spot_imgspot_img

Chávez es criticado por el obispo al que dijo que quiere de cardenal

Caracas – El obispo Mario Moronta, de quien el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, dijo que merecía ser cardenal, pero que sus colegas en la cúpula eclesiástica lo tenían «exiliado», lo criticó hoy por haber arremetido contra el verdadero cardenal.
 

«Quisiera expresarle mi fraterna solidaridad al señor cardenal. Es verdad que uno puede o no tener la coincidencia de opiniones, pero en una democracia se debe respetar las opiniones y las posturas y por eso me parece que decir que el cardenal es un indigno y un troglodita, no es propio de la investidura del presidente», declaró Moronta a la emisora caraqueña Unión Radio.

«Estoy muy contento aquí en el Táchira (noroeste), no estoy castigado», agregó sobre su supuesto «exilio».

En una intervención en el Parlamento venezolano, con motivo del aniversario de la Declaración de Independencia, Chávez llamó este lunes «indigno» al cardenal Jorge Urosa Savino, arzobispo de Caracas, por «salir como un troglodita» a «meter miedo con el comunismo».

«No merecemos un cardenal como éste», insistió Chávez, quien llamó varias veces «troglodita» al cardenal Urosa que, en repetidas ocasiones, ha criticado las políticas del Gobierno.

«Este pueblo merece respeto» de la jerarquía eclesiástica y «este señor Urosa es indigno de llamarse cardenal», agregó Chávez y dirigiéndose al representante del Vaticano, Pietro Parolini, presente en el hemiciclo, le pidió transmitirle un mensaje al Papa Benedicto XVI.

«Mándele un mensaje a su Santidad: (…) mientras manden estos obispos aquí, nos sentiremos bien alejados» de la jerarquía católica, pidió el presidente venezolano al Nuncio Apostólico.

El gobernante indicó que se había opuesto al nombramiento de Urosa como cardenal y que así se lo dijo a mediados de década a un emisario del Papa que viajó a Caracas para hablar del asunto, aunque al final, indicó, había «cedido» a esa designación.

«No estaba equivocado, Señor Nuncio», consideró el presidente y remarcó que «este pueblo no es manipulable por sotanas» y que «el camino de Cristo es la justicia» y que «socialismo y cristianismo bien pueden caminar tomados por la mano».

El obispo Moronta es quien «debería ser cardenal porque lo merece», pero «por allá lo tienen, en San Cristóbal (…); la Conferencia Episcopal casi lo mandó al exilio», dijo Chávez e insistió en que, para él, «el cardenal es Mario Moronta».

spot_img

Lo + Nuevo

spot_img
spot_img
23,127FansMe gusta
37,900SeguidoresSeguir
6,673suscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_imgspot_img