spot_img

CSJ y MP con posturas diversas sobre la CICIH, Legislativo y Ejecutivo en un ampliado dilema

Tegucigalpa – El proceso para instalar la Comisión Internacional contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (CICIH), se ha prolongado fruto de las conversaciones por lograr un entendimiento entre el gobierno y la Organización de las Naciones Unidas (ONU), 10 meses pasaron en diálogos y negociaciones, mientras se acorta el tiempo de la administración de gobierno que la prometió para combatir el flagelo que tiene en la ruina al país y debilitada su institucionalidad.

Honduras, al igual que Guatemala, experimentó el mecanismo anticorrupción, cuyas acciones lideradas por expertos lograron poner de rodillas a élites corruptas que se creyeron intocables en el tiempo, tanto fue su asedio contra los deshonestos de los gobiernos, que terminaron siendo expulsadas por claras conspiraciones desde los poderes constituidos quienes se aliaron al verse afectados por las investigaciones.

Las comisiones externas, también fueron instaladas sin éxito en El Salvador y Ecuador, en estos países, se impuso el sistema argumentando la defensa de la institucionalidad, por ende, al mecanismo ni siquiera se les permitió, actuar cuando ya estaban siendo objeto de persecución desde los poderes reales, su estadía fue tan limitada, que poco o nada, lograron hacer en pro de la pureza en el actuar de las instituciones.

La Misión de Apoyo Contra la Corrupción e Impunidad en Honduras (MACCIH), logró aceptación ciudadana, llegó sin mayores expectativas, consiguió desnudar 13 casos de alto impacto cuyos garantes son políticos, funcionarios y empresarios, esto en cuatro años y aún con pendientes su periodo no fue renovado entre el gobierno y la Organización de Estados Americanos (OEA). 

La CICIH es hasta ahora una promesa de campaña política de la presidenta, Xiomara Castro. Sus asesores, diplomáticos y funcionarios, afirman que el mecanismo sí vendrá y con vastas facultades para hacerle frente a la corrupción e impunidad, mientras desde la oposición política se asegura, buscan una comisión a la medida y que investigue a todos menos al gobierno actual.

Recientemente titulares de instituciones como la Corte Suprema de Justicia (CSJ) y la Fiscalía General de la República (MP), revelaron sus posturas frente a la posibilidad de instalar una Comisión Internacional que coadyuve a la débil institucionalidad y el Estado de Derecho, a enfrentar el flagelo, cuya consecuencia se refleja en su alto índice de pobreza (75%) de su gente.

Hasta ahora la llegada de la CICIH no tiene un panorama alentador, pese a que es un clamor que persiste en su población, así como en sectores sociales, empresariales y políticos. El debate por el tema es todavía una fuerte confrontación, ya que deslumbra escenarios que involucra precisamente a quienes no quisieron renovar el convenio de la MACCIH con la OEA.

Los señalamientos apuntan al Partido Nacional, que ahora están dispuestos a apoyar la llegada de la CICIH pero con la condición que investigue a los actuales funcionarios. El oficialismo por su parte asevera que la comisión externa tendrá suficientes competencias para acusar penalmente y responsabilizan a la oposición de obstruir y tratar de interrumpir el proceso.

Poder Judicial

El titular de la CSJ, Rolando Argueta.

Rolando Argueta, titular de la Corte Suprema de Justicia, se refirió a la lucha contra la corrupción en Honduras, la reforma que se pretende hacer al artículo 232 constitucional para que venga la CICIH y su postura es casi similar a la que mantuvo respecto al papel que desempeñó en un periodo de cuatro la Misión de Apoyo de la Organización de Estados Americanos.

La sensación de algunos funcionarios es que hay alguna idea en que los procesos mejorarán, cambiando la ley o reformándola, no basta una reforma a la Constitución de la República para mejorar las instituciones y puedan prestar un mejor servicio”, manifestó a la pregunta sobre la idea de la diputada oficialista Hortensia Zelaya de reformar el artículo 232 constitucional.

Y en relación a la instalación de la Comisión Internacional contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras, sostuvo que es bueno, pero la necesidad más concreta que se tiene en el país, es fortalecer los entes judiciales, porque la comisión exterior, solo es un eslabón más en la cadena de justicia, ésta puede ser útil pero no es lo más importante.

Ministerio Público

Y esta semana el fiscal general Óscar Fernando Chinchilla, fue abordado por la prensa donde habló de diversos temas, entre ellos el combate a la corrupción y la impunidad en la nación y su posición frente a la propuesta de traer es muy distinta a la del presidente de la Corte, pues define a la CICIH como un aliado importante en búsqueda de objetivos comunes.

“Estamos plenamente convencidos que sí se toma la decisión de traer una comisión contra la impunidad o algún organismo de apoyo, se va a convertir, como lo fue la MACCIH, la mejor aliada del Ministerio Público y una ventana de oportunidad y esperanza para el pueblo hondureño para que se combata ese flagelo”, recalcó Chinchilla tras comparecer en el Congreso.

Remarcó que el “la Fiscalía celebra que se pueda traer una Misión de Apoyo contra la Impunidad porque no tenemos nada que esconder y precisamente cuando estuvieron los tres voceros de la MACCIH eran fieles defensores del Ministerio Público, y el secretario Luis Almagro cuando la misión lamentablemente no se renovó agradeció en su pronunciamiento final al MP”.

Ejecutivo y Legislativo

Si bien es cierto, la jefa del Ejecutivo solicitó a las Naciones Unidas apoyo para instalar la CICIH, esto desde que asumió en enero 2022, sin embargo, 9 meses pasaron y convenio no se ha firmado, el gobierno, sostiene que la comisión si vendrá y que las negociaciones se encuentran en su etapa final, en el intercambio de memorándum de entendimiento entre las partes.

Hortensia Zelaya Castro, diputada oficialista e hija de la mandataria, presentó un proyecto para reformar la Constitución, en el artículo 232, para dar mayores facultades a la CICIH, un sector avaló la iniciativa, pero otro salió al paso para criticarla porque considera que la reforma constitucional no es necesaria, porque tampoco lo fue cuando se permitió la instalación  de la MACCIH en 2016.

Incluso el propio designado presidencial, Salvador Nasralla, calificó la intención de la legisladora Zelaya Castro, como una táctica dilatoria en el proceso de instalar la comisión internacional, es más agrega que la idea original de la CICIH se ha perdido y de venir a Honduras, será un mecanismo innecesario porque carecerá de facultades, derechos y ambiente para funcionar.

Ahora de parte de la ONU, los pronunciamientos sobre el tema han sido pocos, pero han dejado claro que han solicitado reformas legislativas, de manera que existan las condiciones para hacer una verdadera lucha contra la corrupción, esa misma retórica mantiene el gobierno, aunque los días siguen pasando y de la CICIH, solo se dice que vendrá sin que se tenga esa certeza. JP  

Compartir

spot_img
spot_img

Más noticias

spot_imgspot_img