spot_imgspot_img

Condenan a prisión a 5 exagentes de Pinochet por tres desaparecidos en 1974

Santiago de Chile – La Corte de Apelaciones de Santiago condenó hoy a cinco exagentes de la policía secreta de Augusto Pinochet por el secuestro calificado (desaparición) de tres opositores a la dictadura (1973-1990) detenidos en 1974, informaron fuentes judiciales.

Eduardo Aliste González, Gerardo Silva Zaldívar y María Eugenia Martínez Hernández fueron detenidos por agentes de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA) en septiembre, octubre y diciembre y desaparecieron tras permanecer en un centro de torturas y exterminio de ese organismo, según testimonios de prisioneros supervivientes.

El lugar del que desaparecieron estaba situado en el municipio santiaguino de Ñuñoa y fue conocido como «La Discotheque» o «La Venda Sexy», por la música estridente que sonaba todo el día, para que los vecinos no escucharan los gritos de los torturados y por los vejámenes sexuales a que eran sometidas las prisioneras.

El tribunal de alzada condenó a quince años y un día de prisión al general Raúl Iturriaga Neumann y a los oficiales Risiere Altez España, Hugo Hernández Valle y Gerardo Urrich González, y rebajó a quince años la condena a Manuel Carevic Cubillos.

Según la mayoría de los jueces, no está acreditada fehacientemente la participación de Carevic en dos de los casos, por lo que se le rebajó la pena establecida por el juez especial Leopoldo Llanos en el fallo de primera infancia.

Eduardo Aliste González era un estudiante secundario de 19 años, miembro del Partido Socialista, que fue detenido el 24 de septiembre de 1974 en su domicilio.

Gerardo Silva Saldívar, de 23 años, estudiaba Estadísticas en la Universidad de Chile, pertenecía al Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) y fue detenido el día 10 de diciembre de 1974. Su nombre apareció el año siguiente en la lista de la Operación Colombo.

Dicha operación fue un montaje de la DINA para encubrir la desaparición de 119 presos políticos, mediante la publicación de sus nombres y la afirmación de que habían muerto en el extranjero, en purgas internas del MIR, agrupación que resistió con las armas a la dictadura de Pinochet.

María Eugenia Martínez Hernández tenía 25 años, era obrera textil y dirigente sindical y militaba también en el MIR. Fue detenida en su lugar de trabajo el 24 de octubre de 1974 en presencia de sus compañeros, jefes y de uno de los dueños de la empresa. Fue vista en la Venda Sexy» hasta mediados de noviembre del mismo año, cuando se pierde su rastro.

En la parte civil, la Corte ratificó que el Estado debe pagar un total de 350 millones de pesos (unos 543.000 dólares) a los familiares de las víctimas. 

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_img
23,143FansMe gusta
37,975SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img