iglesia Católica hondureña y la feligresía coinciden con el mensaje del papa Francisco de ser partícipes y constructores de la paz de las naciones.

El párroco de la iglesia San Martín de Porres de Tegucigalpa, padre Carlos Rubio, expresó que el mensaje del papa Francisco en el caso de Honduras es para que “los jóvenes sean protagonistas hoy”, para construir un mejor país y una mejor sociedad.

Señaló que la juventud debe de ser constructora de puentes, de unidad, de alegría, pero “no con la destrucción, sino que  construyendo”.

Asimismo, apuntó que la misión debe de ser de responderle al Señor en el servicio al prójimo, como el “sí de María a Jesús”.

“Los jóvenes deben de ser protagonistas de su propio destino”, arguyó.

El prelado subrayó que “no existe mañana, existe el hoy, como dice el papa Francisco”.

Rubio señaló que “sin paz no hay desarrollo. La paz es la garantía de que pueden llegar nuestros inversionistas con muros de entendimiento y no de confrontación”.

“Más de mil 500 jóvenes que viajaron de Honduras a la Jornada Mundial de la Juventud van motivados a ser misioneros de la paz en el país”, acotó.

Referente a los esfuerzos del gobierno para disminuir la violencia,  Rubio señaló que “todos los esfuerzos vengan de donde vengan, debemos de ser partícipes y colaborar. Debemos de construir paz todos”.

Insistió que “debemos de ser partícipes y colaborar por la paz de Honduras”.

Uno de los peregrinos que llegó a Panamá desde el jueves para acudir a la JMJ, fue Elvis Gutiérrez, junto a su madre y sus tres hijos.

Mientras ondeaba la bandera de Honduras, Gutiérrez indicó que llegó procedente San Pedro Sula para cumplir el sueño de su familia y de su hijo, Elvis  Alejandro Gutiérrez, quien sufre una discapacidad motora.

“Estoy muy contento con el mensaje del papa Francisco y la alegría de estar acá, cerca y poder escucharlo y verlo pasar en el papamóvil”, indicó.

Apuntó que anda con su madre y sus tres hijos, y sólo puede decir que es un sueño hecho realidad para su hijo mayor, que es un adolescente y para los otros dos menores.

“Tengo un hijo con discapacidad  y este es un  sueño para él,  ver al papa”, afirmó.

Se debe de retomar la fe y “volvernos a Honduras con un espíritu joven como dice el papa Francisco”.

“Andan muchas personas de Honduras y es necesario llevar a nuestro país este mensaje positivo de estrechar canales y unir puentes de entendimiento”, subrayó.

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_imgspot_img