spot_imgspot_img

Cuarentena golpea ganancias de comerciantes de la Kennedy

Tegucigalpa – La situación de emergencia por el COVID-19 que ha provocado que las autoridades ordenen la medida de la cuarentena ha impactado fuertemente en los ingresos y ganancias de los pequeños comerciantes que operan en la colonia Kennedy en el municipio del Distrito Central, capital hondureña.

Como parte de su diario vivir, decenas de comerciantes llegan a sus puestos a la calle del comercio en la colonia Kennedy para ganar su sustento del día.

Sin embargo, en estos tiempos de cuarentena por la emergencia del COVID-19, sus ganancias se han reducido de manera considerada por la ausencia de clientes en una de las zonas más transitadas de la populosa colonia capitalina.

El ambiente que se vive entre los puestos de venta son de supervivencia, donde el objetivo es vender la suficiente cantidad de productos para llevar las ganancias a sus hogares.

retenAgentes de la POMP tienen retenes en el comercio de la Kennedy

Los comerciantes reconocen y aceptan que la llegada del COVID-19 al país les impactó fuertemente en las ventas, ganancias y en la afluencia de clientes que cada vez transitan menos en los puestos por temor a contagiarse.

En las calles circulan ciudadanos, algunos con medidas de protección y otros que no, en la calle de comercio en búsqueda de productos como frutas, verduras, granos básicos y otros para abastecerse.

Ante esta situación, hay un retén de agentes de la Policía Militar de Orden Público que vigila, monitorea y regula la circulación de ciudadanos en carros en la zona de comercio.

El obrero que busca alternativas

don denis   Denis, vendedor de sandíasDon Denis, un empleado de la construcción que debido al parón comercial en su rubro, optó por dedicarse a la venta de sandía en la colonia Kennedy como forma de llevar sustento a su hogar.

El vendedor proviene del sector de Ojo de Agua en el municipio de Yuscarán, departamento de El Paraíso, oriente del país, junto con su hijo para tratar de buscar un sustento.

“No es que me dedico a esto, sino que me dedico a la construcción. El problema es que uno tiene que improvisar, tratar de buscarle a la vida, uno tiene familia y debe luchar”, dijo en conversación con Proceso Digital.

Contó que solo llega a la colonia Kennedy el día que le toca circular.

Agradeció que en los días que ha llegado a la populosa colonia, ha podido vender la mayoría de las sandias, logrando ganar lo suficiente durante el día.

El vendedor señaló que la venta de sandías es temporal y piensa dedicarse a otro empleo que lo lleve a llevar el sustento diario a su vivienda.

Aceptó que sufre riesgos de trasladarse del oriente del país hacia la capital hondureña, pero que le toca luchar para salir adelante.

sandias ventaDon Denis junto con su hijo vende sandías para tener su sustento

El ahora comerciante expuso que tiene que mantener siete hijos de las cuales tiene que mantener cinco menores, uno de los mayores trabaja y los ayuda con su salario mensual “no se puede estar abstenido al salario de un mes cuando la situación es del día a día”.

Seguimos día a día con la lucha

Otro vendedor consultado por Proceso Digital que prefirió omitir su nombre señaló que la situación de los vendedores es de seguir con la lucha día a día.

Narró que desde las 7:00 de la mañana hasta las 5:00 de la tarde está en su puesto para conseguir ganancias para alimentar los cinco miembros de su familia que viven en su residencia.

Se mostró agradecido que en tiempos de emergencia ha podido vender y ganar lo suficiente para conseguir el plato de comida en su hogar.

comercio venta

Expuso que en las últimas dos semanas, observó una reducción en sus ingresos debido que la gente compra menos porque no tienen dinero por falta de pago de salario.

“Hay veces que está bueno y hay días que están malos porque la situación económica del país, no es lo mismo de antes, a la gente no lo han pagado y no tienen como comprar”, puntualizó.

Apuntó que con las ganancias diarias no puede cubrir otras necesidades como el pago de alquiler, préstamos y servicios públicos.

El vendedor lamentó que la población y las autoridades no observan la situación que atraviesan comerciantes como problemas de abastecimiento de productos.

Relató que él compra en el mercado Zonal Belén en la ciudad de Comayagüela, ciudad gemela de Tegucigalpa, pero que por los retenes obstaculizan su provisión.

“Uno tiene que dar unas vueltas, caminar por tres cuadras para poder meterse para comprar porque todo está cerrado, ni bolsas pueden meter porque no lo dejan pasar”, explicó.

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,564FansMe gusta
39,871SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img