spot_imgspot_img

Con gritos y ambiente hostil reciben a rectora los trabajadores del Hospital Escuela

Tegucigalpa – Los trabajadores del Hospital Escuela agrupados en 27 sindicatos recibieron con hostilidad a la rectora de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Julieta Castellanos, obligándola a abandonar las instalaciones del máximo centro asistencial del país.
 

Castellanos tenía programada para la mañana de este martes varias reuniones con los actores principales del centro hospitalario, pero ante la intransigencia de los empleados tuvo que trasladar las reuniones hacia la facultad de Ciencias Médicas de la UNAH.

Según informes de la cadena radial HRN, cuando Castellanos se disponía a entrar al Hospital Escuela, varios trabajadores le gritaban que se fuera del lugar, además procedieron a apagar las lámparas de energía de las salas donde iba a sostener las reuniones.

“El hospital no es de los trabajadores, es de los pacientes”, declaró Castellanos, quien además añadió que esperaba un recibimiento peor.

Advirtió que la reforma en el principal hospital del país comenzó este día. “Una institución con un presupuesto de 2 mil 200 millones de lempiras no puede ser un problema”.

Ante el zafarrancho que armaron los trabajadores del hospital, la rectora universitaria tuvo que salir por la parte de Medicina Forense, ante el jolgorio de los empleados.

Ante esa situación, el decano de la facultad de Ciencias Médicas de la UNAH, Marco Tulio Medina, expresó que “es un ambiente que nos debe llamar a la reflexión, solicito la paz y el compromiso para poder hablar en forma racional y ética con los miembros del sindicato”.

Agregó que están en un proceso de diálogo donde la mesa de negociaciones debe ser el lugar para plantear todas las inquietudes en torno al problema de Salud.

Asimismo descartó que se estén privatizando los servicios del Hospital Escuela con la nueva administración de la UNAH. “Vamos a convertirlo en un hospital universitario así como nació el 9 de agosto de 1968. Todos los que estamos en este proceso somos empleados públicos por lo tanto no pueden hablar de privatización”.

“Para enojarse se requieren dos y estamos con el espíritu tranquilo, hay que entender que estamos en un proceso de aproximación y transición”, puntualizó Medina.

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,060FansMe gusta
37,599SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img