spot_imgspot_img

CNA denuncia que equipos de hospitales móviles son usados y representan riesgo biológico

Tegucigalpa – En un amplio documento el Consejo Nacional Anticorrupción (CNA), presentó un nuevo informe “La Corrupción en tiempos de COVID-19”, donde denuncia más anomalías en la adquisición de siete hospitales de aislamiento móviles por parte del Estado a través de Inversión Estratégica de Honduras (Invest-H).

– Esta semana se cumplen dos meses de la llegada de dos hospitales móviles, sin embargo ninguno de los dos está funcionando todavía.

En su décimo informe denominado “Las máquinas de anestesia usadas: un riesgo biológico inminente”, para el personal médico que laborará en los hospitales que se instala en San Pedro Sula, la investigación se basa en la visita hecha por  técnicos y especialistas el pasado 21 de agosto.

Según este mecanismo de sociedad civil, el equipo entregado en el hospital móvil instalado dentro de los predios del hospital Mario Catarino Rivas, posee varios signos de desgaste, producto de su utilización, por lo cual, no se puede considerar como un componente nuevo y útil, sino como material de segunda mano.

Además, -dice el informe- que se encontraron signos de uso en los conectores, los cuales se producen únicamente cuando se procede a realizar su mantenimiento, ya sea preventivo o correctivo. En cambio, cuando un equipo médico de altas prestaciones se encuentra completamente nuevo, no presenta este tipo de condiciones, ni similares a ellas.

Otro riesgo detectado por el CNA, es la altura del techo respecto del suelo interior de todas las salas tiene una medida de 2.507 metros y según normas internacionales en construcción de hospitales, la altura mínima del techo debe ser de 2.70 metros cuando el número de pacientes exceda de dos.

Pues, dicha altura se considera por la cantidad de volumen en metros cúbicos (m³) de aire, oxígeno, dióxido de carbono, entre otros gases que permanecerían saturados en caso de que una unidad de aire acondicionado falle, ocasionando que la amígdala cerebral produzca un temor irracional en espacios confinados y áreas cerradas —más conocida como claustrofobia—.

Durante la inspección efectuada por el equipo investigativo del CNA, se alcanzaron otros hallazgos distintos a los de las máquinas de anestesia, como por ejemplo: un grupo de trabajadores de la empresa encargada de la instalación de estos centros de triaje móvil, se encontraban lijando y pintando con aerosol color blanco el exterior de cada contenedor que presenta residuos de óxido, esto con la finalidad de darle una mejor apariencia al hospital.

El CNA considera que se continúan erogando fondos para poner en marcha los módulos hospitalarios, tal es el caso de la compra de veinticuatro tanques de almacenamiento de agua con capacidad de 2 mil 500 litros cada uno, más dos transformadores eléctricos que, pero fue Invest-H quien los adquirió y no el proveedor como debió ser, esto, tratándose tratara de un proyecto llave en mano.

Es preocupante el hecho de que ya han transcurrido cinco meses desde el pago realizado por los supuestos hospitales móviles y que dos de ellos, ya en Honduras, todavía no puedan ser utilizados, porque no cuentan con el equipo necesario; mientras tanto, los cinco restantes se encuentran todavía en etapa de fabricación, lamenta entre sus conclusiones el CNA.

El mecanismo anticorrupción, asegura que esa situación obliga “a las nuevas autoridades de Invest-H a generar otro gasto millonario para enviar a una comisión a cerciorarse si en efecto esos módulos existen y cumplen con las necesidades requeridas”.

spot_img
spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
23,564FansMe gusta
39,866SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img