spot_imgspot_img

Codeh denuncia vejámenes contra privados de libertad en la Penitenciaría Nacional

Tegucigalpa – El presidente del Comité para la Defensa de los Derechos Humanos en Honduras (Codeh), Hugo Maldonado, denunció vejámenes en contra de privados de libertad por parte de autoridades de la Penitenciaría Nacional Marco Aurelio Soto, localizada en la aldea de Támara, al norte de la capital hondureña.

Maldonado indicó que esos casos de tortura al interior de esa cárcel, es la orden del día y eso no se puede ocultar, hay directores, subdirectores y personal de apoyo del Instituto Nacional Penitenciario (INP), que se presta para los vejámenes, para exacciones ilegales, para introducir instrumentos, armas y estupefacientes a los centros penitenciarios donde también han ocurrido asesinatos con arma de fuego.

Refirió que el 7 de abril ocurrió un hecho que trasciende los vejámenes y torturas contra un privado de libertad a quien se le fracturaron ambos brazos, por lo que el Codeh pidió una explicación al INP y hasta 40 días después ha emitido un escueto informe donde se establecen algunos parámetros sobre la situación del interno, pero no confirma la tortura del privado de libertad a quien nunca se le dio atención médica ni mucho menos por la hernia que tiene y aparte de eso lo mandaron a un sector donde no hay techo donde aguante el sereno y la lluvia.

“Nosotros le denominamos una rotura al interior de un centro penitenciario, donde no debe haber más cárceles que las que ya existen, es como una jaula, está ahí a la mano izquierda del archivo, donde uno se va a reunir con los privados de libertad”, manifestó Maldonado.

Indicó que como organismo de derechos humanos ha mantenido muy buena relación con la actual administración del INP, pero lo único que no se les ha permitido es ir a constatar a máxima seguridad donde siempre había gozado de una libertad para ir a constatar in situ las áreas.

Agregó que los privilegios al interior de los centros penitenciarios “cuestan un ojo de la cara” y si un director o cualquier otra autoridad en las 28 cárceles lleva a un privado de libertad a su casa para ir a hacer trabajos particulares es un acto irregular, y si lo lleva a hacer menesteres domésticos a favor del oficial como lavarle el carro o a construir o levantar un muro, esas son actividades que no están en ningún estamento jurídico.

Por otro lado, Maldonado lamentó que la vacuna anticovid no ha llegado todavía a los 28 establecimientos penitenciarios y el Codeh le ha manifestado a la Secretaría de Salud que uno de los grupos vulnerables son precisamente las cárceles porque ahí no solamente hay adultos mayores, sino que hay mujeres embarazadas, privados de libertad con enfermedades de base y por eso deberían ser tomados en cuenta como grupo vulnerable. (OM)

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,172FansMe gusta
38,656SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_img
spot_imgspot_img