Condena ejemplar pide la MACCIH para Teodoro Bonilla y dice seguirá de cerca el juicio

Tegucigalpa – El vocero de la Misión de Apoyo Contra la Corrupción e Impunidad en Honduras (MACCIH), Juan Jiménez Mayor, pidió “una sanción ejemplar” para el exvicepresidente del desaparecido Consejo de la Judicatura y la Carrera Judicial, Teodoro Bonilla, quien comparece en juicio oral y público señalado por el presunto delito de tráfico de influencia consumado en el caso conocido como Shalóm.

– La Misión alabó el trabajo de investigación por parte de la Fiscalía hondureña en este caso específico.

– “Teodoro Bonilla usó el cargo para hacer denuncias inexistentes, nombrar allegados y presionar a jueces y magistrados, es decir llegó al Consejo de la Judicatura para afectar la independencia judicial”, dijo Jiménez Mayor.

– Existe una recusación contra el juez del Tribunal de Sentencia, Edgar Crosby Lanza, quien tuvo un ascenso meteórico en la gestión de Bonilla.

El funcionario de la Misión Anticorrupción de la Organización de Estados Americanos (OEA), dijo que seguirán de cerca el desarrollo del juicio oral y público que comenzó este lunes en la Sala III del Tribunal de Sentencia de la Corte Suprema de Justicia.

“Con este caso estamos defendiendo a nuestros colegas del Poder Judicial, nadie puede meter las manos frente a la independencia judicial”, señaló.

Mediante una conferencia de prensa, la MACCIH hizo una radiografía del exconcejal Bonilla, quien antes de llegar al Consejo de la Judicatura fue juez y luego presidente de los jueces.

Durante su intervención, Jiménez Mayor dijo que Teodoro Bonilla es hermano de la viuda del padre del expresidente Rafael Leonardo Callejas. “En noviembre de 2015 todo el país escuchó las conversaciones del señor Bonilla con el exmagistrado Víctor Manuel Lozano, en relación a expresiones denigrantes contra mujeres y operadores de justicia”, relató.

Jiménez Mayor mencionó que “Teodoro Bonilla usó el cargo para hacer denuncias inexistentes, nombrar allegados y presionar a jueces y magistrados, es decir llegó al Consejo de la Judicatura para afectar la independencia judicial”.

Los señalamientos de la MACCIH también aluden que Bonilla se interesó por obras públicas en el Poder Judicial. “Su función era supervisar la actuación de los jueces, sin embargo Teodoro Bonilla usó esa posición para perseguir jueces y empleados que no obedecieran sus órdenes, como es el caso del juez José Dimas Agüero Echenique, quien fuera presionado por él para mandar a la cárcel a un periodista”, citó.

Además, reveló que existe una recusación contra el juez del Tribunal de Sentencia, Edgar Crosby Lanza, pero el Poder Judicial rechazó la solicitud del MP.

De acuerdo al MP, este juez del Tribunal de Sentencia fue promovido de juez en Danlí a magistrado del tribunal en Tegucigalpa, durante la gestión de Teodoro Bonilla en el Consejo de la Judicatura, además luego fue nombrado como coordinador de la sala.

“Hubo un rápido ascenso en carrera judicial, la MACCIH no quiere adelantar opiniones en este sentido, solo que esperamos una conducta ejemplar de todos los jueces que participan en el Tribunal de Sentencia”, exteriorizó Jiménez.

Subrayó que el expediente Shalom es un típico caso de tráfico de influencias en el que se alteró la correcta aplicación de justicia.

Finalizó que la MACCIH también sigue de cerca otros casos de presunta corrupción, como es el que involucra al fiscal general adjunto, Rigoberto Cuellar, quien es señalado por tráfico de influencias en uno de los casos del IHSS.

Lo + Nuevo

22,256FansMe gusta
34,834SeguidoresSeguir
5,673suscriptoresSuscribirte