spot_img

De abandonar el CIADI, Honduras seguiría el camino de Venezuela

Por:

Compartir esta noticia:

Tegucigalpa (Especial Proceso Digital) 2/2 – Honduras potencialmente se sumará a otras naciones gobernadas por la izquierda latinoamericana en cuanto a abandonar instancias internacionales por no estar de acuerdo con sus políticas o no estar alineadas a su pensamiento político-económico, lo que inquietad a expertos por el mensaje de incertidumbre que esa señal envía a los inversionistas nacionales e internacionales.

Los reiterados anuncios de funcionarios que amenazan que Honduras podría abandonar el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI), la instancia que conoce de los conflictos entre gobiernos y nacionales de otros países, a través del mecanismo de conciliación y arbitraje, ha hecho sonar las alarmas en la comunidad empresarial.

Todo ello ocurre mientras en forma simultánea negocia un tratado de libre comercio con China y apuesta a atraer inversiones de empresarios de dicha nación, justamente un país conocido por su opacidad y por no apegarse al respeto a las normas ambientales y laborales.

Honduras es una de las naciones que mayores demandas de arbitraje tiene en el CIADI, una instancia que forma parte del Grupo del Banco Mundial, y de la cual la actual administración ha amenazado con desafiliarse.

Honduras se adhirió al CIADI el 28 de mayo de 1986 y la vigencia fue en 1989, según los registros del ente especializado en arbitrajes o disputas de negocios entre Estados y empresas.

Honduras se adhirió al CIADI el 28 de mayo de 1986 y la vigencia fue en 1989.

La amenaza hondureña de retirarse del CIADI, la cual ha externado en varias ocasiones la ministra de Finanzas Rixi Moncada, ha logrado eco en la prensa especializada internacional, tal como informó en su momento la publicación estadounidense Observer que señala el malestar de las autoridades por la demanda de la empresa que impulsa la Zona Prospera en Roatán por un monto de 11 mil millones de dólares.

Pero el malestar hondureño se ha acumulado en la misma medida que las demandas contra el país se incrementan en la instancia de solución de arbitraje.

En total Honduras tiene nueve peticiones de arbitraje en el CIADI, las últimas se acumularon por el tema de energía, luego que el gobierno impulsara una nueva ley en la materia energética.

La pretensión hondureña de abandonar el CIADI es criticada por expertos e inversionistas que consideran que enviaría un pésimo mensaje a la comunidad internacional.

“Si Honduras decidiera salirse del Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI), mandaría un mensaje terrible a todos los inversionistas de todo el mundo”, dijo Pedro Múñoz, inversionista y socio de la firma internacional Dentons.

Múñoz dijo que el mensaje diría que si alguien viene a invertir a Honduras y tiene una diferencia con el gobierno, la tiene que resolver en los tribunales de Honduras “y ya todos los hondureños saben lo complicados que son los tribunales hondureños donde “no hay seguridad jurídica, no hay justicia pronta”, señaló.

La preocupación de empresarios y analistas es que la salida del CIADI solo sea el primer paso en una desconexión del país de las instituciones internacionales reconocidas para pasar a otras donde el sesgo ideológico sea mayor.

La adhesión de Honduras al CAF se aprobó en el CN sin cumplir la norma parlamentaria.

El gobierno se adhirió a la Corporación Andina de Fomento (CAF) e hizo solicitud para ingresar al Nuevo Banco de Desarrollo, el llamado banco del bloque económico y político BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) que busca disputar la hegemonía de Estados Unidos y de su moneda el dólar en la economía internacional.

Paradójicamente, mientras Honduras amenaza con salirse del CIADI y la actual administración apuesta a Pekín y otros nuevos actores, China es integrante de la institución a la cual ingresó el 6 de febrero de 1993.

Nicaragua y Venezuela salieron de la OEA

Los aliados de la actual administración del partido Libre, como son Venezuela y Nicaragua, también ejecutan un plan de desconexión de sus naciones de las instituciones continentales.

Nicaragua recientemente oficializó su salida de la Organización de Estados Americanos (OEA), una medida impulsada por el régimen de Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo.

El gobierno nicaragüense abandonó la institución continental el pasado 19 de noviembre, tras haber denunciado la carta hace dos años. Pese a ello, Managua sí continúa en el CIADI.

El gobierno hondureño ha abogado en foros internacionales por Cuba, Venezuela y Nicaragua.

Estados Unidos señaló que la salida de Managua solo es un acto desesperado para “evadir la justicia”.

El régimen chavista de Venezuela también abandonó la OEA, pero el organismo no aceptó la medida ya que no reconoce la gestión de Nicolás Maduro como presidente legítimo de dicha nación sudamericana.

Además de la OEA, Venezuela se retiró del CIADI, aunque tiene varias demandas y en muchas han fallado en su contra. (PD).

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_img
spot_imgspot_img