spot_imgspot_img

Costa Rica amplía medidas restrictivas para contener COVID-19

San José – Las autoridades de Costa Rica, que este viernes reportó 423 nuevos casos de COVID-19 y cinco fallecidos, informó de la ampliación hasta el 31 de julio de las medidas restrictivas para contener el virus y el regreso de algunas actividades productivas de atención no presencial.

El ministro de Salud de Costa Rica, Daniel Salas, informó en conferencia de prensa que el país alcanzó un total de 9,969 casos positivos acumulados durante la pandemia de COVID-19, así como 47 fallecidos con edades entre los 23 a 94 años.

Los datos oficiales indican que 2,818 personas se han recuperado y este viernes se reportan 211 pacientes hospitalizados simultáneamente, de los cuales 38 se ubican en unidades de cuidados intensivos.

«Consideramos que dentro de todos los posibles escenarios, para retomar la trazabilidad, debido al aumento acelerado de casos graves y para que no colapse el sistema de salud, tenemos que seguir con restricciones en zonas más riesgosas y permitirnos algunas actividades de la cadena de producción», explicó Salas.

El sábado 11 de julio comenzó a regir en Costa Rica por un plazo de nueve días una serie de medidas restrictivas a la movilidad y el comercio en el área metropolitana con el objetivo de reducir la velocidad de los contagios y recuperar el rastro del virus.

Por lo tanto, a partir del próximo lunes 20 de julio, cuando se cumple el plazo, el Gobierno costarricense aplicará nuevas medidas y modificó otras para reactivar la economía y mantener el seguimiento del rastro epidemiológico del virus.

Las acciones continúan con el concepto de regionalización, según cantidad de casos por cantón o distrito, ya que según las autoridades no hay un comportamiento homogéneo en todo el país, mientras que para la apertura productiva los empresarios y colaboradores deben seguir estrictos protocolos de seguridad.

El Gran Área Metropolitana, donde hay más densidad poblacional, seguirá con alerta naranja y restricción vehicular por número de placa. Los únicos establecimientos con atención al público habilitados son supermercados, panaderías, carnicerías, venta de insumos agropecuarios, veterinarias, centros hospitalarios, servicios bancarios y financieros, así como funerarios, todos al 50 % de su aforo.

Los sitios con alerta amarilla avanzan a la fase 3 de reapertura, en el cual pueden operar restaurantes, tiendas y gimnasios a un 50 %, lugares de culto con un máximo 75 personas, hoteles con un aforo del 100 % y zonas comunes al 50 %.

Permanecen cerrados los bares, discotecas, casinos y parques públicos en todo el país.

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,504FansMe gusta
39,572SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img