spot_imgspot_img

Chávez pide a Dios que perdone al cardenal Urosa por mentir al acusarlo

Caracas- El presidente venezolano Hugo Chávez pidió hoy a Dios que perdone al cardenal y arzobispo de Caracas, Jorge Urosa, por mentir al acusarlo de violar la Constitución y querer instaurar una dictadura marxista.
 

«Ese cardenal me acusa, desde Roma, de pisotear la Constitución y de que estamos construyendo una dictadura marxista. Que Dios le perdone porque el cardenal sabe que miente», dijo Chávez.

La alusión a Urosa tuvo como marco la graduación y entrega de sables de honor a 582 nuevos tenientes y alféreces salidos de la Academia Militar y el pase a retiro de los que han acumulado los años de servicio reglamentarios.

La polémica entre Urosa y Chávez se agudizó recientemente cuando el cardenal acusó al Gobierno de querer imponer una dictadura marxista, violando la Constitución, y el presidente le respondió llamándole «troglodita e indigno».

Urosa envió ayer una nota desde Roma en la que ratificó sus acusaciones.

«Y se hace llamar (Urosa) embajador de Jesucristo. Si Cristo apareciera ahora físicamente no tengo duda de que los latiguearía (les daría latigazos)», dijo Chávez.

El presidente añadió que «el verdadero embajador de Cristo es el pueblo, porque el pueblo es la voz de Dios».

Señaló, además, que Urosa debería presentar sus señalamientos ante un tribunal o ante la Asamblea Nacional y fundamentarlos porque de lo contrario «está irrespetando al pueblo y a la patria con acusaciones infundadas y temerarias».

Chávez se preguntó también «de qué rincón oscuro de su alma saca (Urosa) tanta capacidad para mentir» y le acusó de participar en el golpe de Estado de 2002 en su contra cuando era obispo.

Por otra parte, reiteró que Urosa es un «troglodita» porque «vive en las cavernas del pasado y pertenece a la más rancia extrema derecha, la que ante cualquier cambio a favor del pueblo sacan la excusa del marxismo leninismo y de la dictadura para atropellar a ese pueblo».

Retomó luego el caso del golpe de Estado y dijo que Urosa no lo condenó pero sí se pronunció contra una decisión judicial que condenó a 30 años de prisión «a unos policías asesinos que masacraron a ciudadanos indefensos con armas de guerra».

«El cardenal salió a criticar al poder judicial y dijo que esos policías estaban cumpliendo con su deber. Para el cardenal, matar gente inocente con armas de guerra es cumplir con la obligación. ¡Que Dios perdone al cardenal!», expresó Chávez.

El presidente señaló a continuación que no se ocupará más de Urosa, que ya lo harán «la Historia y el pueblo venezolano, que viene creciendo en conciencia».

«Nosotros andamos por el camino de Dios, con el Cristo redentor de los pueblos, por el camino de la justicia», concluyó el presidente venezolano.

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_img
23,136FansMe gusta
37,944SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img